16 de Octubre de 2017

Donald Trump fustiga a Carmen Yulín Cruz en Twitter

Por el 30 de Septiembre de 2017

En una hilvanada de tuits temprano en la mañana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fustigó a la alcaldesa de San Juan Carmen Yulín Cruz Soto por su “pobre liderato” en los esfuerzos de recuperación de Puerto Rico tras el paso del huracán María.

En medio de críticas por parte de múltiples medios noticiosos, tanto locales como estadounidenses, los cuales han percibido la respuesta federal que se brinda a la isla como una tardía o atípica, el comandante en jefe atacó a la alcaldesa de la capital y a otros de sus críticos, al argumentar que los funcionarios locales no han movilizado adecuadamente a los trabajadores para la recuperación de la isla, mientras que denuncian demasiada dependencia de la ayuda federal.

Acto seguido, elogió el trabajo que realizan los oficiales militares estadounidenses y al resto del componente federal que responden a la emergencia por realizar un “trabajo increíble”, a pesar de las circunstancias difíciles como la falta de electricidad en la mayor parte de la isla, las carreteras dañadas y el sistema de telecomunicaciones colapsado.

Previamente, el presidente había justificado su respuesta a la crisis de Puerto Rico al enfatizar que la ubicación geográfica de la isla dificultaba el acceso y el suministro de ayuda. “Esta es una isla, rodeada de agua, agua grande, agua del océano”, dijo en una conferencia de prensa.

Sin embargo, numerosos funcionarios estadounidenses de los partidos principales y varios políticos de Puerto Rico, siendo Cruz Soto particularmente vocal en varios medios de comunicación, entienden que la complicada relación política de Puerto Rico con Estados Unidos puede haber jugado un papel protagónico en la reducción de la asistencia federal. Además, una polémica mayor se produjo a principios de esta semana cuando el presidente criticó a los jugadores de la NFL por arrodillarse durante el himno nacional en más de una docena de tuits, mientras que en ese entonces sólo había mencionado la crisis de Puerto Rico en dos tuits desde su cuenta personal.

AEE energizará zonas con pequeñas plantas eléctricas

Esto a su vez ha resultado en un clamor general por parte de los estadounidenses, quienes exigen que los puertorriqueños sean tratados como ciudadanos de Estados Unidos, por lo que han criticado al presidente por dar prioridad a la debacle de la NFL y no a la isla.

Además, después de varios argumentos y críticas pesadas, Trump eximió a Puerto Rico de las disposiciones sobre cabotaje contenidas en la Ley Jones, que prohíbe que buques extranjeros transporten carga entre puertos de Estados Unidos. La eliminación de esta prohibición presupone la viabilización de la llegada de suministros de socorro hacia Puerto Rico.

Anteriormente, Cruz y otros funcionarios habían lamentado que la restricción de envío -a la cual un estudio de 2012 de la Universidad de Puerto Rico atribuyó gran parte de la deuda pública multimillonaria del territorio estadounidense- hizo imposible obtener suficiente ayuda para la mayoría de las comunidades afectadas, donde la comida y el agua se agotan.

En la actualidad, el servicio de USPS opera nuevamente casi en su totalidad, el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín (SJU) ha aumentado gradualmente su número de vuelos comerciales diarios, más gasolineras están prestando servicio y más de la mitad de los clientes de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) cuentan con agua potable. Sin embargo, el escenario sigue siendo sombrío para la economía de la isla y el bienestar general.

Prioridad para Seguridad Nacional la recuperación de Puerto Rico

Además de la multimillonaria deuda pública, una década en recesión económica, y el huracán categoría 4 que devastó Puerto Rico la semana pasada, la isla se enfrenta ahora a una crisis humanitaria. La mayor parte del territorio estadounidense permanece en penumbras, mientras que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) lucha para restaurar el servicio; muchos cajeros cajeros automáticos no funcionan por lo que no fluye el efectivo; el riesgo potencial de numerosas infecciones de la salud como el cólera y la salmonela aumenta, así como las enfermedades transmitidas por los mosquitos como el dengue y zika; miles han perdido sus hogares y se han visto obligados a vivir en refugios; muchos hospitales todavía no pueden funcionar correctamente; informes de vandalismo y robo están en aumento; entre otros escollos que complican el panorama del archipiélago caribeño.

Se espera que Trump visite Puerto Rico por primera vez desde que asumió su cargo el próximo martes 2 de octubre, donde evaluará los daños y los esfuerzos de recuperación.

image_print
  • Minerva Rivera Vazquez

    Este es el momento preciso para evaluar nuestra posicion como ciudadanos americanos con todos sus derechos y obligaciones. Esta muy claro cual es la perspectiva del presidente en relacion a la isla. Cuando necesitan que los jovenes puertorriqueños ofezcan sus vidas en tiempo de guerra, somos buem pueblo q cumple con su obligacion civiudana, pero en tiempo de desgracias, como en estos momentos, somos el ultimo lugar en prioridades para esta administracion.
    Es una gran desverguenza para toda la nacion Amricana.