18 de Diciembre de 2017

Industria de restaurantes y barras busca ayudar a los suyos tras huracán María

Por el 5 de Octubre de 2017

Desde antes que llegara el huracán María a Puerto Rico, miembros de la industria de restaurantes y barras en la isla ya estaban sufriendo. El extenso apagón que siguió al huracán Irma dejó a muchos negocios sin electricidad, por lo que no podían operar. Comenzaban a recuperarse cuando anunciaron la segunda y mucho más devastadora tormenta en camino.

La primera iniciativa de ServePR, que fue registrada como compañía 501C3 en Nueva York, es el proyecto Family Meal for Puerto Rico, que consta de una serie de cenas pautadas para el 11 de octubre en una decena de restaurantes por todo Estados Unidos. (iStock)

Para muchos meseros, lavaplatos, cocineros, eso significa que llevan casi un mes sin cobrar, sin propinas, sin manera de pagar su renta este mes. Y como pinta la situación en el país, puede que sean muchos más.

De los pocos negocios que pudieron abrir después de María, casi ninguno podía cubrir su nómina completa, en parte por la implementación de la Ley Seca durante los primeros nueve días de la crisis, y al tener un horario limitado por el toque de queda. Otros negocios sufrieron daños en su planta física y algunos fueron saqueados.

Ante este panorama, miembros de la industria no se han quedado con los brazos cruzados. Desde adentro están organizando iniciativas para ayudarse a echar hacia adelante y restaurar esa escena vibrante de comida y bebida que distinguía a la isla, particularmente en la capital.

“Yo entiendo que la industria de restaurantes es esencial para la economía de San Juan. Se conecta con el turismo y en muchos otros aspectos. Quiero verla seguir creciendo, no quiero ver otra diáspora. Puerto Rico es fuerte y podemos poner las cosas como estaban antes”, opina Chris Hoppe, dueño de la barra La Penúltima y el restaurante Mai Pen Rai, ambos en Santurce.

Hoppe fue parte de un grupo de miembros de la industria que se encontraba en Estados Unidos para una boda cuando María azotó la isla. Quedaron varados en diferentes ciudades sin poder regresar, alarmados por las imágenes que mostraban los noticieros de la devastación en Puerto Rico.

María Mercedes Grubb, chef del restaurante y barra Gallo Negro también en Santurce, no podía con la sensación de impotencia. Le hizo el acercamiento a Hoppe, que coincidió con ella en Miami, para ver si podían hacer algo por los suyos uniendo esfuerzos y contactos.

Duro golpe a la industria del entretenimiento en Puerto Rico

De ahí nace la organización sin fines de lucro ServePR, en la cual también se involucraron Carrie Bacon, mesera en Gallo Negro, y Kelly Pirro, chef de Mai Pen Rai.

La meta de ServePR es, primero, recaudar fondos para personas que han perdido su ingreso por el último mes y hacer un esfuerzo para ayudar a esas personas que perdieron sus vehículos, sus hogares, que no tienen manera de transportarse. Segundo, ayudar a rehabilitar esos restaurantes afectados por la tormenta para que vuelvan a operar y a mantener la economía en Puerto Rico. Tercero, ayudar a esos distribuidores pequeños que han perdido sus fincas, sus animales, sus cosechas”, resume Mercedes Grubb.

La primera iniciativa de ServePR, que fue registrada como compañía 501C3 en Nueva York, es el proyecto Family Meal for Puerto Rico, que consta de una serie de cenas pautadas para el 11 de octubre en una decena de restaurantes por todo Estados Unidos.

Según Mercedes Grubb, ya unos 100 restaurantes en ciudades como San Francisco, Los Ángeles, Chicago, Nueva York y Portland, le han hecho el acercamiento para ser parte del evento. También están trabajando con grupos de restaurantes como la empresa de servicios de alimentos Compass Group, en Nueva York, y varios grupos de restaurantes que no querían divulgar al no estar comprometidos firmemente todavía.

“La industria de restaurantes en Puerto Rico tiene amigos y familia por todo el país y por todo el mundo que nos han visitado o saben lo que estamos haciendo y están ansiosos por ayudar”, expandió Hoppe.

Mercedes Grubb espera que esto se convierta en un proyecto a largo plazo, no solamente para attender  la crisis actual sino para ayudar a otros restaurantes y personas de la industria más adelante.

Otras iniciativas:

– El reconocido chef español José Andrés está en Puerto Rico con su organización sin fines de lucro World Central Kitchen, haciéndoles llegar comida diariamente a hospitales, égidas, comunidades marginadas y a funcionarios de la policía y federales. Tiene corriendo dos cocinas en San Juan y está intentando abrir una tercera en El Yunque, indicó uno de los miembros de su equipo.

– La destilería Serrallés ha impulsado eventos de coctelería con ron Don Q en diferentes barras en Estados Unidos y Europa para recaudar fondos que serán destinados a la organización Activados por Puerto Rico de la primera dama Beatriz Rosselló y a ConPRmetidos de la Fundación para Puerto Rico. Las ganancias donadas durante estos eventos serán igualadas por Serrallés.

– En Nueva York miembros de la industria de barra tienen centros de acopio en numerosos locales incluyendo Suffolk Arms, Sweetwater Social, Walter’s, Pig Beach y Boilermaker.

– La cervecería Oskar Blues Brewery junto con la aerolínea Frontier Airline y la Fundación CAN’d Aid enviarán un avión con 91,200 latas de agua potable a Puerto Rico. Ya la cervecería comienza a llenar más latas con agua, anunció por sus redes sociales.

-El blog Craft Beer Generation ha comenzado una campana de GoFundMe para ayudar “a las 10 cervecerías locales que se encontraban operando al momento del azote del huracán María. Este dinero busca aliviar un poco el golpe económico recibido tras el paso del fenómeno natural. Los fondos serán utilizados para cubrir daños ocasionados a las cervecerías, pérdidas en productos y ventas, la compra de ingredientes, generadores y más”, indicaron en un post.

image_print

You must be logged in to post a comment Login