24 de Septiembre de 2017

La crisis en números en la UPR

Por el 20 de Febrero de 2017

El 18 de enero, la junta de control fiscal le envió una carta al gobernador Ricardo Rosselló sobre los posibles parámetros a seguir en la redacción del Plan Fiscal. En el caso de la Universidad de Puerto Rico (UPR), la recomendación fue de $300 millones, a ser divididos en dos partidas de $150 millones por los próximos dos años fiscales.

La cifra representa el 20.4% del presupuesto total de la universidad, que es $1,469,531,000 para este año fiscal y sería una reducción de un 36% de la aportación del subsidio gubernamental que actualmente es de $834 millones. Asimismo, la cifra es una mayor al presupuesto de 8 de sus 11 recintos.

Si bien no se ha presentado formalmente un documento, la expresidenta interina de la institución, Celeste Freytes González, presentó una serie de medidas a la Junta Universitaria, en el que se contemplaba $121,370,171 en posibles recortes.

Para llegar a esa suma se trabajaron recortes en diferentes áreas, como $16,150,000 al pago de deuda, lo que equivaldría una reducción de 25.1% de esa partida. También se contemplan $35,584,000 en recortes a gastos operacionales de los cuales resalta un recorte de $4,649,090 a reembolso de costos indirectos. Varios universitarios han denunciado que esta reducción, equivalente al 41.3% de ese fondo, podría afectar proyectos de investigaciones.

En la partida de Nomina y Aportación Patronal es que se contempla el recorte más grande, con $69,636,171. Esa cifra se compone de recortes como un 43.7% a la aportación del plan de pensionados de la UPR y 23.7% al plan de los empleados. También se planteó un recorte de 47.1% al bono de navidad y recortes a otros incentivos, compensaciones y salarios. Para alcanzar dichos recortes se ha considerado una reducción en la remuneración de los profesores o el aumento de su carga académica, así como la reducción de secciones.

Por su parte, el representante de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF), Alejandro Camporreale, dijo en la última reunión de la Junta de Gobierno de la UPR que se está trabajado para que los ajustes sean unos sensibles e inteligentes. Aunque también reconoció que la suma es de grandes proporciones. “Yo creo que [la cifra] es sumamente grande y eso lo entiende todo el mundo. No hay que ser genio para ver que la cifra de 300 millones es una cifra astronómica y a cualquiera le puede dar miedo”, dijo Camporreale.

Camporreale añadió que para poder determinar si la UPR puede o no llegar a esa cifra, primero hay que hacer el ejercicio, y que de no poder llegar a la cifra de $300 millones se tiene que sustentar con números.

Por otro lado, este no es el primer recorte al que se enfrenta la UPR en años recientes. En el 2014, la aprobación de la Ley 66 cambió la formula de la asignación de la UPR de ser el 9.6% de los recaudos del Fondo General a una cifra fija de $834 millones. Ese cambio ha representado sobre $300 millones que la UPR ha dejado de devengar. Para lidiar con los recortes previos, la UPR adoptó medidas como reducción de plazas, congelación de aumentos y reducción al fondo de mejoras permanentes, entre otros.

image_print

You must be logged in to post a comment Login