23 de Agosto de 2017

[EDITORIAL] Contra el reloj

Por el 6 de abril de 2017

Tengo un amigo, que además de amigo es mentor, y siempre me está previniendo del non sequitur. Esta es una frase que proviene del latín y que se refiere a un argumento en el cual, la conclusión no se deduce de las premisas, parece consecuente pero en realidad no lo es. Y bien hace mi amigo en advertirme de esta práctica, pues aquí a la gente le encanta hablar en non sequitur, con la seguridad de que los demás llenarán los blancos que faltan para completar el pensamiento.

En estos días hemos visto el mejor ejemplo de esto. Durante la más reciente reunión de la junta fiscal en Puerto Rico, el presidente de ese ente creado por ley federal Promesa, José Carrión III establecía la importancia de impulsar políticas que permitan un “desarrollo económico robusto”. De lo contrario, decía, “nos va a ir muy mal” y no habría salida a la crisis fiscal actual. Enfatizó que la razón para el despliegue de deponentes hablando sobre sus recomendaciones para echar adelante la economía, respondía precisamente, al reconocimiento de la trascendencia del tema económico para el país.

Miembros de la junta fiscal durante la sexta reunión pública del ente rector, el pasado 31 de marzo. (Juan J. Rodríguez/CB)

Miembros de la junta fiscal durante la sexta reunión pública del ente rector, el pasado 31 de marzo. (Juan J. Rodríguez/CB)

Sin embargo, en el mismo evento y sin menor empacho, Carrión III admitía que seis meses después de haber comenzado sus funciones, la junta aun trabaja en la lista de posibles candidatos a coordinador de revitalización, persona que tendría a su cargo las medidas de desarrollo económico según dispone Promesa.

Un non sequitur clásico. Tan conscientes están de la importancia del desarrollo económico, que han trabajado en todos los demás aspectos de su encomienda excepto en eso, que será clave para el futuro sostenible del país.

Me imagino que ese nuevo personaje que se conocerá como coordinador de revitalización, se unirá a la lista de contratistas que expone nuestro reportero Luis Valentín en la historia de portada. Otro contrato que nos costará millones con la esperanza de que su trabajo se traduzca en ganancia para el país. Será otro cuarto bate, que de forma desprendida, aceptará venir a esta isla en medio del Caribe, con todos los gastos pagos por un gobierno en quiebra.

Por si acaso, eso no es un non sequitur, es una ironía.

Y mientras elaboran la lista, para que el gobernador seleccione de los tres candidatos que propone la junta, quién será ese coordinador en propiedad, el tiempo sigue corriendo. Los negocios siguen tratando de hacer de tripas, corazón. Siguen intentando mantenerse a flote mientras la junta se enfoca en ajustar el presupuesto para lograr sacar hasta de debajo de las piedras, el poco dinero que quede disponible para cumplir con los bonistas.

[DEL IMPRESO] Se disparan los costos de la junta de control fiscal

Y cumplir con las obligaciones es importante, no me entiendan mal. Pero, ¿no sería más lógico que el enfoque principal hubiese sido hacia el desarrollo económico? ¿Que esa persona hubiese sido la primera en designarse con todos sus poderes para comenzar de inmediato con las políticas de crecimiento, de manera que cuando llegara el hamaqueó de las medidas de ajuste tuviésemos una base firme que evitará la caída?

Evidentemente, la lógica no forma parte de la estrategia. La estrategia parecería ser el non sequitur, sin darse cuenta que tarde o temprano la gente se va lo va a notar. Despertará y se molestará. No creo que en este momento quede mucho sentido del humor en cuanto a estos temas. El exdministrador de Emergencia de Detroit, Kevyn Orr ya lo anticipaba la semana pasada en Washington DC, hablando sobre el proceso de reestructuración en Puerto Rico, si el gobierno (y yo añado, la junta) no establecen una estrategia para que el pueblo sienta pronto que todo este sacrificio tiene un impacto positivo en su vida cotidiana, desestabilizaría el país con protestas. Un país así, no es atractivo para inversión. Sin inversión, no habrá desarrollo económico.

Así que más vale que la junta y el gobierno se pongan las pilas. Comiencen de inmediato a mover la rueda de la economía y nombren en propiedad al coordinador de revitalización. Aquí se nos va la vida a todos. Mientras, el reloj sigue corriendo.

image_print

You must be logged in to post a comment Login