20 de Noviembre de 2017

Gobernador propone aumentar el salario mínimo

Por el 28 de Febrero de 2017

En momentos en que el país atraviesa una de sus peores crisis económicas y que la junta de control fiscal espera por el plan fiscal del gobierno para atender esa situación, el gobernador Ricardo Rosselló prometió hoy en su primer Mensaje sobre la Situación del Estado aumentar el salario mínimo, tanto para el sector público como el privado, así como implementar reformas en educación, salud, permisos, contribuciones y el gobierno.

Marcando las “diferencias” que tiene su administración con la junta impuesta por la ley federal Promesa, el gobernador afirmó que el plan fiscal que presentará a más tardar esta medianoche no afectará los “servicios esenciales” —que siguen sin definirse—, los servicios de salud ni las pensiones. 

(Felipe Torres/CB)

En cuanto a las pensiones, el primer ejecutivo dijo que no recortará en 10% el dinero que reciben los pensionados, como propuso la junta. (Felipe Torres/CB)

Tampoco contendrá despidos, aunque se “nivelarán” las vacaciones de los empleados públicos con las del sector privado, pero sí se reducirán en $1,600 millones los gastos del gobierno y en un 74% la estructura gubernamental, lo cual representa la eliminación de 96 agencias en un periodo de cinco años, para que finalmente el sector público solo posea 35 entidades. Esto será posible mediante alianzas público privadas y la prestación de servicios por entidades sin fines de lucro.

Con protestas a las afueras del Capitolio de manifestantes que se oponen a la política pública de esta administración, Rosselló declaró que los servicios de salud no recibirán un recorte de $1,000 millones como propuso la junta, algo que catalogó de “inaceptable”.

En cambio, propuso un “nuevo sistema de salud” más “personalizado” y “centrado en el paciente”, en el que los ciudadanos podrán “escoger el proveedor o asegurador” bajo el marco de la “competencia abierta” y permitiendo el cambio de regiones a conveniencia del paciente. Con este “nuevo sistema” se reducirá el gasto administrativo y se detectarán fraudes, lo cual dejará ahorros de hasta $550 millones, sin contemplar los ingresos que recibe el gobierno en fondos federales.

Lee también: Plan fiscal de Rosselló se queda corto por casi $700 millones

“Las medidas que propone la junta de supervisión fiscal están enmarcadas en ecuaciones estrictamente financieras.  En cambio, nuestra política pública está enmarcada en cumplir con los objetivos fiscales, pero también en promover el desarrollo económico, en nuestra capacidad de restablecer la credibilidad, en que el cambio se traduzca no tan solo un mero recorte, si no en un beneficio a largo plazo”, declaró el primer mandatario, que en un momento de su mensaje se detuvo por problemas con el teleprompter. Esto lo tomó con humor, y dijo que, aunque tropezara, continuaría con fuerza.

En cuanto a las pensiones, el primer ejecutivo dijo que no recortará en 10% el dinero que reciben los pensionados, como propuso la junta, sino que reformarán los sistemas de retiro para “aquellos que tengan más, [tengan] que aportar más. Los más vulnerables, no sentirán ningún impacto”. Rosselló adelantó que presentará legislación para que los policías puedan aportar al seguro social “sin impacto a su cheque”, algo que se evaluará también en el caso de los maestros.

Los sistemas de retiro supuestamente recibirán una inyección de dinero a través de las alianzas público privadas, para las cuales habrá en abril una cumbre “donde se analizarán al menos 25 oportunidades que existen para desarrollos de infraestructura necesaria para crear empleos”.

De otra parte, el primer ejecutivo anunció la presentación este año de una reforma educativa, con la que mejorará la calidad de la educación, reducirá la burocracia, dará mayor autonomía a las escuelas, integrará más la comunidad y a los padres, a quienes se les permitirá “escoger dónde estudian sus hijos”. 

Esto se logrará con “la municipalización de escuelas, la colaboración con el tercer sector y con las cooperativas de maestros para correr los planteles escolares”.

Lee también: Rosselló propone reforma educativa para que los recursos lleguen al salón

El plan fiscal incluirá, además, la eliminación los incentivos contributivos “obsoletos”, así como los destinados a los municipios —que representan $750 millones—, para los cuales prometió recuperar parte del ingreso mediante consorcios regionales impulsados por ley y delegando servicios gubernamentales a los ayuntamientos.

De igual forma, el primer ejecutivo dijo que se contemplan ahorros de $200 millones para la Universidad de Puerto Rico (UPR), además de entre $50 y $100 millones de ingresos adicionales para el primer centro docente del país, los cuales llegarán a través de contratos para servicios para el gobierno. En esa línea, el mandatario dijo estar abierto a la “colaboración y al diálogo” con los distintos sectores de la UPR, “respetando la autonomía universitaria”. 

Tras realizar un recuento de las órdenes ejecutivas y leyes aprobadas, el gobernador marcó una línea para diferenciarse también de la administración pasada y afirmó estar recuperando la confianza de los mercados y cumpliendo con las responsabilidades, aunque no hizo referencia a la auditoría ni la reestructuración de la deuda —la cual se realizará en conjunto con la junta y luego de que se certifique el plan fiscal.

Asimismo, adelantó que mañana, miércoles, iniciará el pago de $15 millones en reintegros de individuos, pagos que en el cuatrienio pasado se retrasaron por meses.

Lee también: [VIDEOS] Intensa protesta durante mensaje de Rosselló

“Me place decir que con propuestas muy distintas llegamos al objetivo de un aumento en recaudos de $1,500 millones, y proyectamos un crecimiento económico más positivo que los estimados de la junta… No estoy aquí para establecer falsas expectativas.  Estoy aquí para hablarte con la verdad.  Aquí tendremos que hacer cambios grandes. Puerto Rico no aguanta más”, declaró el mandatario durante su mensaje de hora y media.

Rosselló cerró su discurso haciendo referencia al plebiscito de estatus que se celebrará el 11 de junio, con el que “decidiremos si la crisis se perpetúa, o si optamos por exigir la igualdad de derechos que nos corresponden como ciudadanos de los Estados Unidos de América”. Ante esto, los presentes se pusieron de pie aplaudiendo y vociferando: “igualdad, igualdad, igualdad”.

Entre los presentes estuvieron los exgobernadores Pedro Rosselló —padre del mandatario— y Carlos Romero Barceló. También estuvieron jueces del Tribunal Supremo, así como su presidenta, Maite Oronoz, y los presidentes de la Federación y Asociación de Alcaldes, Carlos Molina y Rolando Ortiz, respectivamente.

  • El gobernador Ricardo Rosselló ofreció su primer Mensaje sobre la Situación del Estado en el hemiciclo de la Cámara de Representantes. (Felipe Torres/CB)

image_print

You must be logged in to post a comment Login