26 de Abril de 2017

Alberto Bacó deja claro el estado de insolvencia del BGF

Por el 21 de noviembre de 2016

El presidente del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) Alberto Bacó dejó claro hoy el cuadro de insolvencia de la entidad que a pesar de tener depósitos de $3,500 millones, solo cuenta con una liquidez de $170 millones que a finales de año podría llegar a $200 millones.

Como parte del inicio de las vistas de transición entre el gobierno saliente de Alejandro García Padilla y el entrante de Ricardo Rosselló Nevares, el presidente del BGF indicó que la institución que dirige se convirtió en un banco para financiar los déficit después de la pérdida de la Sección 936 hasta llegar al punto actual que ya no se puede seguir financiando el déficit.

“El BGF no ha sido el culpable de que se le diera ese uso. Ahora en este momento el BGF tiene alrededor de $3,500 millones en depósitos y su liquidez es de $700 millones. Entenderán que no hay manera de honrar estos depósitos. Lo que hemos hecho es honrar depósitos según las prioridades del gobernador que son los fondos federales, nómina y otras emergencias. Además la Legislatura le asignó al BGF $120 millones en el nuevo presupuesto para honrar depósitos. Al día de hoy la liquidez es de $170 millones pero entendemos que tendrán $200 millones a la nueva administración para que puedan trabajar”, dijo Bacó.

Según el presidente actual del BGF, desde que asumió las riendas de la insolvente institución en agosto con la salida de Melba Acosta, se ha logrado aumentar $20 millones la liquidez, de $150 millones a $170 millones que es la cifra actual.

“Ha aumentado la liquidez en pasos no abruptos pero se está manejando para poder desembolsar con la legislación que asignó $120 millones. Estamos siendo mas rigurosos en cobros y manejo de activos”, agregó Bacó.

Debido a la precaria situación de liquidez del BGF su presidente reconoció que han recibido cartas legales de algunas agencias federales cuestionándole sobre la disponibilidad del dinero federal que debe estar depositado y les han advertido sobre la posibilidad de incoar litigios contra el BGF.

El director ejecutivo del Comité de Transición entrante, William Villafañe, cuestionó a Bacó sobre cuánto de los $3,500 millones en depósitos en el BGF son fondos federales pero el presidente de esta institución no pudo precisar al momento.

“Se le ha dicho a las agencias federales la situación del banco y hemos recibido cartas legales de que pueden entrar en litigios. Las consideraciones de futuro son recapitalizar el BGF, segundo vamos a renegociar y mirar el valor real de los préstamos ‘across the board’. Hay que mirarlo y el banco es reestructurable”, añadió el presidente del BGF.

Con relación a los municipios y sus depósitos en el BGF, Bacó indicó que han seguido cobrando pero con unas limitaciones.

Lee también: Junta de Planificación retrata los retos de Puerto Rico en inicio de las vistas de transición

“Durante estos cuatro años se ha bregado con una crisis mayor. Primero hay que solucionar el problema macro del gobierno entero y de ahí tomar las decisiones. Lo primero que hay que contestar aquí es si el Banco es necesario o no y eso es un punto de partida para que una vez se renegocie todo se determine recapitalizar el banco”, dijo Bacó.

Uno de los retos más grandes del BGF es la deuda que tiene la Autoridad de Carreteras y Transportación con la institución que asciende a $2,000 millones.

“Hay una deuda bien grande de la Autoridad de Carreteras y se hizo un esfuerzo para llevar a ACT a los mercados… Los préstamos de $2,000 millones de Carreteras fueron préstamos que hicieron administraciones anteriores que se usaron para obras y para gastos operacionales. Se utilizaron en Tren Urbano”, explicó.

En tanto, sobre el préstamo de $400 millones que hizo a comienzos del cuatrienio la alcaldesa de San Juan Carmen Yulín Cruz Soto, el presidente del BGF le aclaró al Comité de Transición entrante se paga con la Contribución Adicional Especial (CAE).

image_print

You must be logged in to post a comment Login