29 de Julio de 2017

Guerra en Caguas por aportación empresarial

Por el 13 de Julio de 2017

Una ordenanza emitida por el municipio de Caguas, que establece una aportación empresarial municipal (AEM) temporera de un .35% del volumen de ventas a todo negocio que esté sujeto al pago de patente en ese municipio y que muestre un volumen de venta de $3 millones anuales, fue fuertemente criticada por la Coalición del Sector Privado (CSP), que augura, sería desastroso para la economía de la Ciudad del Turabo.

Según indica la Ordenanza municipal, número 28 (OM28), en “consideración al sector impactado”, el 60% de los ingresos que genere la AEM serán depositados en un fondo especial destinado exclusivamente al mantenimiento de áreas verdes, calles, caminos e infraestructura, así como de instalaciones recreativas, escuelas y otros esfuerzos de conservación ambiental, mientras que el restante 40% de los ingresos será transferido al Fondo General. El municipio espera que el impacto de recaudos para el ayuntamiento sea de unos $10 millones.

(de izq. a der.) Kenneth Rivera, asesor de impuestos de la CSP, Ramón Leal, presidente de Asore; Alicia Lamboy, presidenta de la Cámara de Comercio; y Manuel Reyes, vicepresidente ejecutivo de MIDA.

La medida, informó el propio municipio, no tuvo vistas públicas por la premura que ameritaba la imposición del gravamen ante la eliminación inmediata de la transferencia de fondos a los municipios por parte del gobierno central.

Con igual rapidez, varias organizaciones agrupadas bajo la CSP, denunciaron que el impuesto es “injusto” y “discriminatorio”, además de argumentar que no aporta al desarrollo económico de la ciudad, aumenta el costo de los productos, afecta los precios en la cadena de distribución y amenaza con imponerse en todos los municipios de la isla.

“Este tipo de impuestos son particularmente peligrosos para el desarrollo económico, es uno que va sobre la venta bruta, no determina si tienes ganancias, si tienes pérdidas, cuál es tu margen de ganancias y es particularmente peligroso porque es un impuesto que es piramidal en dos sentidos. Primero, afecta las transacciones entre negocios, lo que aumenta los precios de los artículos y, segundo, nos preocupa que otros municipios adopten iniciativas similares”, indicó Kenneth Rivera, asesor de impuestos de la CSP.

“Eso impacta desproporcionalmente a negocios que tienen un bajo margen de ganancia, incluso que están perdiendo, como en el caso de los supermercados, que tienen un volumen alto de venta pero lo que ganan es un 1.5%, pero este impuesto se impone en la venta bruta, sin considerar la ganancia”, argumentó por su parte Manuel Reyes, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA ), aunque no mencionó sobre el uso y costumbre de ciertos comerciantes de manipular la información sobre sus ganancias al momento de rendir sus impuestos, proyectándolas muy por debajo de la realidad.

Según especuló Reyes, el argumento del municipio para imponer el gravamen parte de la premisa de que la empresa privada no está cumpliendo con sus aportaciones a los gobiernos municipales, cuando estas empresas pagan patentes sobre propiedad mueble, impuestos sobre propiedad inmueble, arbitrios de construcción, impuesto de venta y uso municipal.

“No podemos olvidar que las expectativas de crecimiento para este año son -4%. Ya llevamos 11 años en recesión, en ese tiempo se han tratado de imponer múltiples contribuciones que no han funcionado porque la única alternativa a esta crisis es el desarrollo económico y poner contribuciones es lo contrario, va en contra de generar desarrollo económico. Hemos entrado en una espiral negativa donde nos quedamos sin fondos, ponemos contribuciones para tratar de suplir esa carencia, lo cual a su vez impacta la economía y el año que viene nos quedamos con menos ingresos de los que tratamos de obtener”, indicó por su parte Ramón Leal, presidente de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (Asore).

Según indicó Leal, nueve cadenas de restaurantes de comida rápida se verían afectados por la AEM. Sin embargo, el grupo admitió que el aumento en los productos a los consumidores dependerá del margen de ganancias que tenga la empresa. El grupo tampoco presentó alguna alternativa al impuesto.

Justifican el gravamen

Víctor Coriano, secretario de administración de Caguas, aseguró que la medida se estableció como un mecanismo rápido para atajar el impacto de los recortes en fondos provenientes del gobierno central, que en esa ciudad constituyen una pérdida de $24.5 millones este año fiscal. Estos fondos, dijo, serían utilizados para garantizar servicios que se verían afectados de no implementarlo y que redundaría en un deterioro del municipio.

Es importante destacar que es una medida temporera, hasta el 30 de junio de 2021, y aplica a empresas que generen más de $3 millones anuales. No hay tal cosa como una preselección de empresas o una preselección de industrias a las que se les está aplicando esta aportación”, indicó el funcionario municipal.

“Por ejemplo, en el caso de las contribuciones sobre ingreso, mientras más dinero una persona gana, las tasas son mucho más altas que la de los que ganan menos. En ese sentido, el municipio, protegiendo al pequeño y mediano empresario, obviamente define esta contribución de aplicación exclusiva para las empresas que generan sobre $3 millones porque entendemos que tienen la capacidad en término de volumen para hacer esta aportación”, añadió a la vez que aclaró que el aumento no está relacionado a la patente municipal como la CSP indicó inicialmente.

El grupo de empresarios emplazó al alcalde de Caguas, William Miranda Torres, a revertir la imposición del impuesto aunque no descartó acudir a los tribunales para impugnar la OM28. Cabe mencionar que, ante la realidad fiscal,  otros municipios están imponiendo medidas similares para allegar mayores ingresos al fisco, como es el caso de Cabo Rojo y Arecibo, que han establecidos sendos impuestos para el recogido de basura en sus jurisdicciones.

 

image_print