18 de Octubre de 2017

Alex Galindo: “Todo lo que hemos trabajado está perdido”

Por el 11 de Octubre de 2017

Por Luis Santiago Arce

Algo quedó claro el miércoles 20 de septiembre del 2017: el huracán María no discriminó, no tuvo preferencias en su devastador paso sobre Puerto Rico. En alguna medida, toda la isla sufrió el brutal embate del histórico fenómeno atmosférico que desde esa fecha ha dejado al país desolado y destruido. El baloncelista nacional, Alex Galindo, no fue la excepción.

Galindo, quien salió de emergencia de la isla junto a su familia justo antes del paso de María, sufrió grandes daños, al parecer pérdida total, en su apartamento ubicado en el noveno piso de un moderno condominio en el área de Villa Caparra en Guaynabo, y ahora sufre a la distancia, desde Chile, el dolor que vive la isla en medio de un lento proceso de recuperación y debido a la incapacidad de mantener continua comunicación con sus progenitores en Mayagüez.

“Lo único bueno que le veo al BSN es que todavía falta mucho para que empiece la liga y de aquí allá puede que Puerto Rico esté mejor. Y se pueda hacer un torneo de calidad”, expresó Alex Galindo, jugador de los Vaqueros de Bayamón. (Suministrada)

“Lo único bueno que le veo al BSN es que todavía falta mucho para que empiece la liga y de aquí allá puede que Puerto Rico esté mejor. Y se pueda hacer un torneo de calidad”, expresó Alex Galindo, jugador de los Vaqueros de Bayamón. (Suministrada)

“Ha estado bien fuerte. Nosotros perdimos casi todo en nuestro apartamento. Pero gracias a Dios tenemos techo y comida, muchos lo perdieron todo y no tienen techo ni comida”, dijo Galindo a CB en Español desde Santiago, capital de Chile, donde estaba de visita como parte del equipo Puerto Montt en acción del torneo nacional que inició el pasado 30 de septiembre.

A Galindo, quien sufría la falta de energía eléctrica desde el previo paso del huracán Irma el 11 de septiembre, no le tembló el pulso días después para comprar pasajes rumbo a la ciudad de Orlando en el estado de Florida al percatarse del peligro que representaba la trayectoria de María en camino hacia Puerto Rico.

Viajó acompañado por su esposa, la exbaloncelista y ahora comentarista deportiva, Natalia Meléndez, y su hijo de apenas un año de edad, Thiago, escapando del sufrimiento en vivo de los destrozos causados por María. En Orlando la familia Galindo-Meléndez vio las primeras imágenes del trágico azote del ciclón sobre suelo boricua, y de inmediato se insertaron a los esfuerzos de ayuda de la inmensa comunidad puertorriqueña en la ciudad.

Participaron, incluso, en un evento de recaudación de suministros, Unidos por Puerto Rico, organizado por el joven entrenador boricua Carlos Morales, hijo, en el Engelwood Neighborhood Center. También dijeron presentes los exbaloncelistas Ramón Rivas y Jerome Mincy, el exdirigente del Equipo Nacional, Carlos Morales, el piloto de los Capitanes de Arecibo, Rafael “Pachy” Cruz, y el salsero Tito Nieves, entre otras múltiples personalidades.

“Es difícil de concentrarse porque uno quiere ayudar a Puerto Rico. Pero por otro lado hay que meter mano porque la vida continúa y tengo que sacar la familia hacia adelante. Pero no dejo de pensar en mi isla y todas esas personas que lo perdieron todo. Más pensar en cómo voy a recuperar nuestro techo por qué ahora mismo, si algo pasa acá en Chile, no tenemos dónde vivir”, confesó Galindo, quien pertenece en el Baloncesto Superior Nacional (BSN) a los Vaqueros de Bayamón y ha teñido previa experiencia internacional en Argentina, Venezuela, Uruguay y Panamá.

Ha tenido, sin embargo, la tranquilidad ir a Chile con su esposa e hijo, lejos de las enormes complicaciones que padece la vida cotidiana en la isla. “Es lo mejor del mundo. Cuando te dicen que los hijos te cambian la vida no mienten. Siempre en la mente de nosotros estuvo la seguridad y comodidad de Thiago. Primero estuve bendecido de poder estar seguro viajando a Orlando y ahora estoy bendecido de que están aquí conmigo. Pero no dejamos de pensar que todo lo nuestro, todo lo que hemos trabajado está perdido. Ahora mismo nuestro techo es Chile. Pero gracias a Dios estamos mejor que muchos” agregó.

Reconoció, además, que los efectos de María podrían tener efecto directo en la preparación de la Selección Nacional, aunque es incierto sus consecuencias sobre el torneo 2018 del BSN. “Por el momento afecta grandemente todo el deporte en Puerto Rico. Se atrasa todo, no se sabe si los fondos van a llegar y en estos momentos eso pasa a segunda plana. Entiendo que cuando se estabilice el país es cuando los respectivos presidentes van a tener que tomar decisiones”, puntualizó Galindo, de 32 años de edad.

En medio de todas sus preocupaciones, Galindo aseguró que tiene clara su actual misión deportiva. “Como en todos los equipos que voy es ganar. Ya yo he tenido, gracias a Dios, éxito en lo individual en el exterior pero ahora lo que me falta es ganar un campeonato y esa es mi meta. Ahora se le añade que tengo que hacer todo lo posible por mantener este trabajo ya que la incertidumbre de nuestro país no me da garantía de cómo voy a poder sustentar a mi familia. O sea que tengo que hacer las cosas bien acá en Chile para poder darle de comer a mi familia”, concluyó.

image_print