19 de Febrero de 2017

S&P500
2351.16
+3.94
+0.17%
NASDAQ
5838.58
+23.68
+0.41%
NYSE
11510.91
+6.72
+0.06%
GOOG
828.07
+3.91
+0.47%
YHOO
45.1
-0.06
-0.13%
AAPL
135.72
+0.38
+0.28%
AMZN
845.07
+0.93
+0.11%
FB
133.53
-0.31
-0.23%
BPOP
45.37
-0.31
-0.68%
EVTC
17.2
-0.05
-0.29%
OFG
13.45
+0.05
+0.37%
FBP
6.55
0.00
0.00%
GTS
18.33
-0.02
-0.11%
S&P500
2351.16
+3.94
+0.17%
NASDAQ
5838.58
+23.68
+0.41%
NYSE
11510.91
+6.72
+0.06%
GOOG
828.07
+3.91
+0.47%
YHOO
45.1
-0.06
-0.13%
AAPL
135.72
+0.38
+0.28%
AMZN
845.07
+0.93
+0.11%
FB
133.53
-0.31
-0.23%
BPOP
45.37
-0.31
-0.68%
EVTC
17.2
-0.05
-0.29%
OFG
13.45
+0.05
+0.37%
FBP
6.55
0.00
0.00%
GTS
18.33
-0.02
-0.11%

La vida después de Lisa Donahue

Por el 16 de febrero de 2017

Por Eva Lloréns Vélez y Philipe Schoene Roura

Tan pronto la administración de Ricardo Rosselló hizo público que la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal de Puerto Rico (AAFAF) y el principal asesor financiero del gobierno, Rothschild & Co., estarían a cargo de las negociaciones con los tenedores de bonos de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), los observadores supieron que AlixPartners había concluido su función de liderar el proceso de reestructuración de la corporación pública.

Esa salida ocurrió más rápido de lo esperado, cuando una carta de renuncia con fecha del 1 de febrero y firmada por la principal oficial de reestructuración de la AEE, Lisa Donahue, estableció que la firma que dirige no presentaría una propuesta de extensión de su contrato.

Según una fuente, se espera que ahora la AEE sea dirigida por un oficial de reestructuración a tiempo completo con el apoyo de pequeñas firmas de consultoría que ayudarán en las operaciones. Se espera que el gobierno intente obtener el máximo alivio de la deuda posible bajo Promesa luego de que la AEE cayera bajo la mirilla de la junta de control fiscal. La AEE debe entregar un plan fiscal no más tarde del 21 de febrero.

(Archivo)

(Archivo)

Aunque el acuerdo de apoyo de reestructuración (RSA, en inglés) de la AEE expira el 31 de marzo, su futuro sigue siendo confuso porque parece que el gobierno pudo haber violado sus términos cuando optó por reemplazar la junta profesional actual con una que a primera vista puede dar marcha atrás a los esfuerzos para despolitizar la corporación pública.

Previo a la renuncia, se especuló que AlixPartners podría ver su contrato extendido más allá de la fecha del 15 de febrero siempre y cuando el RSA se mantuviera vigente puesto que todos los problemas operacionales considerados bajo la reestructuración de la AEE estaban bajo el control de Alix.

Eso no ocurrió

En diciembre, Donahue le hizo un acercamiento a la junta en cuanto a una extensión del contrato. Al menos un miembro de la junta de directores, Carlos Gallisá, que representa a los consumidores, la objetó por considerar que los pagos a Donahue eran excesivos. En ese momento, una junta de gobierno más profesional había adquirido experiencia tras trabajar para otras juntas en otras corporaciones.

“Cuando expliqué el trasfondo de este contrato, ellos entendieron. Tienen intuición para medir los resultados. Vieron que los honorarios eran demasiado excesivos por la cantidad de trabajo realizado”, dijo Gallisá.

Lee también: La AEE en 2017 después de Donahue

Añadió que Donahue presentó un plan sobre el trabajo que necesitaba completarse, dividido por áreas. En algunas áreas el trabajo iba a tomar ocho meses y en otros seis meses. “Había una intención de seguir recibiendo extensiones”.

Mientras Gallisá sostuvo que AlixPartners estaba teniendo problemas financieros y estaba usando a la AEE para obtener dinero, Caribbean Business no encontró evidencia del planteamiento. El año pasado CVC Capital Partners vendió a AlixPartners a un grupo de inversionistas encabezado por Jay Alix, el fundador de la firma, en un acuerdo valorado en más de $2,500 millones. La firma recientemente promovió al menos 24 personas a nuevos puestos.

AAFAF se hace cargo

Días antes que el gobierno anunciara que estaba asumiendo las negociaciones de la deuda, un miembro de AAFAF asistió a una de las reuniones de la junta. “Un par de días después, AAFAF dijo que se estaba haciendo cargo”, dijo Gallisá.

Aunque Donahue ha sido ridiculizada por los críticos que dicen que los $47 millones pagados a Alix sin cerrar el RSA era un precio demasiado alto, hay otros dentro de la organización que creen que el complejo acuerdo dejado sobre la mesa en cuanto a la reestructuración y dar inicio a la reestructuración de la corporación pública en quiebra son logros significativos.

“A lo que nos enfrentamos en este momento es la implementación de estrategias en diferentes áreas de la operación para continuar con las suposiciones del plan de negocios, continuar con la implementación del Plan Integrado de Recursos y continuar con la implementación de la transformación de la estructura de tarifas con las nuevas órdenes de la comisión de energía”, dijo otra fuente con conocimiento de la restructuración de la AEE.

“AlixPartners aportó un alto valor a esa implementación porque lideró toda la reestructuración. Tenían todo el control sobre ese proceso porque todos los asesores estaban debajo de ellos”, agregó.

El nivel de control que Donahue ejerció sobre todo el proceso generó preocupación entre algunos grupos de acreedores en cuanto a que el acuerdo que se dejó listo se haría sal y agua. En diciembre de 2015, la AEE logró un acuerdo con las compañías de seguros MBIA Inc. y Assured Guaranty, así como con los tenedores de bonos para reestructurar su deuda de $9,000 millones, marcando un primer paso para reducir las obligaciones financieras que han dejado al gobierno lidiando con una creciente crisis fiscal.

(Archivo)

(Archivo)

Las obligaciones de la AEE se redujeron en $800 millones, con los inversionistas asumiendo pérdidas de alrededor del 15% mediante el canje de sus bonos por nuevos valores. La transacción fue firmada aproximadamente un mes después. Desde entonces, el acuerdo se ha ampliado varias veces. La AEE ha sido incapaz de hacer el intercambio de bonos porque uno de los requisitos implica obtener una calificación crediticia de grado de inversión, lo cual es muy poco probable en este momento.

El acuerdo también requirió la imposición de nuevas tarifas y una tarifa de transición para pagar los nuevos bonos. Los críticos han hecho acusaciones de que esto ha dejado a los clientes de la AEE, principalmente los residentes y los negocios de Puerto Rico, con la mayor parte de las cargas financieras del RSA sobre sus hombros.

El exsenador del Partido Popular Democrático (PPD), Ramón Luis Nieves, que trabajó en el proyecto de ley de la reforma energética que creó la Comisión de Energía de Puerto Rico (CEPR) que supervisa a la AEE, dijo que la mayoría de la gente se ha enfocado en los $47 millones (sin incluir el 8% en gastos) que se le pagaron a Donahue y no en el hecho de que ella ayudó a los consumidores a ahorrar $1,300 millones en total. “Es la única persona que ha logrado una reestructuración de deuda con los tenedores de bonos, ahorrando $800 millones”, dijo.

Dos fuentes con conocimiento de la transición de la AEE en “la vida después de Lisa” dijeron a Caribbean Business que habrá un oficial de reestructuración a tiempo completo en la corporación pública y “están pensando en correr la utilidad con empresas de consultoría individuales más pequeñas a base de las necesidades. Y AAFAF puede hacerse cargo del esfuerzo de reestructuración”.

En el lado operacional, Donahue dejó designado a un director principal que preside su lado de la transición, mientras que otros están listos para dirigir a la AEE en cuanto a trabajar los números y reportar cifras.

Lee también: Fortaleza descarta opinión de acreedores sobre cambios a Junta de la AEE

“Aunque las negociaciones serán manejadas entre [el director de Rothschild, Todd] Snyder y AAFAF, ellos son los primeros —hay otros que están ya dentro de la AEE y se cerciorarán de que la información esté actualizada, asegurándose de que los números están disponibles y asegurando que los hitos de reestructuración por parte de la AEE estén cumpliéndose y se estén completando. Y asegurándose de que AAFAF tiene todas las herramientas y las bases de información y la implementación de la estrategia para continuar con las negociaciones”, dijo la segunda fuente de la AEE. “Ahora, con la transición, la gente en tierra se queda, la gente del lado de la AEE permanece sin cambios”.

Sin embargo, otra fuente cercana a las negociaciones alegó que el gobierno está descontento porque las aseguradoras de emisiones de valores han hecho poco para aceptar concesiones, mientras que las líneas de combustible han reducido los intereses de pago y los acreedores aceptaron un recorte del 15%.

Navigant Consulting y Concentric Energy Advisors también están ayudando a trabajar con los números. Navigant participó en la preparación del caso de tarifas ligado a la tarifa de transición.

Ralph Zarumba, de Navigant se fue recientemente a Concentric para manejar los problemas de las tarifas. Ambas firmas ahora trabajan como asesores de la AEE, mientras que Rooney, Rippie & Ratnaswamy es el asesor legal que lidia con la comisión de energía.

¿Qué podemos esperar de la AEE durante el próximo año?

El gobernador recientemente radicó un proyecto de ley que cambiaría la composición la junta de la AEE para añadir dos miembros del gobierno y aumentar a tres el número de representantes de los consumidores.

Una fuente cercana a los tenedores de bonos dice que algunos no están contentos con el acuerdo, ya que retrasa los esfuerzos de Donahue para despolitizar la entidad y profesionalizar la junta directiva.

Por otro lado, la AEE debe entregar su plan fiscal el 21 de febrero para que la junta de control fiscal pueda seguir adelante con la reestructuración. Aunque las fuentes creen que la junta de Promesa se esforzará por hacer recortes adicionales en la deuda, también creen que lo más seguro es que la junta utilizará la ley Promesa para hacer que todos los acreedores queden vinculados bajo el acuerdo.

“Es una mala idea. No tienen obligación fiduciaria”, dijo la fuente cercana a los tenedores de bonos.

Bajo la Sección 601 de Promesa, si un cierto porcentaje de los tenedores de bonos optan por participar en la reestructuración de la deuda, la junta puede exigirle a los restantes tenedores de bonos que también participen. Si se produce ese resultado, la deuda que ahora se considera “Legacy Debt”, que es la deuda asociada a los $314 millones del servicio de la deuda, se movería de los requisitos de ingresos del año fiscal 2017 de la AEE a los requisitos de ingresos de la Corporación para la Revitalización de la AEE, para ser recobrada a través del nuevo cargo de transición: los tres centavos que se le cobrarán a los consumidores como parte de la titulización de los bonos.

Lee también: Salen Lisa Donahue y AlixPartners de la AEE

Los abonados de la AEE ahorrarían dinero porque toda la deuda, en lugar de solo la deuda que le pertenece a los acreedores que participan en el RSA, estaría sujeta a la tasa de recuperación del 85%, a la tasa de interés más baja y a los cinco años de exención en el pago de principal requeridos por el RSA. Y en la medida en que el proceso de Promesa haga que los tenedores de bonos actualmente bajo el RSA acepten límites adicionales en su recuperación, los abonados también saldrán mejor.

Gallisá reveló que el nuevo gobierno podría tratar de reducir el cargo de transición de tres centavos que se utilizará para pagar la titulización de los bonos ya que eso llevará las tarifas a un promedio de dieciocho centavos por kilovatio-hora.

El presidente de CEPR, Agustín Carbó, dijo que la comisión está ayudando a la AEE con su plan fiscal y está tratando de completar todas las tareas que tienen un impacto en el caso de las tarifas de manera que el plan fiscal no se vea afectado.

Después de que CEPR aprobó un requisito de ingresos de $3,400 millones para la AEE como parte de la nueva estructura de tarifas, los clientes verán estas nuevas tarifas en algún momento en marzo o en abril de 2017 porque la AEE necesita tiempo para calcular las tarifas específicas para cada clase tarifaria y recibir la aprobación de la comisión en cuanto a esos cálculos. Puesto que las tarifas son diferentes a las tarifas provisionales actuales, la diferencia será conciliada en las facturas de los clientes durante el mismo número de meses en que las tarifas provisionales estuvieron en vigor, comenzando cuando las tarifas permanentes entren en vigor.

La AEE tuvo que presentar, no más tarde del 15 de febrero, una descripción del aumento de la tarifa permanente para cada código de tarifa y el lenguaje que incluirá en la factura de cada cliente explicando el aumento.

Lee también: Rosselló reitera su derecho a cambiar junta de la AEE a pesar de acreedores

Para el año fiscal 2018 (que comienza el 1 de julio de 2017), habrá un procedimiento especial para atender cualquier enmienda al requisito aprobado de ingresos necesario para reflejar las acciones previstas para el año fiscal 2018. La CEPR llevará a cabo vistas sobre el desempeño de la AEE este año.

Tras un año difícil para convencer a la Comisión de Energía a que acepte su plan integrado de recursos, un plan de acción de 20 años para sus operaciones futuras, la CEPR finalmente emitió una decisión rechazando una reconsideración.

La AEE, sin embargo, también debe pasar por un proceso separado con la CEPR que determinará si permitirá o no que se siga adelante con el Aguirre Offshore GasPort. La Comisión había impuesto un límite de $15 millones en sus gastos, pero en su más reciente decisión acordó hacer un procedimiento separado sobre el proyecto, que es esencial para que la AEE reduzca las tarifas de energía.

Mientras la CEPR está procurando un estudio de la AEE que demuestre que el puerto Aguirre es la única alternativa económicamente viable para que la corporación pública pueda reducir las tarifas, Gallisá dijo que se espera que el Departamento de Energía federal garantice el financiamiento para el proyecto de $400 millones.

Por otra parte, la Comisión reafirmó que el Plan Integrado de Recursos de la AEE estaba incompleto y no cumplía con los objetivos de reducir costos, aumentar el uso de energía renovable y garantizar la confiabilidad del sistema.

Según un resumen de la resolución, la CEPR rechazó la petición de la AEE para que la comisión rescindiera una orden que establecía que la AEE debía solicitar permisos para una nueva unidad de ciclo combinado de gran tamaño en la central eléctrica de Aguirre y repotenciar dos unidades existentes en el lugar.

Lee también: Cámara elimina compensación de Junta de Gobierno de la AEE

Aunque la Comisión también rechazó la solicitud de la AEE para nueva generación en la central de Palo Seco, concedió la solicitud de flexibilidad de la AEE en cuanto a la fecha de retiro de las unidades 1 y 2 de Palo Seco, las unidades 3 y 4 de Costa Sur y las unidades 7 y 8 de San Juan y las designaciones de uso limitado para las unidades 9 y 10 de San Juan.

Si bien la comisión de energía insiste en que la AEE debería aumentar el uso de energías renovables para generar electricidad, una fuente dijo a Caribbean Business que los tenedores de bonos no quieren más renovables porque afectan los ingresos de la AEE puesto que son competencia.

“Hay un interés en parar las energías renovables porque la demanda de electricidad ha estado disminuyendo,” indicó la fuente.

Sin embargo, se espera que la AEE también negocie un contrato con Energy Answers para comprarle electricidad a la propuesta planta de incineración de desperdicios sólidos que se pretende construir en Arecibo.

image_print
¡Descarga nuestra aplicación móvil ahora!
Gratis por tiempo limitado