20 de Noviembre de 2017

5 consejos para disfrutar inteligentemente del verano

Por el 4 de Julio de 2017

Por Nanny Torres

“Coge tu sombrero y póntelo, vamos a la playa calienta el sol” … Pero antes de coger carretera y conectar a Siri para no perdernos, echemos un vistazo a lo básico en cuanto a seguridad de los alimentos, nutrición (por qué no, en verano se come mucha chuchería) y manejo del calor. Además de unas cuantas recomendaciones de sitios para visitar en estos días que saben a verano.

Ojo a los alimentos

Asegura que la manipulación de los alimentos es la correcta. De ese modo puedes prevenir que no se contaminen. Lleva suficientes cubiertos plásticos para evitar la contaminación cruzada; al igual que hielo para mantener fríos aquellos alimentos que así lo requieran. Si llevas alimentos envasados, mira que no estén caducados, ni deteriorados sus envases.

Vital que laves tus manos al preparar los alimentos, y todas las veces que sea necesario. Debido a las altas temperaturas de la playa, evita los alimentos que contengan huevo o mayonesa caseras.

Charco La Olla, en Fajardo. (Suministrada)

La guerra de los calderos

¿Crees que puedas dejar el caldero de arroz con pollo en la casa y cargar con otros alimentos más cónsonos con el ambiente y las temperaturas? No es capricho, es salud. El cuerpo humano requiere de una temperatura de unos 96 a 97 grados Fahrenheit para funcionar con normalidad. Cuando la temperatura del exterior es más alta, al cuerpo le cuesta más funcionar adecuadamente. Por tanto, es preferible echar a un lado los guisos, comidas complejas, fuertes y darle al cuerpo más líquidos.

Se recomienda que congeles las frutas y los jugos, de ese modo refrescan con el calor y puedes disfrutarlo en su forma natural una vez llegues a tu destino. Frutas congeladas como la piña y el melón son deliciosas.
La realidad es que los sándwiches, hot dogs y hamburgers son los perfectos para los pasadías, sobre todo porque no necesitas un área enorme para colocar las dichosas mesas que dejan a los demás sin un espacio para una toalla.

Que calor, que calor

Cuando sube el mercurio del termómetro, te arriesgas a una deshidratación. Especial cuidado con los infantes. En verano en general, y en la playa en particular, lo mejor es que bebas líquidos regularmente y, cada poco tiempo, hasta completar la ingesta de dos litros al día.

[COLUMNA] El verdadero origen de la bandera boricua

No debe faltar un termo o hielera para alimentos y bebidas. Los líquidos fríos pueden ayudarte a evitar una insolación. La mejor opción para hidratarte cuando estés en la playa es beber agua, pero también puedes complementarla con jugos naturales, smoothies, sopas frías, cerveza sin alcohol, tés fríos, piraguas, entre otros.

Las cervezas, y demás bebidas con alcohol no son precisamente la mejor manera de hidratarse, más bien todo lo contrario, ya que son vasodilatadores, lo que, unido al efecto del sol y el calor puede hacer que nuestra tensión baje y se produzcan mareos o desmayos. Ya sé, que una cervecita no hace daño, pero es precisamente eso. Moderación. Hay que ver el ridículo que provoca el alcohol en muchas personas.
Tras un buen rato en la playa, a los niños les pica la tripa por lo que debes llevar alimentos que no generen basura y no requieran utensilios, como sándwiches, galletas, frutas, etc.

Organiza la neverita

Gente, que además de cervezas, se le echan otras cosas. Debe ser grande, pero no necesariamente para más cervezas sino para que se puedan colocar los alimentos de forma cómoda sin que se aplasten o se mezclen. Recuerda que no debes guardar en la nevera los alimentos calientes porque por más hielo que le eches no se enfriará. Lo ideal es preparar los alimentos temprano y colocarlos en el congelador. No olvides colocar los alimentos en recipientes cerrados o envueltos en plástico. En la playa coloca la nevera a la sombra. Que no te falten las bolsas para la basura.

Charco Frío, en Fajardo. (Suministrada)

Seguridad con tus hijos

  • Investiga sobre los acontecimientos recientes en la playa de tu destino turístico, pues puede haber historial de presencia de animalitos non grato. Al igual que de bacterias. Muchos accidentes ocurren por falta de información. No debes solamente “llegar a la playa”, debes conocerla y saber sus características específicas.
  • ¿Cuántas veces hemos escuchado del famoso segundo? Muchas. Y es que en un segundo un pasadía puede terminar en pesadilla sino en tragedia. Por tanto, para evitar situaciones desagradables, vista a sus hijos con trajes de baño brillantes y no los pierda de vista. Precisamente, ni un segundo. Puede que el juego de dominó esté bueno, pero no despegue los ojos de ellos.
  • Los inflables suelen ser muy bonitos, pero eso no es sinónimo de seguros. Muy fácilmente pueden ser arrastrados por las corrientes marinas.
  • Si vas a un balneario, tan pronto llegues ubica al salvavidas. Lleva el número telefónico de centros de salud y de la policía local en tu celular.
  • Identifica algún punto de referencia que sea fácil de recordar para tus hijos, pues es común que los niños se desorienten cuando entran a nadar al mar.

Sobre todo, disfruta y recarga baterías para la segunda mitad del año.

image_print

You must be logged in to post a comment Login