17 de Enero de 2017

S&P500
2274.64
+4.2
+0.18%
NASDAQ
5574.12
+26.63
+0.48%
NYSE
11227.168
+23.023
+0.2055%
GOOG
807.88
0.00
0.00%
YHOO
42.27
0.00
0.00%
AAPL
119.04
0.00
0.00%
AMZN
817.14
0.00
0.00%
FB
128.34
0.00
0.00%
BPOP
44.4
0.00
0.00%
EVTC
17.9
+0.6
+3.47%
OFG
13.1
+0.05
+0.38%
FBP
6.74
+0.05
+0.75%
GTS
21.09
+0.53
+2.58%
S&P500
2274.64
+4.2
+0.18%
NASDAQ
5574.12
+26.63
+0.48%
NYSE
11227.168
+23.023
+0.2055%
GOOG
807.88
0.00
0.00%
YHOO
42.27
0.00
0.00%
AAPL
119.04
0.00
0.00%
AMZN
817.14
0.00
0.00%
FB
128.34
0.00
0.00%
BPOP
44.4
0.00
0.00%
EVTC
17.9
+0.6
+3.47%
OFG
13.1
+0.05
+0.38%
FBP
6.74
+0.05
+0.75%
GTS
21.09
+0.53
+2.58%

[EDITORIAL] El miedo a los payasos en Promesa

Por el 2 de diciembre de 2016

La coulrofobia (el miedo a los payasos) evoca muchas de las tendencias maladaptativas que están presentes en los procedimientos actuales de la junta de control fiscal habilitada por la Ley para la Supervisión, Gerencia y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés).

De la misma manera en que algunos niños le tienen miedo a las características exageradas en los trajes de payaso, hay acreedores en el circo de Promesa que se horrorizan ante la exageración de la insostenibilidad de la deuda. Las marcadas aberraciones en el rostro de un payaso empujan a algunas personas hacia lo que los investigadores llaman “el extraño valle”: algo lo suficientemente real como para causar consternación, pero no lo suficientemente realista como para ser agradable.

Cuando el fenómeno del “extraño valle” aparece en la reestructuración de la deuda probablemente provoca algofobia o miedo al dolor, como el dolor de los recortes a la deuda que probablemente surja si la reestructuración de Promesa obliga a los acreedores a ir directamente al Título III.

Por lo tanto, el anuncio de que Proskauer Rose había sido contratado por la junta de Promesa debe haberle causado considerable consternación a algunos grupos de acreedores que tienen recuerdos muy claros del papel que desempeñó el bufete de abogados en la redacción de la Ley para el Cumplimento con las Deudas y para la Recuperación de las Corporaciones Públicas de Puerto Rico.

Lee también: Selección de Proskauer Rose crea preocupación entre acreedores

El autor intelectual de la “ley de quiebra criolla”, Martin Bienenstock, socio de Proskauer Rose LLP, dijo a Caribbean Business que la ley brindaba un mejor marco legal que el procedimiento de quiebras del Capítulo 9 porque proponía un alivio a los acreedores y una ruta más rápida en el acceso al mercado.

Lo habíamos dicho antes: en el ámbito federal de los complejos procedimientos de quiebra, lo que para una persona es el estatuto de recuperación, para otra es el intento de pasar gato por liebre. Por lo tanto, la contratación de Proskauer Rose debe haber llamado al fantasma del juez Steven Rhodes, el hombre que supervisó el proceso de quiebra de Detroit. Más de un acreedor ha alegado recortes forzosos en procedimientos hostiles. Miedo al dolor, por supuesto.

Hace un tiempo, Puerto Rico tenía acceso a los procesos de quiebra del Capítulo 9. Desafortunadamente, la isla fue eliminada de sus protecciones—dicen hoy los miembros del Congreso—de la misma manera en que la penicilina fue descubierta: por accidente.

Ellos indican que Puerto Rico fue daño colateral en el período previo a la reforma de quiebra federal. Nada en el Congreso estadounidense sucede por accidente y hay muchas pruebas anecdóticas que sugieren que a Puerto Rico le quitaron el acceso al Capítulo 9 porque ello haría que los créditos excelentes de la isla fueran aún más valiosos.

Así que aquí estamos atorados, meses después de que Promesa fuera aprobada contra toda probabilidad. Ahora los acreedores tienen la preocupación de que la junta de supervisión está siendo irresponsable en el desempeño de sus responsabilidades porque se está moviendo a un ritmo glacial y, peor aún, porque está lidiando con las mismas personas que nos metieron en este lío en primer lugar.

 

La más reciente reunión de la junta —que se llevó a cabo en El Conquistador Resort en Fajardo— fue un desfile surrealista de datos financieros presentado por Conway Mackenzie. La firma que ayudó a maquillar los números ahora es capaz de ver con claridad.

Mientras la mecha de este barril de dinamita se quema, la junta está sujeta al juego político en el Congreso. Una fuente de alto nivel en el Congreso vinculada al Partido Republicano le dijo a Caribbean Business que hay una narrativa que los demócratas están tratando de “vender”: que están de parte de los jubilados y los trabajadores.

Por eso nominaron al exjuez federal Arthur J. González para que fuera miembro de la junta; se alega que él hizo presión para que se contratara a Proskauer Rose, quizás para enviar el mensaje de que es hora de compartir el dolor.

Ese es el máximo acto de cinismo; si los demócratas en el Capitolio quisieran servir bien a Puerto Rico podrían haber presionado al Tesoro estadounidense para que proporcionara una entidad no sujeta a quiebra (“bankruptcy remote entity”) o haber presionado a la Reserva Federal para que comprara bonos de Puerto Rico.

En cambio, estamos pillados con una junta que ha enviado la democracia de vuelta a la edad de piedra con un desarrollo económico que es una reliquia paleolítica.

image_print

You must be logged in to post a comment Login

¡Descarga nuestra aplicación móvil ahora!
Gratis por tiempo limitado