28 de Marzo de 2017

S&P500
2341.59
-2.39
-0.10%
NASDAQ
5840.37
+11.64
+0.20%
NYSE
11414.329
-4.558
-0.0399%
GOOG
819.51
+5.08
+0.62%
YHOO
46.4
0.00
0.00%
AAPL
140.88
+0.24
+0.17%
AMZN
846.82
+1.21
+0.14%
FB
140.32
-0.02
-0.01%
BPOP
38.76
+0.07
+0.18%
EVTC
15.55
-0.2
-1.27%
OFG
11.05
+0.1
+0.91%
FBP
5.44
-0.01
-0.18%
GTS
17.02
+0.29
+1.73%
S&P500
2341.59
-2.39
-0.10%
NASDAQ
5840.37
+11.64
+0.20%
NYSE
11414.329
-4.558
-0.0399%
GOOG
819.51
+5.08
+0.62%
YHOO
46.4
0.00
0.00%
AAPL
140.88
+0.24
+0.17%
AMZN
846.82
+1.21
+0.14%
FB
140.32
-0.02
-0.01%
BPOP
38.76
+0.07
+0.18%
EVTC
15.55
-0.2
-1.27%
OFG
11.05
+0.1
+0.91%
FBP
5.44
-0.01
-0.18%
GTS
17.02
+0.29
+1.73%

[OPINIÓN] La improbable caída de Madame Lagarde

Por el 19 de diciembre de 2016

Lcdo. Héctor Román-Maldonado

Hablar del Fondo Monetario Internacional (FMI) es evocar al peor de los males y los fantasmas en países como Argentina, Chile, Brasil, México y más recientemente, Grecia, en donde sus políticas económicas de “shock” exacerbaron la crisis económica del momento y culminaron en una escasez de bienes y mercancías cuando fueron aplicadas. La intervención de este organismo financiero internacional, FMI, en un país, siempre ocurre en el contexto de una grave crisis financiera y ante la imposibilidad del país de acceder a nuevos créditos en los mercados regulares de deuda y ante la posibilidad de desatar crisis regionales. El Fondo Monetario Internacional es por tanto el ente que provee acceso a líneas de crédito de emergencia para países en crisis.

Este organismo internacional, desde su creación a fines de la segunda guerra mundial, siempre ha estado liderado por un ciudadano europeo. Esto bajo la distribución geopolítica de poderes económicos entre Europa y Estados Unidos, donde los estadounidenses dominan el Banco Mundial (BM), y a cambio los europeos el FMI. Desde comienzos de este nuevo siglo, ningún europeo había culminado su mandato al frente del FMI, excepto la francesa Christine Lagarde, que sustituyó a su vez al también francés Dominique Strauss Kahn, quien tuvo que dimitir luego ser arrestado y acusado de intento de agresión sexual a una empleada de limpieza del hotel donde se hospedaba en Nueva York durante una estadía habitual.

Lee también: Corte francesa declara culpable a jefa del FMI

(Jose Luis Magana/AP)

(Jose Luis Magana/AP)

Luego de esta tumultuosa etapa llega Madame Lagarde al FMI. Una mujer que imparte un nuevo equilibrio y una nueva credibilidad a una controvertida institución de gobernanza internacional, marcada en el primer lustro de los nuevos años 2000 por el alejamiento de Estados Unidos y Europa, donde el entonces presidente George W. Bush practicó una política internacional de intervenciones militares unilaterales de la mano con el Reino Unido y su entonces primer ministro Tony Blair.

Incluso, el entonces Secretario de Defensa estadounidense Donald Rumsfeld, osó llamar a Francia y Alemania, “la vieja Europa”, liderados en aquel momento y respectivamente por el Jacques Chirac y el canciller Gerhard Schröder, ante la negativa de estos últimos de apoyar la intervención militar en Iraq en la búsqueda de armas químicas de destrucción masivas, que luego resultaron ser inexistentes y que culminó en el derrocamiento de Saddam Hussein y la posterior sumisión al caos de este país que dura hasta estos tiempos.

El impresionante trasfondo académico y profesional de Madame Lagarde se ve hoy marcado, por su condena ante la justicia francesa por “negligencia en el uso de fondos públicos”, que databa de un asunto iniciado en 1982 y puesto a término por ella en su etapa como ministra de economía en 2009. La decisión o la “mala decisión” de Madame Lagarde culminó según la sentencia en la pérdida para el erario público francés de $425 millones de euros ($442 millones de dólares al cambio actual).

Christine Lagarde adviene a ser ministra de la política económica francesa durante el quinquenio de Nicolas Sarkozy, (2007-2012). Durante su etapa como ministra se le denominaba la “Superministra”, pues reunió bajo su mandato todos los equilibrios del poder económico de Francia, anclados en Bercy. Madame Lagarde era ministra de Finanzas, de Economía, de Empleo y de Industria. Todo un hito en la historia moderna de Francia. Fue ella la encargada de manejar la gran crisis financiera de 2007, iniciada con la caída de Lehman Brothers y que vio retroceder la economía alemana más de un 5% anual, cuando la caída francesa apenas se acercó al 2.3%. Su gestión al frente de la economía francesa le valió de múltiples halagos internacionales, su dominio del idioma inglés y la ambición de Nicolas Sarkozy, por “refundar el capitalismo” al palio de la creación del nuevo grupo de coordinacion de politicas economicas mundiales G-20, le valió de la estatura mundial suficiente para alzarse como la figura capaz de aglutinar a todas las visiones económicas detrás del FMI en 2011.

(Jose Luis Magana/AP)

(Jose Luis Magana/AP)

Anterior a su etapa de “Superministra” de todo lo económico en Francia, Christine Lagarde era una desconocida en la política partidista. Durante más de veinte (20) anos ejercicio su profesión de abogada en el prestigioso bufete internacional con sede en Chicago, Estados Unidos, Baker & McKenzie, donde se aupó hasta los más alto de los puestos gerenciales. A su vez, su excelente dominio del idioma inglés y su vida profesional más allá de las fronteras francesas, le valió el apodo de “la estadounidense”, epíteto del cual el Presidente Sarkozy hacía gala rompiendo con el deshielo entre las presidencia de Bush hijo y Chirac.

La sentencia del “affaire Tapie”, que hoy pone una mancha de difícil gestión para una profesional aupada hasta lo más alto de las finanzas y la política mundial y que ha batallado a contragolpe contra todos, más recientemente por la desastrosa gestión política de la crisis de Ucrania, convertida en una grave crisis económica y por la crisis griega, donde el FMI ha sido el único organismo de la Troika en proponer una condonación inmediata de la deuda griega por impagable.

(Francois Mori/AP)

(Francois Mori/AP)

Mas, lo extraño de este procedimiento judicial es que la sentencia de culpabilidad de Madame Lagarde no tiene carácter vinculante en el ejercicio de sus funciones actuales como gerente del FMI, por lo que no está obligada a renunciar. Sin embargo, sería impertinente de su parte proseguir hacia un segundo mandato al frente del organismo como era su deseo. De otra parte, el sistema judicial franc ya nos tiene acostumbrados a estas decisiones “políticas” incoherentes. La Corte de Justicia de la República (CJR), es el organismo judicial francés para juzgar las actuaciones de ministros y exministros en el ejercicio de sus funciones creado a partir del escándalo de la “sangre infectada” en la época presidencial de Francois Mitterand. La corte la integran quince (15) personas, de los cuales, tres (3) son magistrados de la Corte de Casación (corte apelativa de más alta jerarquía en Francia) y doce (12) parlamentarios partes iguales entre la Asamblea Nacional (6 diputados) y el Senado (6 senadores).

Por tanto, Madame Lagarde no va a ir a prisión ni va a ser multada por estos hechos de los que fue hallada culpable y la pregunta que todos hoy se hacen es, ¿y por qué este veredicto tan contradictorio como dañino para la imagen internacional de un país que siempre ha procurado manejar sus asuntos internos de forma no perjudique su imagen internacional? Nuevamente, la grandeza de Francia está en cuestión por sus propias contradicciones internas. La grandeur en crise.

image_print

You must be logged in to post a comment Login