14 de Diciembre de 2017

[COLUMNA] Preocupa el hermetismo en Salud

Por el 3 de Octubre de 2017

En momentos en que la amenaza de una serie de enfermedades contagiosas se cierne sobre la población, el Departamento de Salud ha levantado un muro de silencio en cuanto a lo que está ocurriendo a nivel de seguridad sanitaria en Puerto Rico. Más allá del informe diario del gobernador Ricardo Rosselló sobre la cantidad de hospitales abiertos, las líneas telefónicas para pacientes de diálisis y alguno que otro detalle, es poco lo que se sabe en términos de salud.

Hasta ayer, 51 hospitales se encontraban “funcionales”, pero nadie ha definido qué es funcional. ¿Están “funcionales” con generador eléctrico que limita su operación o tienen servicio de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) que permite su operación a capacidad, de manera que puedan recibir a una cantidad no definida de pacientes en caso de que se desarrolle algún brote / epidemia?

A principios de la semana pasada, tanto el secretario de Salud, el doctor Rafael Rodríguez Mercado, como otros jefes de agencia estuvieron ávidos y disponibles para la prensa. Sin embargo, a medida que transcurrieron los días el flujo de información se fue reduciendo tanto que, pese a las gestiones de este medio para obtenerla, ya desde el jueves cada esfuerzo ha pasado de mano en mano como una papa caliente.

Privar a la población de la información que necesita en momentos de crisis, como este y en este caso, es privarlo del derecho a proteger su salud y la de sus seres queridos. (Yoel Parrilla/CB)

Ayer, lunes, al inquirir más especificidad en la información, una vez más, el ayudante de prensa de Rodríguez Mercado indicó que este se encuentra visitando hospitales con personal del Departamento de Salud de Estados Unidos (HHS, en inglés) y que sería el secretario de Asuntos Públicos, Ramón Rosario, quien ofrecería la información. A su vez, Rosario refirió a este medio a la directora de comunicaciones de La Fortaleza, quien por su parte nos comunicó con Deliris Aquino, portavoz de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) en Puerto Rico. Aquino respondió por mensaje de texto que verificaría “qué disponibilidad tenemos”.

Saber que las autoridades pertinentes están inspeccionando los hospitales e identificando necesidades es un buen indicio, pero ¿cuáles son los problemas que han encontrado y cuál es el plan de acción a seguir? Hay muchas preguntas y ninguna respuesta.

Esta semana debe llegar a nuestras costas un buque-hospital con capacidad para 1,000 camas. ¿Cuándo llega? ¿Para qué pacientes? ¿Cuál será el protocolo de admisión? A medida que pasan los días aumenta el riesgo de enfermedades contagiosas debido a la acumulación de aguas negras, de basura y la aparición de mosquitos y plagas. ¿Cómo se está trabajando con el programa de eliminación de vectores?

Asimismo, el hacinamiento en los refugios aumenta el riesgo de contagio de enfermedades. ¿Qué medidas de prevención se están tomando al respecto? Hasta donde se informó la semana pasada, un grupo de médicos se organizaría para acudir a los refugios. ¿Están llegando? ¿Cómo los están movilizando? A trece días desde el impacto del fenómeno atmosférico, todavía hay comunidades que permanecen incomunicadas con sus abastos de comida, mientras se reducen y su salud física y mental con día que pasa.

Tanto la libertad de prensa como el acceso a la información se conjugan para crear una capacidad intelectual en la ciudadanía, que es la capacidad de hacer juicios certeros sobre la realidad y, por lo tanto, el primer paso para solucionar los problemas (Pérez, 2008). Y problemas, en este momento histórico, son lo menos que le faltan a Puerto Rico.

El acceso a la información contribuye a que las personas comprendan el mundo, se ajusten a la realidad (Pérez, 2008) y les brinda autonomía, proporcionándoles la información que puede ayudarles a alcanzar el dominio de su vida (Unesco, 2008). Esto es particularmente importante cuando los individuos necesitan aplacar la incertidumbre, recuperar la tranquilidad y retornar a la rutina de su vida; es decir, que recuperen la sensación de control de su mundo. Esto es salud mental.

Dicho en arroz y habichuelas, el pueblo tiene el derecho de saber y el Gobierno tiene el deber de informar. Privar a la población de la información que necesita en momentos de crisis, como este y en este caso, es privarlo del derecho a proteger su salud y la de sus seres queridos.

 

La autora es periodista y psicóloga consejera.

image_print

You must be logged in to post a comment Login