24 de Octubre de 2017

[ANÁLISIS] Mediación como apuesta en la quiebra de Puerto Rico

Por el 12 de Julio de 2017

Representantes del Gobierno, la junta de control fiscal y los principales grupos de acreedores comenzaron esta semana, en Nueva York, el proceso de mediación que ordenó la jueza federal Laura Taylor Swain en los casos de quiebra de Puerto Rico.

Sobre una veintena de grupos de acreedores fueron convocados a participar de la primera sesión, una reunión organizacional que se llevó a cabo hoy. La lista de invitados al proceso -el cual será confidencial- incluye a bonistas de obligacionistas generales (GO) y Cofina, fondos mutuos, sindicatos, retirados y acreedores de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), entre otros.

“Es positivo, un paso adelante. Nos sentimos cómodos y queremos fomentar el objetivo del gobernador [Ricardo Rosselló] de negociar de buena fe y lograr acuerdos consensuales, aunque sea bajo el [proceso de quiebra de] Título III de Promesa”, dijo a principios de semana el director de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), Gerardo Portela, a CB en Español.

Para la jueza Swain, su apuesta al nombrar cinco jueces como mediadores en el proceso busca encaminar y acelerar las negociaciones entre el Gobierno y acreedores. (Juan J. Rodríguez/CB)

Algunos en el bando de acreedores no comparten el mismo nivel de optimismo al respecto. “La mediación no es una panacea”, dijo recientemente Stephen Spencer de Houlihan Lokey, cuyos clientes incluyen un grupo de fondos mutuos dueños de bonos GOs y Cofina.

Para la jueza Swain, su apuesta al nombrar cinco jueces como mediadores en el proceso busca encaminar y acelerar las negociaciones entre el Gobierno y acreedores. Aunque la mediación no siempre termina exitosamente, por lo general “se identifica terreno común”, añadió durante una vista el 28 de junio la jueza Barbara Houser, quien lidera el equipo de mediación designado por la jueza Swain.

La jueza Houser, quien viene del distrito de Texas, explicó que el grupo de cinco jueces federales facilitará ideas sobre cómo resolver los asuntos en controversia, así como evaluar las posiciones de las partes e identificar sus fortalezas y debilidades. Apuesta a que el equipo mediador logrará acuerdos consensuales, o lo más cercano a ello.

No obstante, una larga lista de aspectos contenciosos disminuye las probabilidades de finiquitar acuerdos extrajudiciales. Va desde la validez del plan fiscal y presupuesto certificados por la junta, y la legalidad de la estructura de Cofina, hasta si se debe proteger a ciertos acreedores cuyos ingresos están siendo redirigidos o “claw back” en inglés.

Para el analista político y abogado de quiebra, John Mudd, el proceso de mediación no dará grandes resultados hasta tanto la jueza Swain decida sobre algunas de estas disputas.

“Esto es diferente a Detroit, donde el juez lo detuvo todo y no decidió hasta que las partes mediaran. En este caso, es lo opuesto porque Promesa lo requiere. Swain tiene que decidir rápidamente, y creo que lo está haciendo”, dijo Mudd a CB en Español.

Durante un panel sobre la crisis fiscal de Puerto Rico en Nueva York el mes pasado, Spencer indicó que “la mediación no tendrá éxito a menos que haya una mayor transparencia, responsabilidad y responsabilidad fiscal en el plan que el Gobierno y la junta presentaron”.

Jorge Gana, quien trabaja para la aseguradora de bonos Assured Guaranty, añadió que hay posibilidad de éxito, solo si el plan fiscal y el presupuesto están sobre la mesa.

“Si en vez de eso es simplemente tomar los esfuerzos hasta ahora […] que no son conformes con la ley, y pedirnos que mediemos dividiendo migajas, entonces es increíblemente difícil ver cómo [la mediación] tendrá éxito”, dijo el oficial de Assured, compañía que asegura varios tipos de bonos del Gobierno.

No es la primera vez que el Gobierno y sus acreedores intentan la mediación. En abril, previo a la expiración de la suspensión de demandas o “stay” de Promesa el 1 de mayo, la junta fiscal designó al exjuez de bancarrota, Allan Gropper, para actuar como mediador en las negociaciones. Sin embargo, cuestiones de logística e impases sobre disputas claves, entre otros obstáculos, no permitieron que el proceso rindiera frutos.

Esta vez, la jueza Houser cree que con “cooperación, ingenio y diligencia”, así como también confianza, el proceso de mediación generará soluciones consensuadas o “sustancialmente consensuadas” que ayudarán a encaminar una salida a la quiebra de Puerto Rico.

image_print

You must be logged in to post a comment Login