18 de Noviembre de 2017

El Tap: Un nuevo giro a las cervezas artesanales

Por el 27 de agosto de 2017

El surgimiento de una nueva cultura gastronómica en la calle Loíza ha dado paso al desarrollo de diversos negocios y a la expresión creativa comercial. Un momento que bien aprovechó la barra El Tap, que decidió montarse en la ola de las cervezas artesanales, pero con un nicho diferente en su producto, capaz de atraer al cervecero local como al visitante.

Aunque en la isla varios restaurantes incluyen cervezas artesanales en su menú, El Tap se diferencia por su especialidad y exclusividad de cervezas artesanales en barril. Al entrar al restaurante, se observan a primera instancia 46 palancas, mejor conocidas como taps, en la pared detrás de la barra, al igual que el nombre de cada una de las deliciosas bebidas.

Entre las decenas de opciones, se ofrecen cervezas, sangrías y vinos. La variedad de cervezas es tal que permite una vasta clientela, que varía entre 80 a 100 personas por día.

Raúl y Rebecca Sierra, dueños de El Tap. (Juan J. Rodríguez/CB)

Raúl y Rebecca Sierra, dueños de El Tap. (Juan J. Rodríguez/CB)

“El feedback ha sido mucho más de lo que esperábamos. Sabíamos que había un nicho con el que íbamos a cumplir, pero en realidad la gente quiere probar más y tener más conocimiento. El restaurante cumple con la persona que ya es conocedora de cervezas, y pasa de la misma forma con el que quiere aprender”, expresó Raúl Sierra, cofundador de El Tap, junto a su hermana Rebecca Sierra.

Los hermanos explicaron que parte del éxito que tiene el restaurante se debe a la experiencia previa estableciendo y manejando negocios. Con esto, y una inversión de sobre $130,000, lograron abrir las puertas de El Tap en mayo de este año.

“Tenemos la experiencia de la numerología y servicio que requiere una barra. Nosotros somos socios y hermanos, pero hay un balance bastante claro entre las cosas que involucran el negocio. Ella sabe cuáles son sus fuertes y yo comprendo cuáles son los míos, y no nos pisamos los pies. Si todos los días uno dedica un poco de atención a su negocio, se convierte en algo fructífero”, dijo el comerciante.

Asimismo, la barra tiene tres suplidores principales que les proveen con 12 tipos de cervezas manufacturadas en Puerto Rico, pero los dueños se mantienen firmes en mantener el menú con cervezas en barril exclusivamente y no incluir cervezas comerciales.

“Esto aporta un sinnúmero de maneras a la economía de Puerto Rico. Esto es un ciclo de dinero que se mantiene en el mismo sitio. Una cervecera local vende su producto, crea sus empleos, paga sus impuestos, me vende su producto, yo lo revendo, yo creo empleos, yo pago impuestos y se convierte en un círculo que funciona entre la cervecera local y nosotros”, explicó Raúl.

Con la apertura del restaurante, se crearon unos 13 empleos, tanto detrás de la barra como en la cocina, de personal con experiencia previa manejando cervezas artesanales.

Entre las cervezas locales y las demás bebidas, se consumen alrededor de 5,120 onzas diariamente. Sin embargo, esto puede variar dependiendo si es día de semana o sábado o domingo, cuando llega la mayoría de sus clientes, que incluyen tanto profesionales como estudiantes.

Los hermanos explicaron que puede haber noches donde reciben barriles de una edición limitada de una marca y se acaban esa misma noche, ya que los clientes aprovechan la nueva oferta y consumen con mayor tendencia una misma opción.

La refrescante y sexy sangría

Además de bebidas alcohólicas, el local cuenta con un menú de comidas diseñado por el chef Ventura Vivoni. De ese modo, los clientes pueden degustar los aperitivos correspondientes con sus cervezas.

Estos detalles se basan en la búsqueda que hicieron los hermanos en Estados Unidos, donde exploraron diferentes tabernas y, luego, modificaron el concepto al mercado local.

El establecimiento de El Tap en la calle Loíza, que está pasando por un nacimiento gastronómico, no fue coincidencia. “El surgimiento de negocios locales en la calle Loíza fue parte de la razón que, desde el principio, lo queríamos hacer aquí. Nunca consideramos otro sitio”, indicó Rebecca.

“La calle Loíza es un lugar increíble. Es un lugar que tiene esa combinación perfecta entre los locales, que sienten que esto es una extensión más de sus casas, y los turistas. La unión de eso con tantos buenos restaurantes de alta cocina convierte el sitio idóneo para nosotros estar”, añadió su hermano.

Entre los planes futuros de los dueños se encuentran colaboraciones con otros negocios de cervecería y la expansión de la barra. Sin embargo, por ahora, sus prioridades son dejar una buena impresión en los turistas y locales que los visitan a través de la calidad de comida, cerveza y experiencia.

“Los mixólogos se han encargado de hacer las creaciones necesarias para que el consumidor tenga la oportunidad de aprender y crecer. El mercado está para que el cliente pruebe las distintas cosas que existen”, enfatizó el comerciante.

Tras-Patio apuesta a lo fresco y local

image_print

You must be logged in to post a comment Login