23 de Noviembre de 2017

Devastadora para Puerto Rico propuesta cameral de reforma contributiva federal

Por el 9 de Noviembre de 2017

Por Eva Lloréns Vélez y Yanira Hernández Cabiya

Si la versión de reforma contributiva federal aprobada este jueves en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de Estados Unidos es la que prevalece al final del debate legislativo, la ya maltrecha economía puertorriqueña sufriría un duro golpe de acuerdo a expertos entrevistados por CB en Español.

Con una votación 24-16, el comité que evalúa la reforma contributiva propuesta por los republicanos en el Congreso aprobó una versión que establecería un impuesto de 20% sobre las importaciones de productos manufacturados fuera de Estados Unidos. Para efectos del Código de Rentas Internas federal, Puerto Rico es una jurisdicción extranjera.

La medida, que se espera sea aprobada en la semana próxima por el pleno de la Cámara federal, también propone reducir la tasa contributiva corporativa federal de 35% a 20% y conceder una tasa preferencial de hasta 14% para que las multinacionales repatrien sus ganancias a Estados Unidos.

Por su parte, el Senado federal presentó también este jueves, un resumen de su versión de reforma contributiva que también sería perjudicial para la isla, ya que propone un impuesto mínimo global de 12.5 % que impactaría las importaciones de Puerto Rico a Estados Unidos.

 

Puerto Rico se considera una jurisdicción foránea para propósitos contributivos y, pese a que forma parte de Estados Unidos, no se le exime del impuesto a importaciones en ninguna de las dos versiones de la reforma contributiva conocida como el “Tax Cuts and Jobs Act”. (AP)

El presidente electo de la Cámara de Comercio y contador público autorizado, Kenneth Rivera, explicó que el Gobierno de Estados Unidos pretende con estas medidas evitar que las empresas se vayan a otros países en busca de reducir sus impuestos.

“Eso es un reto porque en Puerto Rico las industrias pagan un 4% [por esa repatriación de ganancias] y tendrían entonces que pagar la diferencia [8%],”  sostuvo Rivera.

Puerto Rico se considera una jurisdicción foránea para propósitos contributivos y, pese a que forma parte de Estados Unidos, no se le exime del impuesto a importaciones en ninguna de las dos versiones de la reforma contributiva conocida como el “Tax Cuts and Jobs Act”.

Rivera indicó además que la medida también impone un impuesto a las ganancias en exceso que pagan las corporaciones. A modo de ejemplo, dijo que si una firma tiene un promedio de ganancias de $100 millones para un año particular pero el próximo tiene ganancias mayores, o $150 millones, tendría que pagar impuestos sobre la diferencia.

El contador público autorizado dijo que la medida también obligaría a las firmas americanas operando fuera de su jurisdicción a que repatrien sus inversiones a Estados Unidos con tarifas especiales reducidas. Esa disposición también afectaría a la isla.

No obstante, la propuesta mantiene el arbitrio al ron; así como la Sección 199 del Código de Rentas Internas federal hasta finales del 2017, ambas beneficiosas para la isla. Esta sección provee una tasa contributiva preferencial para las manufactureras estadounidenses equivalente al 9% del ingreso tributable que derivan de actividades de producción cualificadas dentro de Estados Unidos. Dicha deducción reduce la tasa contributiva federal que la mayoría de las compañías pagan sobre ese ingreso, de 35% a un poco menos de 32%. Se estima que el beneficio por extender esta disposición a compañías en Puerto Rico, por dos años, sea de $365 millones.

Rivera, quien opinó que la reforma no se aprobará antes del Día de Acción de Gracias como quiere el presidente Donald Trump, sostuvo que el Gobierno de Puerto Rico tiene que hacer todas las gestiones posibles para evitar que se aprueben las medidas.

Por su parte, la comisionada residente Jenniffer González explicó a este medio que tanto la disposición para mantener el arbitrio al ron como la Sección 199 fueron incluidas a petición suya para posicionar a Puerto Rico en el proyecto original.

González indicó que las conversaciones que sostiene tanto con el presidente de la Comisión de Medios y Arbitrios, Kevin Brady, como con el presidente cameral Paul Ryan, van dirigidas a impulsar que la versión final incluya el crédito por Ingreso del Trabajo, el Crédito Tributario por Hijos y un diferencial para las corporaciones foráneas que operan desde Puerto Rico. 

“Lo que hemos discutido y ellos [el liderato congresional] entienden es que al estar en territorio americano nos tienen que dar un diferencial”, afirmó.

La comisionada residente indicó que lo que se anticipa es que la versión final de la Cámara federal se apruebe la próxima semana, mientras que la del Senado ocurriría después del receso de Acción de Gracias, ambos con versiones distintas de la reforma contributiva.

“Las diferencias se decidirán en conferencia para tener una medida final aprobada antes del receso de Navidad”, apuntó.

Énfasis en el Senado federal

Por su parte, el exgobernador y excomisionado residente en Washington, Aníbal Acevedo Vilá, coincidió en que de aprobarse la medida tal y como fue avalada en el comité de la Cámara, “sería devastador para Puerto Rico”.

Acevedo Vilá, quien estuvo la pasada semana junto al gobernador Ricardo Rosselló Nevares en la capital federal discutiendo posibles propuestas alternativas que beneficien a la isla, dijo que al parecer existe consenso en que las medidas a favor de Puerto Rico tienen mayores oportunidades de éxito en el Senado federal.

“Todo el mundo me ha dicho que donde podemos dar la batalla y podemos ganarla es en el Senado. Pero la versión del Senado [cuyo borrador ha comenzado a filtrarse] si no tiene un tratamiento especial para Puerto Rico, también sería devastador”, dijo el exfuncionario.

Acevedo Vilá dijo desconocer si la propuesta que el gobernador Rosselló Nevares ha presentado a algunos legisladores en Washington es la misma que impulsa la comisionada residente Jenniffer González, ya que las reuniones a las que estuvo invitado la representante no estuvo presente.

González admitió que no ha visto la propuesta que el gobernador está promoviendo en el Senado pero destacó que la suya surge de los compromisos contraídos con la Coalisión del Sector Privado con lo que establecido en la plataforma de gobierno del Partido Nuevo Progresista.

Sin soltar prenda de la propuesta que impulsa el gobernador, Acevedo Vilá dijo que le parecía que protegía las ventajas contributivas que tiene la isla.

El exgobernador acompañó a Rosselló Nevares a una reunión con el senador republicano por Mississippi, Roger Wicker, quien se comprometió con abogar por la isla. “Pero eso no quiere decir que votará en contra si no incluyen lo que está pidiendo Puerto Rico”, aclaró.

“El problema es que el Senado está tratando de aprobar la medida con unas reglas que, en teoría, no necesitan senadores demócratas. Si es así, necesitamos un campeón republicano en Senado que dé la lucha por Puerto Rico. En la Cámara se va a aprobar sin votos demócratas”, adelantó.

En ese sentido, Acevedo Vilá destacó que sabe que el gobernador Rosselló Nevares se ha reunido con el congresista Orrin Hatch, miembro de la Comisión de Finanzas del Senado, pero desconoce si este se ha comprometido con incluir las enmiendas que propone Puerto Rico como parte del proyecto.

Asimismo, destacó que la controversia que ha aflorado en los últimas días entre la administración de Rosselló Nevares y la junta de control fiscal podría incidir en la discusión de los temas contributivos sobre Puerto Rico.

Señaló que el gobernador debe decidir si continúa peleando contra la junta de control porque lo que el ente está haciendo para asumir mayor control sobre las finanzas de la isla es a petición de los republicanos en el Congreso.

Preocupación en el sector industrial

Mientras, en declaraciones escritas, la Coalición del Sector Privado se unió a la Asociación de Industriales para reclamar que se exima a Puerto Rico de la Sección 4303 del Código de Rentas Internas federal que impone un impuesto del 20% a los productos vendidos a los Estados Unidos.

Francisco Montalvo Fiol, coordinador de la Coalición, destacó que la exención es necesaria para evitar lo que llamó “el colapso total de la economía de la isla”.

image_print
  • Juan Moczo

    Ese es el precio de querer seguir siendo una territorio en vez de un estado federado.