28 de Abril de 2017

[EDITORIAL] La “Trumpeconomía” desenmascarada

Por el 18 de noviembre de 2016

La imagen en la portada de Caribbean Business —donde vemos al presidente electo Donald Trump “amarrado” por la comunidad empresarial de Puerto Rico— hace alusión a lo que debe hacerse para que la economía de Puerto Rico comience a crecer nuevamente, lo cual significa que el sector privado debe dejar de depender del gobierno y hacerse cargo de las cosas. ¿Es posible lograrlo? Nosotros creemos que sí.

Los cientos de compañías que figuran en un informe especial sobre las 400 principales empresas de capital local en Puerto Rico y la selección de los principales 40 ejecutivos menores de 40 años es una prueba de ese potencial.

Sí, Puerto Rico tiene ejecutivos de alto calibre que continúan innovando con soluciones de vanguardia, haciéndole frente a una recesión económica que aparentemente no tiene final. En la década que ha transcurrido desde que comenzó la crisis, Puerto Rico ha perdido más de 250,000 empleos, más de 12,000 empresas han cerrado y más de 328,000 residentes, muchos de ellos profesionales, han tomado el vuelo rumbo a destinos más favorables.

La perseverancia del Caribbean Business Top 400 es una virtud heróica. En 2015, los ingresos combinados de los integrantes del Top 400 fueron de $25,640 millones, un aumento de $658.38 millones o 2.63% más que en 2014. En total, las corporaciones proporcionaron 130,267 empleos a tiempo completo en el 2015. Aunque esto es un tremendo logro ante tanta turbulencia, estas compañías están ofreciendo 3,206 menos empleos año tras año.

Lee también: En pie de lucha las 400 principales empresas de capital local en Puerto Rico

La merma de empleos es un signo de la continua pérdida generalizada de puestos de trabajo. Se han perdido 50,000 empleos en lo que va del 2016, una tendencia que probablemente continuará a menos que obtengamos incentivos para el desarrollo económico.

La comunidad de negocios está preocupada porque se habla mucho de la austeridad que será impuesta por la Junta de Supervisión y Administración Financiera habilitada por la Ley para la Supervisión, Gerencia y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés). Ese es un eufemismo para los recortes de empleos que la junta le exigirá al gobernador electo, Ricardo Rosselló.

Como parte de un análisis económico, Caribbean Business descubrió que los recortes de empleos en el sector público conducirán a un mayor declive económico cuando la isla necesita justamente lo contrario. El cálculo aproximado es que la economía de la isla se contraerá en un 0.7% si la nómina pública se reduce en un 20%, y podría reducirse en un 1.4% si la nómina pública se recorta en un 40%. ¿Dónde están los incentivos para el desarrollo económico?

Las respuestas a esa pregunta están contenidas en un informe que el Grupo de Trabajo para el Desarrollo Económico habilitado por Promesa le presentará a la junta de control.

Entre las propuestas presentadas están los incentivos contributivos contenidos en la Sección 245A que ofrecerían una exención contributiva del 85% a las empresas manufactureras establecidas en Puerto Rico que repatrian fondos a los Estados Unidos continentales. Paridad para Puerto Rico en los fondos de Medicaid es otra iniciativa que se está discutiendo ampliamente ya que representa hasta $5,000 millones anuales para Puerto Rico.

Previo a las elecciones, una larga fila de coaliciones del sector privado de Puerto Rico acudió a la capital estadounidense para reunirse con varios miembros del Congreso y alguno que otro integrante de su personal. Así no tendremos éxito. Así no es que se bate el cobre en el Congreso.

Caribbean Business habló con dos fuentes de alto nivel en el Partido Republicano en el Capitolio que describieron el panorama del Congreso en términos inequívocos. Así es como nos ven:

“El problema es que todo en Puerto Rico suena como que es diferente y especial. Y todos los que vienen a D.C. están tratando de conseguir algo diferente y especial. El sector privado de Puerto Rico no está realmente comprometido. El sector privado no tiene una visión a largo plazo de las relaciones”.

La verdad duele.

Debemos saber exactamente dónde estamos parados y abogar por nuestra situación en el Congreso “de tú a tú”. Esta economía necesita incentivos para crear empleos inmediatamente.

image_print

You must be logged in to post a comment Login