26 de Septiembre de 2017

Felipe Torres: “Se puede vivir de la fotografía”

Por el 28 de agosto de 2017

“Amo mi trabajo, lo hago no solo por dinero, sino por la satisfacción de hacer algo de provecho. No hay trabajo pequeño, al final del día somos todos de carne y hueso”. (Suministrada)

En el arte de escribir con luz, el fotógrafo Felipe Torres es todo un maestro. La medallista dorada olímpica, Mónica Puig; el campocorto del equipo nacional, Francisco Lindor; el orgullo de Cupey Alto, Félix, “Tito” Trinidad; y los cantautores Robi “Draco” Rosa y Pedro Capó son solo algunas de las personalidades que el joven de 30 años ha capturado con sus objetivos y multiples cámaras. Sin embargo, el Fotógrafo del Año de la Asociación de Fotoperiodistas de Puerto Rico está seguro de que aún no ha vivido el momento más glorioso de su trayectoria de sobre 15 años.

“El momento más importante en mi carrera no ha llegado. No me gusta coronar los momentos porque pienso que todo es un proceso constante y nuevo cada vez. Esos procesos me han ayudado a escalar y a mejorar en lo personal”, confesó Torres tras recibir la noche del sábado el primer lugar en Moda, el premio Félix Cordero en Retrato mas una mención de honor en cada categoría.

“Beard and Style”, imagen ganadora de la categoría Moda durante la edición 27 del Certamen de la Asociación de Fotoperiodistas de Puerto Rico”. (Felipe Torres/LMH)

Fue en el 2003 cuando tomó su primera cámara profesional en sus manos: una Canon SLR con filme 35 milímetros, un regalo de una de sus tías para que tomase el curso que impartió el Taller de Fotoperiodismo en la escuela Luis Muñoz Marín, en Barranquitas. Desde ese momento, Torres supo que había encontrado su pasión de vida.

“La fotografía es para la gente el patito feo. Muchas personas me han dicho que la fotografía no es un trabajo real. Es algo que me pasó mucho al principio pero, a medida de que ha pasado el tiempo, se han dado cuenta de que es un empleo digno como cualquier otro y hasta más complicado de lo que ellos piensan. Es un trabajo que requiere de creatividad, tiempo y mucho dinero, porque los equipos son muy costosos”, reflexionó el fotógrafo sobre su profesión.

Sin hacer mucho ruido y con la seriedad física y profesional que lo caracteriza, Torres se ha posicionado como uno de los fotógrafos más destacados de la isla.

“Siempre soy bien exigente conmigo mismo, siempre estoy buscando hacer lo mejor. Mucha gente me tilda de arrogante pero yo solo soy serio y a veces un poquito sarcástico. No importa lo simple que sea el trabajo , sea el que sea, para mí es súper importante, le busco lo mejor y le saco el mayor provecho. La clave es enfocarse y siempre ser el mejor en lo que haces”, destacó sobre su personalidad.

“Me gusta sacar de la gente ese lado que a veces muchas personas no lo ven y a través del “Portrait” puedes lograr hacerlo”, expresó Felipe sobre “Un Cortadito”, fotografía ganadora del Premio Félix Cordero en Retrato. (Felipe Torres/LMH)

Entre sus planes a largo plazo, Torres contempla incursionar en el mundo de los negocios, una apuesta natural dado a que se ha dedicado a la fotografía “freelance” durante gran parte de su carrera, laborando para GFR Media, Revista Hola, Revista Caras, y Televisa. Además, ha tenido la oportunidad de colaborar como camarógrafo en distintas producciones televisivas tanto para Puerto Rico como en el exterior. Desde el 2015, funge como fotógrafo regular de Latin Media House, casa publicadora de la Revista Imagen, BuenaVida y los periódicos Caribbean Business y CB en Español.

A pesar del amplio dominio que posee en la gran mayoría de las industrias que dependen de sus imágenes, Torres se ha inclinado a la fotografía de moda y comercial, modalidades en las que ha recibido múltiples reconocimientos y que, a diferencia del fotoperiodismo, requieren de destrezas avanzadas de producción que incluyen la selección del lugar, control de la luz, dominio de técnicas correctivas, manipulación digital y una comunicación eficaz entre el modelo y el equipo de trabajo, para así lograr un producto final de excelencia.

“La iluminación es lo más importante, lo es todo. Todo está en la cabeza, en la creatividad, en saber cuál es la iluminación correcta en cada trabajo que estás haciendo. En muchos de los casos, la preproducción es bien importante y es algo en que muchos fotógrafos fallan porque hay que crearlo todo, desde el concepto, composición, contenido. Es un poco más tedioso”, enfatizó Torres sobre su labor diaria, encomienda que siempre acompaña con la técnica que nunca le ha fallado: ser su propia competencia.

“No me gusta contaminarme. Yo tengo mi propio estilo que lo hice desde cero. Tomo como referencia a fotógrafos importantes en la historia de la profesión para estudiar lo que ya se ha hecho y tomar un poco de inspiración pero nunca copiarme. Yo soy mi propia competencia y estoy constantemente retándome a mí mismo”, confesó el artista multimedio.

“Amo mi trabajo. Lo hago no solo por dinero, sino por la satisfacción de hacer algo de provecho. No hay trabajo pequeño, al final del día somos todos de carne y hueso. Se puede vivir de la fotografía. Tienes que ser responsable, no puedes verlo como un trabajo. Me gusta inventar todo el tiempo porque es la única manera de canalizar ese deseo constante de crear y realizar ese tipo de fotografía. Seguiremos haciéndolo hasta que el ojo diga”, puntualizó.

image_print