18 de Agosto de 2017

[COLUMNA] ¿Cuál es la realidad de Puerto Rico?

Por el 27 de Julio de 2017

En un discurso que ofreció el 23 de julio de 2017 en conmemoración del 65 aniversario del estatus del Estado Libre Asociado (ELA), el exgobernador Rafael Hernández Colón citó a Albert Einstein bendiciendo la crisis en la vida de una persona o de un país ya que esta puede dar a paso a la invención, al descubrimiento y al progreso.

La crisis debe hacer otra cosa: debe hacernos enfrentar la realidad. Esa es una gran palabra: “realidad”. Algunas personas ven la palabra como un arma mezquina para dar al traste con el mundo en que vivimos, algo así como reventar un hermoso globo en una fiesta.

Entonces, ¿cuál es la realidad de Puerto Rico? Es, como Hernández Colón señaló, que Puerto Rico no habría logrado salir de siglos de pobreza extrema sin usar la relación del ELA con los Estados Unidos. (Lynne Sladky/AP)

Y por supuesto, como los estudiantes de filosofía bien saben, esta es precisamente la pregunta que ha atormentado al pensamiento occidental desde los griegos hasta el presente: ¿Qué es la realidad? ¿Dónde está? ¿Quién eres tú para decir lo que es y lo que no es?

Pero tratemos de responder la pregunta: ¿Cuál es la realidad de Puerto Rico? Para un creciente número de puertorriqueños, la realidad es que el ELA está “muerto”.

Los estadistas y los independentistas siempre han dicho que el ELA es un “mito”. Y ahora un sinnúmero de líderes del Partido Popular Democrático (PPD), defensor del ELA, están diciendo que está obsoleto.

[COLUMNA] La decisión del gobernador Rosselló

No hay duda de que el ELA ha recibido una paliza legal en el gobierno de los Estados Unidos. Tras un fuerte apoyo como un nuevo estatus que sacó a la isla del “estado territorial”, desde finales de la década del 1980 el gobierno federal ha estado diciendo que no, que Puerto Rico continúa siendo un “territorio”. En Puerto Rico esto se traduce como una “colonia”.

Quienes apoyan el ELA señalan que en la reciente decisión de la Corte Suprema estadounidense en el caso de Sánchez Valle se ganó una batalla jurídica tras rechazar el argumento de la Administración que sostenía que el ELA está, al igual que un estado, fuera del estatus territorial.

Pero al mismo tiempo, en 2016 el Congreso y el presidente estadounidense le dieron a la junta fiscal de Promesa el máximo poder federal para controlar las finanzas del Gobierno de la isla, basados precisamente en que Puerto Rico es un “territorio”.

En materia de política, el ELA también está recibiendo una paliza. El segmento pro-soberanía de los líderes del PPD está de acuerdo en que el ELA es “colonial”.

Y la política oficial del actual Gobierno de Puerto Rico es no reconocer la existencia misma del estatus del ELA. Para demostrar que realmente no la reconoce, ha eliminado el aniversario oficial del ELA: el 25 de julio.

Entonces, ¿está “muerto” el estatus del ELA? Volvamos a la realidad de Puerto Rico. La realidad política es que en las elecciones generales más del 95% de los votantes puertorriqueños rechazaron la independencia. La realidad es que la independencia es políticamente imposible.

La realidad económica es que desde que Estados Unidos tomó a Puerto Rico en 1898 como botín de guerra ha sido evidente que los impuestos federales plenos aplastarían la economía de la isla. Hoy día, si alguien tiene alguna duda, sabemos cuál fue el resultado de que el gobierno pro-estadidad acudiera al Congreso a mediados de la década del 1990 para eliminar la Sección 936, un incentivo contributivo vital que era incompatible con la estadidad.

[COLUMNA] La causa de la crisis

Los estadistas lo hicieron creyendo que estaban dando un gigantesco “paso hacia la estadidad”. En lugar de ello, arruinaron la economía. La consecuencia es la actual crisis económica y fiscal. La realidad es que la estadidad es económicamente imposible.

El movimiento soberanista quiere que Puerto Rico se vuelva independiente —y por lo tanto, soberano— y luego negociará “como iguales” con los Estados Unidos un tratado que incluya conservar la ciudadanía estadounidense, los beneficios que ahora disfruta Puerto Rico y otros asuntos. Esto es obviamente irreal.

Entonces, ¿cuál es la realidad de Puerto Rico? Es, como Hernández Colón señaló, que Puerto Rico no habría logrado salir de siglos de pobreza extrema sin usar la relación del ELA con los Estados Unidos.

Hoy la realidad es la misma. El actual gobierno se derrota a sí mismo. Puerto Rico no puede salir de la crisis si el gobierno destruye el único medio —la relación de ELA— para revivir el crecimiento económico. A la larga, dijo Hernández Colón, hasta la junta fiscal de Promesa tendrá que aceptar esta realidad.

El exmandatario de 80 años de edad, quien fue gobernador en tres ocasiones, tituló su discurso “ELA triunfante” para contrarrestar el pesimismo entre sus partidarios. Él ha dedicado su larga carrera política a exaltar el estatus del ELA a través del mundo, en los Estados Unidos, y a tratar de mejorar el ELA en el Congreso estadounidense.

Ha vivido la mayor parte de su vida en un mundo donde Puerto Rico y los Estados Unidos estaban profundamente orgullosos del ELA. Ahora él y su generación ven ese mundo derrumbándose mientras enfrentan el creciente rechazo al ELA. Pero expresó optimismo debido a una razón fundamental: la realidad.

[COLUMNA] Por qué el plebiscito fue un desastre

De los cientos, si no miles de discursos que ha pronunciado en el ELA, este puede ser el más corto y creo que el mejor. Podría haberlo titulado: “La realidad triunfará”. Porque de hecho lo hará.

El ELA no es un mito. Es lo que existe. Sí, el ELA está maltrecho. Pero no está “muerto”. Si la independencia, la estadidad y la “soberanía” son irreales para Puerto Rico —y lo son— en la medida en que uno pueda ver el futuro, es lo que existirá. Esta es la realidad de Puerto Rico.

 

A.W. Maldonado fue reportero y columnista de The San Juan Star, editor ejecutivo de El Mundo y editor en jefe de El Reportero.

image_print
  • serialteg

    No sé por qué pones “colonia” entre comillas, si estás tan orgulloso del ELA. ¡Sé un happy colonial sin bochorno!