16 de Agosto de 2018

AEE tomó un papel protagónico en el Congreso

Por el 26 de Julio de 2018
image_pdfimage_print

La Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (AEE) tomó un papel protagónico en el Congreso una vez más durante una audiencia del Comité de Recursos Naturales de la Cámara federal, que se desarrolló en el contexto de juego político.

Un ejemplo de esto fue el rechazo del gobernador Ricardo Rosselló a declarar porque su “asistencia legitimaría un ejercicio político organizado con el único propósito de promover una legislación defectuosa que obstaculizaría seriamente nuestra reconstrucción”, como lo expresó en una carta al presidente del comité Rob Bishop (R-Utah).

El tema dominante que sustentó la audiencia, delineado en su memorando, hizo que Bishop hiciera hincapié en la necesidad de liberar la utilidad de la influencia política para una transformación adecuada. Fuentes, que hablaron con CB en Español durante una visita al Congreso la semana pasada, coincidieron, aunque se muestran escépticos sobre la capacidad de la administración de Rosselló de privatizar el monopolio.

El presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara federal, Rob Bishop. (Captura de pantalla de www.naturalresources.house.gov)

“Si nos fijamos en la legislación que acabamos de aprobar … dice que vamos a vender todos los activos para pagar las pensiones”, dijo un asistente del Comité de Recursos Naturales a CB en Español.

“Al final del día, no van a ver la transformación que debe ocurrir sin la despolitización de la AEE y eso no va a ocurrir hasta que eliminen la política de Puerto Rico de la AEE, y simplemente no van a ir. Para hacer eso. Eso es desafortunado.”

La audiencia fue motivada por una serie de eventos hace dos semanas, cuando el director ejecutivo de la AEE, Walter Higgins, que había estado a cargo de la empresa por solo cuatro meses, dimitió repentinamente cuando la secretaria de Justicia de Puerto Rico, Wanda Vázquez, cuestionó la legalidad de su compensación de bonificación y cinco miembros independientes de la junta de gobierno de la AEE renunciaron repentinamente ante la negativa del gobernador a sellar su selección del sucesor de Higgins, Rafael Díaz Granados.

Fuentes cercanas a desarrollos recientes en la AEE compartieron historias caracterizadas por su desilusión por el destripamiento de una junta de gobierno que había estado trabajando al unísono con el Comité Asesor de Transformación (TAC, en inglés), 11 expertos en energía independientes que ayudaron a redactar nuevas doctrinas buscando las mejores prácticas que son esenciales a la transformación de la utilidad.

“Una vez más, creo que el status quo de la legislación, incluso con el TAC, presumiendo que todo va bien -simplemente siento que hay tanta presión externa del gobierno sobre esto que nunca verán la transformación. Y solo mira el intercambio entre una parte y la otra -AGP [el exgobernador de Puerto Rico Alejandro García Padilla] puso en toda esa reforma, la Comisión de Energía de Puerto Rico (CEPR), la junta. Y Rosselló entra y modifica esa ley. Dentro de dos años, tendremos otro gobernador que entre y modifique lo que Rosselló está haciendo. No hay certeza “, dijo una fuente.

Bishop: Gobierno de Puerto Rico convirtió a la AEE en corporación disfuncional

Esa falta de certeza ha dado un poco más de tracción a un movimiento en el Congreso para federalizar la reforma de la AEE a través de un proyecto de ley del Congreso.

Bishop, sin embargo, comenzó el procedimiento diciendo que, contrariamente a lo que había escuchado sobre sus objetivos para la audiencia, “no estamos hablando de federalizar nada”, ni “vender activos al mejor postor” ni “convertir a Puerto Rico en una isla de combustibles fósiles”.

Durante el testimonio, los temas comunes de falta de certeza y la necesidad de un marco regulatorio más sólido pasaron a primer plano una y otra vez.

En un intercambio revelador durante la audiencia, el representante Don Young (R-Alaska) preguntó sobre la línea de tiempo para la transformación de la AEE.

El congresista Young se opuso a la estimación de cinco a diez años para la privatización de la AEE proporcionada por Bruce Walker, secretario adjunto de la Oficina de Electricidad del Departamento de Energía federal: “Vamos a privatizar esa utilidad; lo vamos a hacer “, reprendió Young a Walker, quien hizo hincapié en que tenía que suceder en meses.

El secretario adjunto de la Oficina de Electricidad del Departamento de Energía federal, Bruce Walker. (Captura de pantalla de www.naturalresources.house.gov)

Young redactó la Ley de Modernización y Reforma Eléctrica de Puerto Rico de 2018, que, de aprobarse en su forma actual, facultará al secretario del Tesoro de los Estados Unidos para revisar las propuestas y establecer los términos para los solicitantes interesados ​​en invertir capital privado “para comprar la generación de electricidad de Puerto Rico, sistemas de transmisión y distribución… ”

Su proyecto de ley incluye disposiciones para la creación del Programa de Garantía de Inversión en Electricidad de Puerto Rico para proporcionar hasta $3 mil millones para cubrir cualquier déficit de ingresos incurrido por las entidades de transmisión y distribución, que se evaluarían en bloques de seis meses.

Walker ya había analizado tres componentes clave de recuperación de energía: la estrategia de una política de energía eléctrica y el marco regulatorio; el informe completo del Departamento de Energía federal (DOE, en inglés) sobre soluciones de resiliencia para la red de Puerto Rico; y soporte de modelado de redes.

A preguntas de Doug Lamborn (R-CO), Walker respondió que no había visto una mala administración de fondos en la empresa, pero enfatizó que su visita a la isla fue como parte de los esfuerzos de recuperación después del huracán María, no para evaluar a la AEE.

Walker sugirió que los poderes de nombramiento de la Junta de Gobierno de la AEE y la Comisión de Energía de Puerto Rico deberían ser eliminados del gobernador, pero aseguró: “No queremos la federalización de la AEE”, porque eso trasladaría la carga a los contribuyentes estadounidenses.

Walker argumentó que la AEE debería modernizarse antes de abrirse al mercado, argumentando que la capacidad de recuperación y confiabilidad a largo plazo de la red eléctrica de Puerto Rico requerirá un liderazgo capaz, inversiones estratégicas, una sólida cultura de seguridad y una supervisión regulatoria bien definida.

[DETALLES] Preocupación en el Congreso por retroceso en despolitización de la AEE

“La Junta de Energía de los Estados del Sur (SSEB, en inglés), en asociación con el DOE, trabaja en coordinación con el gobernador y la legislatura de Puerto Rico para establecer un sistema de red de energía eléctrica confiable, asequible y sostenible, y asesorar sobre un marco regulatorio y de políticas para posibles esfuerzos de privatización”, dijo.

La SSEB recopilará datos y analizará los impactos económicos, financieros y de seguros de la potencial privatización de la AEE para informar el desarrollo de modelos de marcos regulatorios. También identificará componentes de la “economía de privatización” de la AEE, por ejemplo, generación, transmisión, distribución; prioridad; estructura de tarifas; factibilidad; y aspectos de transparencia para equilibrar las necesidades del gobierno de Puerto Rico con el interés de la comunidad de inversión privada”, explicó.

Además, la SSEB establecerá un equipo de trabajo “Blue-Ribbon” y solicitará aportes del equipo sobre los posibles modelos de marcos regulatorios que brinden a Puerto Rico un régimen regulatorio transparente y robusto, todo según el testimonio de Walker.

Asimismo, hizo otras recomendaciones, entre las que se incluye exigir al gobernador que tenga acuerdos de ayuda mutua para brindar apoyo durante un evento meteorológico futuro. Expresó que la CEPR, el regulador energético, debería coordinar un estudio conjunto con la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones de Puerto Rico para “determinar y hacer cumplir los requisitos de carga segura de los postes de distribución que transportan tanto la infraestructura eléctrica como de telecomunicaciones”.

La CEPR debería “finalizar las regulaciones de microrredes y establecer requisitos de interconexión efectivos y eficientes y regulaciones de ‘ruteo’ con la AEE” para permitir a los clientes “diseñar sus sistemas para agregar confiabilidad y resistencia al sistema de la AEE”, dijo.

Walker propuso que las plantas de generación se coloquen en el lado norte de la isla para reducir la tasa de kilovatios-hora, ya que la mayoría de la generación se produce en la parte sur de la isla, mientras que el consumo de energía es más alto en el norte.

Entre los otros que testificaron estuvo el líder de la minoría del Senado de Puerto Rico, Eduardo Bhatia, quien antes de la audiencia había anticipado que la legislación le permitiría al Departamento de Energía de Estados Unidos hacerse cargo de la utilidad.

El líder de la minoría en el Senado de Puerto Rico, Eduardo Bhatia. (Captura de pantalla de www.naturalresources.house.gov)

Bhatia, quien fuera el autor de la Ley 57-2014, proyecto que dio paso al comienzo de la mayor transformación de la AEE desde su creación, trajo a la Comisión varios asuntos que dijo que debía abordar: la necesidad de eliminar el monopolio que es la utilidad y la apertura de un mercado con proveedores privados, incluido el uso del modelo de energía cooperativa y la nueva tecnología, que utiliza principalmente energía renovable.

También hizo hincapié en la necesidad de fortalecer y proporcionar recursos a la CEPR, y denunció que la junta de control fiscal de la isla ha dicho que la comisión es problemática y ha sugerido recortar el presupuesto del regulador en un 70%.

Bhatia también criticó la gobernanza de la AEE durante el año pasado, que incluyó cinco directores ejecutivos y dos juntas de gobierno diferentes.

También participó Thomas Emmons, socio de Pegasus Capital Advisors, quien dijo que estaba testificando debido a su “experiencia en el financiamiento de proyectos de energía renovable”.

El representante Glenn Thompson (R-PA) expresó su preocupación de que si se lograba progreso en la AEE, las futuras administraciones insulares podrían revertir esas mejoras. Bhatia sugirió que un mandato federal podría proteger cualquier progreso realizado, pero el representante Raúl Labrador (R-ID) dijo que, “como conservador”, tiene un problema con los mandatos.

Thompson enfatizó que cuando el vicepresidente del comité preguntó: “¿Quién está a cargo de la AEE?” Recibió cinco respuestas diferentes.

James Spiotto, director general de Chapman Strategic Advisors LLC de Chicago, dijo que sus “comentarios se basan en mi experiencia en entrenamientos y reestructuraciones de obligaciones de deuda corporativas y municipales”. Anteriormente presentó un testimonio por escrito a los comités de la Cámara y el Senado con respecto a Puerto Rico en 2015 y 2016.

El director general de Chapman Strategic Advisors, LLC. de Chicago, James Spiotto. (Captura de pantalla de www.naturalresources.house.gov)

En su testimonio presentado, dijo que “la propuesta de un cambio en la supervisión y supervisión de la AEE en el marco de Promesa es digna de consideración de este Comité”. El Congreso tiene bajo la cláusula Territorial de la Constitución de los EE.UU. El poder de “hacer reglas y regulaciones necesarias” para Puerto Rico y ajustar la supervisión y supervisión bajo Promesa para la AEE a fin de brindar a Puerto Rico, AEE y acreedores una oportunidad mejorada para encontrar un resolución consensual”.

Otro testigo, David Svanda, director de Svanda Consulting de Maryland, testificó que durante su visita a Puerto Rico, vio evidencia de que “no había un plan integral de respuesta a emergencias” y “no había una agencia independiente fuerte que requiriera que la empresa tome las medidas adecuadas para administrarla”. “Sus activos.

Argumentó que, aunque sus intenciones eran buenas, la CEPR no había despolitizado la utilidad.

Emmons, socio de Pegasus Capital Advisors, que tiene experiencia en el financiamiento de proyectos renovables, dijo que la AEE “no está en condiciones de ser una empresa aceptable de energía en ningún proyecto energético financiado por el sector privado”.

“En el mundo del financiamiento de proyectos, en particular el financiamiento de la energía y los recursos naturales, todo el paquete de financiamiento gira en torno al comprador externo. Un acuerdo de compra es un acuerdo entre un productor de un recurso (como la electricidad de la energía solar) y un comprador de un recurso, y el comprador del recurso es el comprador. Esencialmente, los productores, que están invirtiendo en la producción de un recurso, necesitan saber que el comprador podrá pagar el recurso o producto en el momento en que se entregue. En el caso de invertir en la infraestructura de energía de Puerto Rico, el comprador es la AEE. En mi opinión, la AEE es actualmente inaceptable en su condición financiera actual para ser la piedra angular de un proyecto en Puerto Rico. En un paquete de financiamiento, el comprador externo es la fuente de fortaleza financiera para el proyecto. Sin un comprador fuerte, el proyecto no es financiable. Esto es muy blanco y negro en el mundo de las finanzas de proyectos de energía renovable “, escribió en su testimonio presentado.

-Eva Lloréns Vélez contribuyó a esta historia.