14 de Diciembre de 2017

Mascotas: una ayuda para la crianza

Por el 21 de mayoo de 2017

Cambiar pañales, ayudar en las asignaciones y preparar el “lunchbox” para la escuela son solo algunas de las tareas que arropan la vida de cada madre. En muchas ocasiones, la carga puede ser demasiada, pero nada te obliga a hacerlo sola pues existe una compañía fiel que puede echar la mano en el desarrollo de los más pequeños en el hogar.

Ya sea un perro, un gato, un pez e incluso una tortuga, expertos consultados por CB en Español acordaron en que las mascotas pueden influir positivamente en el desarrollo de los niños, tanto en el aspecto social como en los valores que mostrarán en su vida adulta. Según el pediatra Diego Sainz, la conducta social adecuada de un niño inicia a los tres años, por lo que esta sería la edad correcta para desarrollar una relación entre el pequeño y la mascota.

Pero la convivencia de un animal y un niño bajo el mismo techo conlleva ciertas responsabilidades que debes cumplir para asegurar el bienestar de ambas partes. A continuación, te presentamos algunas medidas que debes tomar si tu niño comparte directamente con tu mascota.

Expertos aseguran que tener una mascota ayuda a los niños en su desarrollo emocional. (iStock)

Visita un veterinario

El veterinario Carlos Rivera Casanova, así como el doctor Sainz destacaron que uno de los aspectos más importantes al momento de cuidar de una mascota y un niño en el hogar lo es asegurar la salud del animal mediante una visita al veterinario para así descartar enfermedades, tales como parásitos externos y condiciones en la piel.

Además de constatar que la mascota se encuentra limpia de pulgas, piojos y garrapatas, Rivera Casanova resaltó la importancia de que reciba un tratamiento contra parásitos, adicional a contar con sus vacunas. Esto evitará el desarrollo de enfermedades que podrían afectar al niño.

Evalúa su comportamiento

Si bien tu mascota podría proyectar una actitud calmada, el veterinario en Manatí Veterinary Clinic enfatizó que debes procurar estar presente al momento de cualquier interacción entre tu hijo y la mascota, pues en edades tempranas, los pequeños no saben distinguir entre acciones erróneas –como un jalón de rabo–, lo que podría ocasionar accidentes graves.

“Si usted nota que la mascota tiende a tener rasgos de agresividad o de que su temperamento cambia, hay que tener cuidado con la mascota”, indicó Rivera Casanova.

Pawmily: educando mascotas y a sus dueños

Repasa tu historial familiar

Si tú o tu pareja son alérgicos a algún animal, el doctor Sainz indicó que es muy importante considerar que tu hijo también podría serlo. Al momento de dar la bienvenida a una mascota a tu hogar debes estar alerta ante la posibilidad de que el pelo o plumas de un animal podría afectar al niño.

Evita juegos peligrosos

En momentos de juego evita que el niño le enseñe al animal que morder es un comportamiento correcto, específicamente en brazos, manos y zapatos. Esto puede provocar que la mascota no vea su conducta como algo negativo, lo que podría afectar tanto al pequeño como a otras personas. Corrige esta práctica con un “no” fuerte, sin mencionar el nombre de la mascota.

En caso de que tu mascota sea un perro, el veterinario recomendó evitar que el niño juegue a ser perseguido por el animal debido a que esto podría activar su instinto de caza y ocasionar que muerda o intente derribar al infante.

Mantén una buena higiene

Para cuidar a tu hijo de bacterias promueve que practique una buena higiene al lavar sus manos después de disfrutar de cualquier interacción con la mascota. Además, evita que el niño se exponga continuamente a la saliva del animal, en especial en áreas que el niño pueda llevar a su boca, como las manos.

image_print

You must be logged in to post a comment Login