18 de Agosto de 2017

Crece la incertidumbre entre pensionados del gobierno

Por el 11 de agosto de 2017

Imagine que al acercarse el fin de cada mes usted comienza a sentir la incertidumbre de tener que escoger entre costear los medicamentos que tratan su condición de salud, pagar la hipoteca de su casa o costear su alimento diario, porque simplemente el dinero no le da. Panorama tétrico y altamente preocupante por demás.

Esa es la realidad por la que atraviesan miles de servidores públicos retirados cuyas pensiones hoy apenas les alcanzan para cubrir sus gastos básicos. Ese panorama podría agravarse si se concreta el plan de recorte de pensiones que anunció la junta de control fiscal la pasada semana.

Para el presidente electo de la Cámara de Comercio de Puerto Rico (CCPR), Kenneth Rivera Robles, el problema con estos ajustes a las pensiones es que, a diferencia de otros recortes esbozados por la junta de control fiscal, no permiten a la persona reaccionar y tomar medidas para atajar una crisis en sus finanzas.

“Si yo estoy en edad productiva y me recortan dos días de la jornada laboral, yo puedo empatar la pelea buscando trabajar en otra cosa en esos dos días. En el caso de los pensionados, las alternativas son menos porque es gente que ya no está en una etapa productiva de su vida, gente que tiene limitaciones físicas en muchos casos, y no tienen la misma flexibilidad y oportunidad que tendría otra persona de reaccionar y hacer los ajustes que sean necesarios para mitigar el efecto”, indicó Rivera Robles mientras comparó la situación de los ajustes en las pensiones con el recorte en la jornada laboral pautado para septiembre.

¿Pondrá la junta reparos a reforma de retiro de Rosselló?

¿Qué opciones tiene el pensionado?

Para el experto no existen muchas alternativas para que los pensionados puedan superar este ajuste en sus ingresos, más allá de reinsertarse en la fuerza laboral.

“No hay mucha opción para ellos. ¿Qué les queda? Volver a trabajar. Uno pensaría que una persona mayor, que dedicó su vida a trabajar por su país y está cansado, quiere descansar y no quiere pasar el resto de su vida teniendo que luchar para sobrevivir. La comida no baja, las medicinas y los gastos médicos no bajan, al contrario, siguen subiendo y ese es uno de los gastos en los que más incurre esta población”, indicó.

“Yo siempre he pensado que cuando se tocara de frente a los estudiantes y a los retirados esto se va a poner complejo y lamentablemente parece que estamos llegando a esa coyuntura histórica”, concluyó.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Pensionados del Gobierno de Puerto Rico (APGPR), Roberto Aquino García, mostró preocupación por las repercusiones sociales que la medida pudiera tener en Puerto Rico.

Según indicó, la mayor preocupación que ha podido recoger de sus afiliados es poder costear sus medicamentos, su comida y cumplir con sus pagos de hipoteca o alquiler.

“La mayor preocupación es no poder comprar los medicamentos, que es una de las cosas esenciales para ellos. Los medicamentos y los alimentos, porque muchos de ellos si tienen dinero para comer no les sobra para medicamentos, y tienen que estar decidiendo entre ambos”, señaló el también contador público sobre la incertidumbre y tensión por la que atraviesan los pensionados del servicio público con el anuncio de estos ajustes.

No obstante, Aquino García no perdió la esperanza de que la decisión sobre el porcentaje de ajuste –que fluctúa entre un 2% y un 25%- no sea tan detrimental para esta población.

Cámara da visto bueno a reforma de sistemas de retiro

Atentos al tribunal

Aquino García señaló que la APGPPR es parte del pleito que tiene bajo su consideración la jueza federal Laura Taylor Swain. “Tenemos una representación legal con el licenciado Robert Gordon, quien es un abogado que estuvo involucrado en la quiebra de la ciudad de Detroit representando los comités de pensionados. Él consiguió que a los bomberos y a los policías en Detroit, que tienen su sistema de retiro aparte, no les ajustaran nada en esa quiebra. Pero ellos se fueron por Título IX, nosotros no tenemos esa alternativa”, afirmó.

En Puerto Rico hay alrededor de 38,000 participantes que reciben la mínima pensión de $500 en el Sistema de Retiro de Empleados, mientras que en el Sistema de Retiro de Maestros la pensión mínima es $400 y no reciben Seguro Social.

Denuncian que intereses privados se beneficiarían de liquidación de Retiro 

image_print
  • Brenda Enid Mass-Pagan

    En cuanto a todo esto, van a empobrecer tanto a los pensionados como a los trabajadores porque DUDO MUCHO, que cierren las agencias 2 veces al mes para que los empleados puedan buscar un part time para cuadrar su presupuesto, Ellos van a pretender que la agencia continue abierta en horario regular y nos haran trabajar medio dia y en la tarde nos envian a la casa o algun otro arreglo que nos quite las horas a los empleados pero no al funcionamiento de la agencia y asi quien va a buscar un part time???? El Gobierno en PR es uno abusador e injusto.