19 de Noviembre de 2017

En apogeo los negocios de servicio automotriz

Por el 23 de Octubre de 2017

Mientras que el mercado de automóviles nuevos sufrió una caída estrepitosa de un 63% durante septiembre, otros negocios relacionados a esta industria están gozando de gran apogeo. Aún no han desaparecido del todo las filas largas en los puestos de gasolina y con la mayor parte de la isla sin electricidad, la demanda por el diésel sigue alta.

Otro segmento relacionado que ha experimentado un inesperado aumento en ventas es el de los talleres de reparación. Desde cristales rotos hasta abolladuras en las carrocerías, muchos vehículos sufrieron distintos niveles de daños, y alguien tiene que arreglarlos.

Carlos Burgos, propietario de Platinum Tire Center en Guaynabo, ha experimentado un mayor tráfico de clientes desde inmediatamente después del huracán.

“Hay bastante más clientes de lo usual. Lo más que estoy recibiendo es gente que necesita cambiar algún cristal. Hubo mucho cristal roto por el huracán”, le comentó a CB en Español.

Siguen los escollos para conectar energía de sur a norte 

Su taller, que apenas abrió unos pocos días después del ciclón también ha visto un alza en la demanda por piezas de carrocería. Explicó que todos los días ve autos con abolladuras.

Juan Carlos Figueroa, gerente de Toñito Auto Parts, está experimentando el mismo patrón. Su tienda vende piezas de motor y carrocería para vehículos Mazda, Hyundai, Kia y Mitsubishi, e igual que Burgos, ha notado un crecimiento en ventas específicamente de piezas de carrocería y dice que muchos clientes mencionan que los daños fueron causados por la tormenta.

Figueroa incluso bromeó con que María le creó una nueva estrella en su inventario: las botellas de aceite y los filtros. Pero contrario a lo que se pudiera pensar, no son para los autos, sino para el más codiciado objeto en el nuevo Puerto Rico post-María: las plantas eléctricas.

“Igual que con el motor de un carro, las plantas necesitan mantenimiento y eso incluye el cambio de aceite y filtro”, manifestó. Compartió además que en vez de millas, los intérvalos de cambio son por cantidades de horas y con plantas energizando residencias y establecimientos todos los días, esos cambios de aceite y filtro pueden llegar a ser frecuentes.

[VÍDEOS] A un mes de María: “Es el desastre más grande en la historia de FEMA”

Por su parte, Burgos indicó que también tiene un artículo que está gozando de mucho protagonismo: los parchos para gomas. “Hemos estado arreglando más gomas vacías que antes. Todavía hay muchos clavos en las carreteras por los escombros y rótulos caídos”, explicó.

Pero aun cuando ambos comerciantes han estado disfrutando de crecimiento en sus ventas, se han visto afectados por otro tipo de aumento: los costos.

Burgos no ha tenido electricidad en su negocio desde el fatídico 20 de septiembre y Figueroa solo ha recuperado el servicio esporádicamente, lo que significa que ambos han tenido que depender de plantas eléctricas. En el caso de Burgos, ello conlleva invertir $400 en diésel cada varios días. “Eso va sumándose y entonces le resta a lo que está entrando en ventas”, lamentó.

image_print