16 de Diciembre de 2017

[DOCUMENTOS] Disputa entre AEE y Whitefish pone en peligro metas para recuperar la energía

Por el 20 de Noviembre de 2017

La estabilidad del sistema eléctrico del área metropolitana podría estar en riesgo de conseguirse antes del 1 de diciembre como prometió el gobernador Ricardo Rosselló Nevares por una disputa de pagos entre la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la empresa Whitefish Energy Holdings, LLC, contratada para levantar las principales líneas de transmisión eléctrica de la isla.

El contrato con Whitefish Energy fue cancelado a finales de octubre pero la compañía debía permanecer en la isla hasta que entregara la línea de transmisión 50900 que discurre de la Central Aguirre, en Salinas, hasta Aguas Buenas, lo que terminaría el ciclo necesario para suplir la zona norte con la generación que se produce en sur. Se estimaba que esos trabajos culminaran esta misma semana.

Sin embargo, en una comunicación enviada por el principal oficial de Whitefish Energy, Andy Techmanski, al director interino de la AEE, Justo González, fechada el 19 de noviembre de 2017, la empresa con sede en Montana advirtió que si no recibía evidencia de que los pagos adeudados estaban en proceso, detendrían los trabajos, retrasando aún más el que miles de familias y negocios puedan recibir la energía eléctrica y regresar a la normalidad luego del paso del poderoso huracán María hace dos meses.

El principal oficial de Whitefish Energy, Andy Techmanski, amenazó con suspender hoy los trabajos en Puerto Rico debido a la falta de pago de parte de la AEE. (Juan J. Rodríguez/CB)

Según la carta, hasta la fecha Whitefish Energy había presentado facturas a la AEE por un total de $65 millones por trabajos ya realizados y $39 millones por costos de desmovilización anticipados que, de acuerdo con el contrato, la AEE debía pagar por adelantado, para un total de $104 millones. De esa cantidad, según Techmanski, $83 millones no se han pagado, de los cuales $26 millones ya habían sido auditados y aprobados por la AEE.

“Si Whitefish Energy no recibe evidencia de que se ha comenzado la transferencia electrónica para el pago de todas las facturas vencidas antes de las 11:00 a.m. hora local del lunes, 20 de noviembre de 2017, no quedará más remedio que suspender inmediatamente todo trabajo bajo el contrato a partir de las 12:00 p.m. del lunes 20 de noviembre de 2017, debido al incumplimiento material del contrato”, indica la misiva.

No obstante, en una comunicación escrita enviada el lunes en la noche por el portavoz de la AEE, Carlos Monroig, se indica que la suspensión de pagos a Whitefish Energy se debió a una petición de parte de una de las empresas subcontratadas por la compañía “debido a que se le debía dinero al subcontratista”.

“Ante esta reclamación, la AEE tuvo que detener los pagos pendientes a Whitefish hasta que se aclare la situación con el subcontratista de Whitefish”, señala la comunicación del portavoz de la AEE.

De acuerdo con una historia publicada por el Wall Street Journal, cuatro empresas de Florida, subcontratadas por Whitefish para traer brigadas a la isla para reparar el sistema eléctrico, han decidido irse ante la falta de pago de la AEE. Entre las empresas subcontratadas se encuentran Jacksonville Electric Authority (JEA), Orlando Utilities Commision, Kissimmee Utility Authority, y Lakeland Electric Co.



Whitefish Energy Request for Payment 11 19 17(2) (Text)

La Autoridad, que se encuentra en quiebra y debate en el tribunal cómo atenderá el pago de sobre $9,000 millones que debe a sus acreedores, contrató con la empresa Whitefish Energy justo después de que el huracán María azotara la isla destrozando a su paso gran parte de la red eléctrica del país.

La empresa recientemente incorporada en Montana y para la cual trabajaban dos personas según récords públicos, subcontrató la mayoría de los empleados que trajo a la isla para trabajar en la reparación de una de las peores devastaciones provocadas por un huracán en territorio estadounidense.

La contratación de Whitefish levantó críticas a nivel local, pero sobre todo en Estados Unidos debido a que la corporación en quiebra prefirió contratar con una empresa privada antes de solicitar ayuda a los miembros de la Asociación de Utilidades Públicas a través de su programa de “ayuda mutua” y por los alegados vínculos de la empresa con donantes de la campaña del presidente Donald Trump.

El contrato original con Whitefish se suscribió el 26 de septiembre por $300 millones, pero fue enmendado dos semanas después para que cumpliera con los requerimientos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) y fuera esa agencia la que reembolsara a la AEE por los costos de la reparación de la red.

En este momento es incierta la posibilidad de que FEMA reembolse esos costos ya que, según se ha evidenciado, el contrato firmado no cumplía con lo establecido por las regulaciones de la agencia federal a pesar de que los abogados que trabajaron el mismo, tanto por parte de FEMA como del Gobierno, advirtieron de las deficiencias.

En la carta, Techmanski señala que la AEE le representó a Whitefish que tenía la autoridad para contratar, “incluyendo pero sin limitarse a lo referente a la junta de supervisión fiscal”, así como dio a entender que el contrato cumplía con los requerimientos de FEMA.

[DOCUMENTOS] FEMA sí conocía fallas en contrato de Whitefish y advirtió a la AEE

“Específicamente, como parte de las enmiendas para hacer el contrato en cumplimiento con los requerimientos de FEMA, la AEE le exigió a Whitefish que estableciera unas tarifas fijas para todos los tipos de labores incluyendo mano de obra, equipo, alojamiento y dietas”, dicta la misiva.

Además argumenta que “la AEE no quería asumir el riesgo de un aumento en los costos, y en su lugar transfirió ese riesgo a Whitefish Energy, que lo aceptó” incluyendo los riesgos de conseguir provisiones y alojamiento para sus brigadas en una isla devastada por un huracán.

Según Techmanski, unos 516 trabajadores llegaron a la isla subcontratados por Whitefish “para trabajar noche y día para que la isla restaure el 50% de la generación eléctrica”. Sin embargo, la empresa no ha podido cumplir con el pago a esos trabajadores debido al incumplimiento de la AEE en pagar sus facturas.

El saliente director de la AEE, Ricardo Ramos, había anticipado que evaluaba contratar a algunas de las empresas subcontratadas por Whitefish para que, luego de terminado el contrato con la empresa de Montana, continuaran trabajando en la isla, esta vez bajo contrato directo con la AEE. La historia del WSJ deja entrever que las conversaciones no progresaron y esos trabajadores ya se encuentran en proceso de retornar a sus hogares.

La AEE informó esta noche que se mantiene en conversaciones “con Whitefish y con el subcontratista [que no fue identificado] para aclarar la situación y lograr un acuerdo satisfactorio para todas las partes”.



DECLARACIÓN AEE WF (Text)

 

image_print
  • Eric Ruiz

    Ahora los dime y te diré y esta pesadilla aún no acaba.