19 de Julio de 2018

Departamento de Energía federal publica informe sobre soluciones para el sistema eléctrico de Puerto Rico

Por el 25 de Junio de 2018

Nueve meses después de que el huracán María azotara a Puerto Rico con vientos de intensidad de categoría 5 y dejara a unos 3.3 millones de personas sin energía eléctrica, el Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE, en inglés) emitió un informe con sus soluciones para hacer que la red energética sea resistente.

El informe no proporcionó ninguna opinión sobre el proceso de privatización de la Autoridad de Energía de Puerto Rico (AEE), ya que no apareció como una opción en el “enfoque del sector eléctrico” del DOE.

En una gráfica, el informe muestra que la privatización es una idea promovida por la corporación pública y la junta de control fiscal, mientras que el DOE parece apoyar la modernización de la red y actualizaciones.

El DOE encontró que, “en general, la AEE diseñó bien el sistema eléctrico, como lo demuestran las estaciones de energía que no están comprometidas y las estructuras efectivas de ‘punto muerto’, pero que el sistema se debilitó con el tiempo hasta el punto de una falla catastrófica”, expresa el informe.

Gobernador anuncia proceso de solicitud de propuestas para proyectos de energía 

“Una fuerte recuperación y revitalización es importante no solo para la región, sino también para los Estados Unidos en su conjunto. Mantener y mejorar la resiliencia de la red eléctrica a costos justos y razonables puede proporcionar servicio y valor a las comunidades puertorriqueñas. Sin embargo, ninguna inversión individual en infraestructura energética en un momento dado logrará resiliencia. La infraestructura energética de Puerto Rico debe diseñarse, construirse, administrarse y mantenerse de manera tal que resista los desastres ambientales y provocados por el hombre, mejore las interrupciones cuando ocurren de manera inevitable, se recupere rápidamente e incorpore las lecciones aprendidas luego de cualquier evento así como en la planificación y las operaciones. Este es un proceso continuo de mejora, que implica una reevaluación y adaptación de soluciones y tecnologías para abordar las necesidades cambiantes”, lee el informe.

En apoyo a esos objetivos, el informe contiene “recomendaciones de resiliencia” para que el gobierno de Puerto Rico considere sus planes de recuperación, “algunos de los cuales se pueden aplicar hoy”, escribió el DOE.

Las recomendaciones fueron las siguientes:

  1. El Gobernador y la AEE deben garantizar de inmediato que los acuerdos de ayuda mutua actualizados y efectivos y el Sistema de Comando de Incidentes estén preparados para brindar apoyo rápidamente durante el próximo evento.
  2. La Comisión de Energía de Puerto Rico (CEPR) debe coordinar un estudio conjunto con la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones de Puerto Rico (JRTPR) para determinar y hacer cumplir los requisitos de carga segura de los postes de distribución que llevan tanto la infraestructura eléctrica como de telecomunicaciones.
  3. Las torres de transmisión de electricidad instaladas específicamente para la restauración de emergencia temporal se deben considerar como prioridad para su reemplazo, potencialmente por monopostes. Muchas estructuras monopolares redondas resistieron la tormenta de manera efectiva.
  4. La CEPR, en coordinación con la AEE, debería implementar regulaciones de micro redes en línea con las normas y prácticas aceptadas de la industria; y establecer requisitos de interconexión efectivos, eficientes y razonables y regulaciones de ruta. Estas regulaciones permitirán a los clientes diseñar sus sistemas de una manera que soporte la confiabilidad y la resistencia de la red eléctrica más amplia.
  5. La Oficina Estatal de Política Energética de Puerto Rico o su sucesor, en coordinación con otras dependencias e instrumentalidades del gobierno apropiadas, debe comenzar inmediatamente la redacción de un Plan de Garantía de Energía actualizado. Este plan debe prever, entre otros, el uso del sistema de comando de incidentes, incluido el establecimiento inmediato de un equipo permanente de gestión de incidentes.

El informe también menciona que debido al declive económico y la emigración de la isla, la fuerza de trabajo relacionada con la red se ha reducido en más del 30% en la última década. Por lo tanto, “los futuros esfuerzos de reconstrucción deberían brindar oportunidades para la retención de la mano de obra calificada en la isla y el desarrollo de nuevos empleos de alta calidad”.

“Y se necesitarán técnicos altamente capacitados (o adiestrados) para operar sistemas futuros, por ejemplo, centros de control que permitan la supervisión y el control activos de la generación distribuida y las microrredes; funcionalidad mejorada de administración de interrupciones, integrada con un Sistemas de administración de distribución avanzada (ADMS, en inglés) y un Sistemas de administración de recursos de energía distribuida (DERMS, en inglés); y la seguridad integrada de activos cibernéticos y físicos en todos los sistemas. Además, capacitar al personal para que cumpla con la certificación ISO podría ayudar a asegurar que los recursos se asignen para capturar el valor total de los gastos de capital iniciales”, destaca el informe.

El DOE recomienda que la CEPR cuente con personal adecuado, “con un número suficiente de profesionales capacitados en las áreas técnicas apropiadas, para que la revisión de los planes” sea lo más efectiva posible, señala el informe.

 



DOE Report Energy Resilience Solutions for the PR Grid Final June 2018 (Text)

Después de que el huracán María destruyó la mayoría de las líneas de transmisión de energía de la isla, muchos residentes de la zona montañosa del interior del país todavía carecen de energía. La recomendación del DOE es para micro redes “basadas en la comunidad” de respaldo en áreas remotas.

“El equipo del DOE observó que la recuperación de las comunidades montañosas remotas se retrasó significativamente en comparación con las áreas más densamente pobladas asociadas a las principales áreas metropolitanas. El DOE cree que existe una oportunidad para la generación distribuida y el almacenamiento de energía, desplegados en micro redes, para proporcionar mejoras de resiliencia a estas comunidades. Si bien hay un valor económico y de confiabilidad al conectarse al sistema de la AEE durante condiciones normales, la recuperación de tormentas y el apoyo de la comunidad se pueden mejorar a través de estas micro redes basadas en la comunidad en áreas más remotas del país”, indica el informe.

Los autores agregaron que “la inversión de capital por sí sola probablemente será insuficiente para lograr el objetivo de Puerto Rico de un sector eléctrico que sea técnicamente confiable, resistente y asequible” y que “el éxito depende en última instancia del liderazgo y compromiso del Gobierno de Puerto Rico y las entidades como la CEPR y la AEE para identificar cuidadosamente las necesidades de electricidad de Puerto Rico…”.

image_print