25 de Febrero de 2018

Informe sopesa efectos del éxodo boricua a Estados Unidos

Por el 16 de enero de 2018

La migración masiva de puertorriqueños a Estados Unidos continentales luego de la devastación producida por el paso de los huracanes Irma y María en la isla ha tenido un impacto significativo en el costo de los servicios de salud en ese país, realidad que tendrá grandes repercusiones a nivel nacional, según concluye un informe dado a conocer esta semana por el grupo Impactivo Consulting (IC).

El informe, titulado “Weighing the Effects of Puerto Ricans to the U.S. on Health System Funding” (Sopesando los efectos de la migración puertorriqueña en el financiamiento de los sistemas de salud en Estados Unidos), arroja luz sobre el tema y el impacto de la migración masiva mientras miles de familias continúan asentándose en los 48 estados continentales cambiando la “cara, el costo y la estructura” de las necesidades en servicios de salud, así como los aspectos económicos y políticos asociados a este fenómeno.

Según indica el resultado de la investigación, los puertorriqueños están migrando a Estados Unidos a un ritmo no visto desde que los residentes de Puerto Rico se convirtieron en ciudadanos estadounidenses en 1918, justo antes de que ese país entrara al teatro bélico en la Primera Guerra Mundial.

El documento también anticipa importantes cambios políticos a nivel continental en los próximos ciclos electorales como consecuencia de la ola migratoria. (iStock)

El informe señala que las calamidades de los huracanes Irma y María probaron ser un golpe decisivo para los residentes en la isla que ya enfrentan una década de recesión, un gobierno local en quiebra y una crisis de financiamiento federal que ha estado reduciendo los programas de atención médica.

Previo a este, IC ha publicado varios informes explicativos de cómo los topes de fondos federales de Medicaid, la reducción del porcentaje de asistencia federal para Medicaid y el trato desigual en Medicare Advantage para Puerto Rico -ajustes implementados por el Congreso como medidas de contención de costos- han incrementado los costos tanto en el gobierno estatal como en el federal para cubrir las necesidades de salud de las familias que abandonaron la isla.

El breve informe presentado por IC este mes explica en detalle el porqué proporcionarle a la isla el mismo trato para los programas federales de salud y servicios humanos sería la solución correcta y el paso para que el Gobierno asuma una solución fiscalmente responsable.

“Nuestra investigación muestra que dos tercios de las personas que viven en Puerto Rico recientemente han considerado mudarse a los Estados Unidos para recibir mejores servicios de salud, haciendo que este tema sea lo más importante cuando las personas deciden migrar”, aseguró Maria Levis, directora ejecutiva de IC.

“Muchos puertorriqueños que se mudaron a Estados Unidos después del huracán María aún están interesados en regresar a sus hogares y un aumento en las inversiones federales para la atención médica crearía un ambiente de confianza que facilitaría su regreso”, añadió.

El documento también anticipa importantes cambios políticos a nivel continental en los próximos ciclos electorales como consecuencia de la ola migratoria. Las elecciones de mitad de periodo de 2018 colocarán los 435 escaños de la Cámara de Representantes en línea, así como 33 escaños en el Senado y casi 40 puestos de gobernador, en un momento en que es probable que más puertorriqueños expresen su voz política.

Entre las posibles soluciones presentadas por el informe para aliviar la situación figuran fondos para fortalecer el sistema de salud de Puerto Rico a través de un paquete de alivio de desastres, una solución permanente para la paridad en el Medicaid a través de la Ley de Reautorización del Programa de Seguro Médico Infantil (CHIP, en inglés), legislación pendiente y devolver las fórmulas de Medicare Advantage a los niveles del “Pre-Affordable-Act”.

Según indica el documento, estas medidas podrían ayudar a aliviar la crisis de financiamiento de la isla y facilitar el proceso para que los puertorriqueños regresen.

“Con un mejor escenario de servicios de salud, es probable que muchas familias regresen, lo que ayudaría a la isla a revitalizarse”, aseguró Levis.

Los datos estadísticos apuntan a más de 300,000 migrantes que salieron de la isla desde septiembre de 2017. No obstante, la proyección de esos números en los próximos años podría significar un éxodo de más de 470,000 puertorriqueños para 2020. Eso representaría el 14% de la población de la isla.

El informe también indica que unos 212,000 puertorriqueños podrían emigrar a uno de los 50 estados durante el próximo año y se espera que la Florida reciba la mayor cantidad de estos, unos 82,000 isleños nativos durante este año.

Para acceder al informe de enero de 2018 puede conectarse a través de http://www.impactivo.com/weighing-the-effects-of-the-mass-exodus-of-puerto-ricans-to-the-us-on-health- sistema de financiación/

image_print
  • Ricardo Fernandez

    Pues Parece que Ese es el Mismo Incentivo que Tiene los EEUU Ahora, y la Razón Por la que No Nos Ayudan a Levantar Nuestra Economía.