18 de Octubre de 2017

Millennials con la batuta de la industria agrícola

Por el 14 de Julio de 2017

El interés que han mostrado las nuevas generaciones en Puerto Rico por la agricultura es un rayo de luz esperanzador que augura su desarrollo sólido como parte de las estrategias que podrían sacar al país del estancamiento económico en que se encuentra. Así lo aseguró Héctor Iván Cordero, presidente de la Asociación de Agricultores de Puerto Rico (AAPR) en entrevista con CB en Español sobre la importancia de este sector poblacional en el redesarrollo de esta industria.

Y aunque no existen estadísticas concretas sobre la cantidad de jóvenes adultos que incursionan en esta industria, para Cordero, la proliferación de personas entre las edades de 18 y 35 años –grupo generacional conocido como “millennials” o Generación Y- es indicio de un abrupto cambio en los modelos de negocios en Puerto Rico.

“Ahora mismo los jóvenes en la agricultura son como una llama esperanzadora para los que por años hemos estado en la agricultura. Para nuestra generación, hablar de agricultura o decir que ibas a estudiarla era algo como denigrante, pero ante el desarrollo de la tecnología y el conocimiento de los millennials sobre lo que sucede en todo el mundo y la conciencia que se ha creado sobre la importancia de alimentar a un pueblo, hemos visto en ellos un interés espectacular hacia la agricultura. Hacia regresar a las raíces de nuestra historia, que por 450 años fuimos un país agrícola”, explicó el presidente de la AAPR, quien además es tercera generación de agricultores locales.

“Ya estamos viendo nuevas cosechas de cosas que nosotros las consumíamos del extranjero pero que jamás pensamos que las podíamos cosechar localmente”. (iStock)

Pero, ¿cuáles son los factores que han propiciado este cambio en la mentalidad colectiva para optar por la agricultura como una industria legítima?

Para Cordero, son varias las razones que han contribuido a ese renacimiento de la agricultura local. Entre estos destacó la falta de oportunidades en el campo laboral para esta población, la necesidad de crear seguridad alimentaria en una isla que depende en casi un 90% de productos importados y en el interés mundial de consumir productos “de la finca a la mesa”.

No obstante, el portavoz de los agricultores marcó las diferencias abismales que separan al agricultor tradicional del modelo que utiliza esta nueva generación para despuntar sus operaciones en esa industria.

El agricultor tradicional es una persona que no se mete en asuntos que puedan ellos entender que sean relacionados al Gobierno, a la cuestión administrativa, a las ambientales, pues en muchas ocasiones le tienen miedo y eso termina con que tenemos un sector económico al que le pasan el rolo y los grandes intereses y poderes económicos lo aplastan y destruyen por no tener el liderato de reclamar sus derechos”, explicó el presidente de la AAPR.

Según explicó, esta nueva generación es todo lo contrario. Han probado ser dinámicos y grandes conocedores de tecnología y de las tendencias agrícolas a nivel mundial, desde técnicas de cosecha y distribución, cómo se llega al valor añadido, nuevas fuentes de producción y experimentando con nuevas cosechas que ya se han comenzado a ver a nivel local.

Ya estamos viendo nuevas cosechas de cosas que nosotros las consumíamos del extranjero pero que jamás pensamos que las podíamos cosechar localmente. Como, por ejemplo, las setas, el melón sin semilla, el cacao, las zanahorias y hasta el brécol, que es lo que conocemos como broccoli. También están incursionando en la industria de pequeños rumiantes, como lo son la crianza de ovejas y cabras. Todos esos proyectos están en manos de jóvenes que no se han conformado con lo establecido y ven que estos productos se siembran en otros países con climas parecidos y lo han intentado aquí con éxito”, dijo.

Cordero recalcó la importancia de que estos jóvenes que incursionan en la industria agrícola estén organizados en colectivos como la propia AAPR, para lograr la fuerza necesaria para, no solo desarrollar la industria, sino defender los derechos de los agricultores. Este indicó además que el nuevo modelo económico que se desarrolla en Puerto Rico no puede estar fundamentado en una sola industria en particular.

“En el pasado apostamos a la industria, primero de la aguja, después del petróleo, después de las farmacéuticas, ahora se está tratando de poner todos los huevos en la canasta del turismo, pero yo entiendo que Puerto Rico necesita identificar cuatro, cinco o seis sectores económicos y que a cada uno se le dé una porción equitativa para que cada uno aporte en la misma proporción”, indicó.

Por ello, la AAPR convoca a todos los jóvenes entre las edades de 18 a 35 años a participar de la convocatoria organizada por Informe Agrícola para establecer el capítulo de Puerto Rico del programa federal “Young Farmers and Ranchers”, que pretende organizar a este sector en Puerto Rico y que se celebrará el próximo martes, 18 de julio desde la 1:00 p.m. en el Colegio Evangélico Capitán Correa en Hatillo.

Para más información puede visitar informeagricola.com/pryfr .

image_print

You must be logged in to post a comment Login