24 de Noviembre de 2017

Defensa y seguridad para la mujer en Lone Star Armory

Por el 19 de mayoo de 2017

La rampante ola de violencia de género que perjudica principalmente a las mujeres en la isla ha obligado a las puertorriqueñas a recurrir a métodos poco convencionales para defenderse. Así lo ha constatado la propietaria de la armería Lone Star Armory, Mayra Luna, quien ha observado un aumento sustancial en la cantidad de féminas que solicita licencia para poseer armas.

Para Luna, el mundo de las armas se convirtió en una herramienta de defensa luego de recibir una llamada amenazante en la cual una persona intentó extorsionarla económicamente. Fue así como nació su deseo de crear un espacio en donde pudiera instruir a la ciudadanía –en especial a mujeres y niños– sobre el uso de armas como un método de defensa.

Según la armera con sobre una década de experiencia en la práctica de tiro, “las féminas siempre hemos sido un blanco fácil para los atacantes”. Para combatir esta presunción, y luego de identificar una oportunidad de negocios, la empresaria decidió adentrarse en el mercado ampliamente predominado por hombres hace cerca de cuatro años.

La propietaria de Lone Star Armory, Mayra Luna. (Felipe Torres/CB)

“Aquí la idea es que, si un ciudadano muestra que está en igualdad de condiciones o mejor preparado ante la ola criminal, el asaltante lo va a pensar dos veces. Busco ofrecer un servicio que ayude a la ciudadanía en estos momentos tan difíciles”, compartió Luna con CB en Español.

De acuerdo a datos ofrecidos por la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, el 2016 culminó con 7,749 casos de violencia de género. De estos, más del 80% fue en contra de féminas. Mientras, estadísticas de la Policía de Puerto Rico muestran que el total de licencias de armas expedidas a mujeres aumentó de 747 en 2011 a 1,980 en 2015.

“La frase que siempre pregunta el fiscal, ‘¿por qué razón entiende que debe portar un arma de fuego?’, la respuesta más común en las veces que yo he estado es ‘porque temo por mi seguridad’. Estamos en un momento en que, desgraciadamente, nuestra seguridad está en juego”, lamentó la también administradora del Club Metropolitano de Tiro.

Luna indicó que uno de sus objetivos principales es “impactar a la mujer”, por lo que entre sus metas a corto plazo se encuentra realizar un seminario dirigido a víctimas de violencia de género, en el que espera combinar la psicología con defensa personal. “Si ese caballero sabe que usted está armada, lo va a pensar dos veces antes de meterse con usted”, aseguró.

Pinkcar transforma el servicio de transporte “de mujeres para mujeres”

Actualmente, Lone Star Armory procesa sobre 50 licencias de armas a la semana, muchas de las que son solicitadas por mujeres. La tiradora –natural de República Dominicana y con más de 30 años de residencia en la isla– destacó que su armería ofrece a sus clientes la opción de completar el proceso de solicitud, tanto de licencia de arma como de portación.

Este proceso –que incluye la radicación de toda la documentación y un año de membresía en la armería– tiene un costo de $350. Esto se suma al precio del arma, que podría iniciar en $300. En el caso de las mujeres que visitan la armería, Luna resaltó que prefieren las armas 9mm, aunque afirmó que independientemente del arma, lo importante es que se dedique a conocerla.

Además de contar con un espacio de venta de armas, el negocio familiar ubicado en Cataño cuenta con el polígono de tiro más grande de Puerto Rico. De sobre 30 armerías en la isla, solo tres son lideradas por mujeres, pero esta cifra no detuvo a Luna. Luego de cuatro años, la también cazadora ha logrado posicionarse en el mercado en medio de la crisis que azota la economía local.

Dicen que el país está en recesión, pero yo siempre he dicho que nunca he participado de la recesión. Yo decido no participar, aun cuando las cosas han estado difíciles siempre he buscado la forma de cómo subir y flotar dentro de la situación”, destacó Luna al asegurar que actualmente cuenta con todos los elementos a su favor para hacer crecer su negocio.

Además de contar con un espacio de venta de armas, el negocio cuenta con un polígono de tiro. (Felipe Torres/CB)

Para disfrutar del espacio de tiro, el visitante debe ser mayor de 21 años y poseer una licencia vigente de tiro al blanco, expedida por la Policía de Puerto Rico. En caso de que sea un menor de edad, debe estar acompañado de un tutor. La popularidad de Lone Star Armory ha logrado que nueve agencias federales utilicen la armería como centro de práctica para operativos especiales.

Declara su compromiso con los niños

En busca de cumplir con su objetivo de asistir a mujeres y niños, Luna destacó que su armería llevará a cabo un seminario gratis el próximo sábado, 20 de mayo, dirigido a menores desde los 7 años de edad y a sus padres sobre el uso adecuado de armas. Cerca de 100 menores se han inscrito al taller, que contará con diversos recursos y la oportunidad de tiro en el polígono.

Según Luna, la curiosidad y el desconocimiento de los niños podrían provocar accidentes graves, por lo que exhortó a los padres a participar del evento. “Una vez el niño pierde la curiosidad, esto no representa peligro”, sostuvo. El registro iniciará a las 8:00 a.m. El pariente o tutor debe completar este proceso previo al inicio de las actividades, pautadas para las 9:00 a.m.

La propietaria de Lone Star Armory informó que aquellos niños que posean permisos utilizarán un arma de fuego en un área segura, mientras que los menores que acudan a la actividad sin un permiso utilizarán un arma neumática, muy similar a un arma real.

image_print

You must be logged in to post a comment Login