18 de Enero de 2017

S&P500
2268.65
+0.76
+0.03%
NASDAQ
5542.8
+4.07
+0.07%
NYSE
11186.425
-9.865
-0.0881%
GOOG
803.19
-1.42
-0.18%
YHOO
41.96
-0.03
-0.07%
AAPL
120.045
+0.045
+0.037%
AMZN
806.35
-3.37
-0.42%
FB
127.534
-0.336
-0.2625%
BPOP
43.36
+0.3
+0.70%
EVTC
17.725
+0.175
+0.997%
OFG
12.975
+0.125
+0.973%
FBP
6.495
+0.035
+0.542%
GTS
19.935
-0.465
-2.279%
S&P500
2268.65
+0.76
+0.03%
NASDAQ
5542.8
+4.07
+0.07%
NYSE
11186.425
-9.865
-0.0881%
GOOG
803.19
-1.42
-0.18%
YHOO
41.96
-0.03
-0.07%
AAPL
120.045
+0.045
+0.037%
AMZN
806.35
-3.37
-0.42%
FB
127.534
-0.336
-0.2625%
BPOP
43.36
+0.3
+0.70%
EVTC
17.725
+0.175
+0.997%
OFG
12.975
+0.125
+0.973%
FBP
6.495
+0.035
+0.542%
GTS
19.935
-0.465
-2.279%

El dolor cuando es sólo Loíza

Por el 23 de diciembre de 2016

Entre mis amistades no figura ninguna de las víctimas del tiroteo de la Calle Loíza. No necesito tenerlas para que la violencia también me duela. Mucho menos quisiera que ese hecho tenga el efecto de que estas palabras se interpreten desde la apatía o la distancia, pues me resulta imposible pensar que el dolor que causa la violencia en Puerto Rico se perciba ajeno.

La violencia se manifiesta aunque algunos intenten esconderla en el caserío o en la barriada. No estamos exentos de ella ni en los espacios que creemos nuestros, pero que en realidad no tienen más que un lavado de cara superficial. Tarde o temprano, la pintura se descascara. Tampoco estamos exentos de la violencia por más que intentemos la utopía de enajenarnos de nuestro entorno inmediato. El entorno que es hábitat de la crisis, del desespero y de la inconsciencia de un país entero. De todo aquello que no cabe bajo la alfombra. El entorno de quien, si no lo sufre, de una manera u otra lo fomenta.

Somos partidarios de la violencia si sólo abordamos el resultado y no la causa. Si sólo hacemos el espectáculo mediático cuando las víctimas rebasan nuestros filtros blanqueadores. Primicias, portadas, hashtags y marchas cuando los sujetos pertenecen a una clase social dominante o cuando su ambiente sugiere un futuro provechoso. Por el contrario, no le ofrecemos el privilegio de la importancia a aquellos que por el prejuicio de su entorno están destinados a ser una escueta oración en la recóndita crónica policiaca diaria del periódico.

¿Qué efecto tiene esas realidades en la psiquis de quien de por sí nace con obstáculos impuestos por su ambiente? ¿Qué efecto tiene en el resto de la sociedad que se siente tan ajena de la violencia que nos aqueja?

Urge comenzar por reconocer que para comprar un “twenty” de marihuana desde la comodidad de la casa del “contact” en Torrimar o cocaína en el nuevo lugar de jangueo hip, antes está la sangre derramada, la guerra entre los puntos, los chamacos que perdieron la vida tras las rejas o tras las balas.

Hay que abogar por la despenalización, pero también hay que buscar alternativas más allá del consumo de drogas recreativas que sean producto del narcotráfico. Que el viaje no valga vidas. Que el dolor no sea hipócrita. Reconocer que “La mano dura” no es la única culpable de ocasionar sufrimiento en la guerra contra las drogas.

Requerimos la aprobación de política pública que derogue la persecución y el encarcelamiento de los usuarios de droga, pero también grupos y portavoces más conscientes de lo que significa abogar por el uso como si fuera un acto reformista, mientras no se trastoca el sistema que sirve de verdugo de tantas partes.

Tampoco tuve amistades entre las víctimas del tiroteo en el Municipio de Loíza hace dos meses, en el que murieron dos jóvenes y una niña; ni en el del miércoles de esta semana, en que asesinaron a un hombre a plena luz del día. No necesito tenerlas para que la violencia resulte dolorosa.

Duele lo ocurrido en la Calle Loíza, como mismo duele que la violencia y el narcotráfico sean parte intrínseca de nuestra realidad. Así será mientras neguemos nuestra trascendencia en la cadena que promulga y fomenta directamente la violencia. Así seguirá mientras no reflexionemos sobre por qué duele cuando incluye La Calle, pero nos hacemos de la vista larga cuando es sólo Loíza.

 

El autor posee un Juris Doctor y un bachillerato en ciencias políticas de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras. En 2013, fundó la organización sin fines de lucro Heterosexuales por la Igualdad para ofrecer otro frente activo en la lucha por los derechos de las comunidades LGBTT en Puerto Rico. Actualmente, es coordinador del Instituto del Género y Educación de Avanzada (IGEA), del Proyecto Matria. A través de dicho programa educativo, se ha especializado en brindar talleres y conferencias a poblaciones escolares, universitarias y profesionales, y ha contribuido a la lucha favor de los derechos humanos con campañas y participaciones mediáticas en defensa de causas feministas y LGBTT.

image_print
¡Descarga nuestra aplicación móvil ahora!
Gratis por tiempo limitado