23 de Mayo de 2017

Pet Friendly Puerto Rico impulsa cultura canina mediante la educación

Por el 26 de marzo de 2017

La aceptación de animales en lugares públicos ha dado la vuelta al mundo. Países como Canadá, Francia y Alemania ven a sus mascotas como algo más que una simple compañía, ahora son un miembro más de la familia. Finalmente, esta práctica llegó a Puerto Rico y promete quedarse.

En busca de aportar de una manera positiva a la crisis de animales local, sumado a la aspiración de desarrollar una cultura amigable para mascotas en establecimientos públicos y comerciales, nació la organización Pet Friendly Puerto Rico, guiada por su presidenta, Sylvia Bedrosian.

A pesar de ser una práctica común en muchos países, la aceptación de mascotas en zonas como playas, hoteles, parques y restaurantes tomó auge hace cerca de un año, cuando Pet Friendly Puerto Rico comenzó su labor luego de que su fundadora identificara que no existía un protocolo general para permitir la entrada de mascotas a negocios, más allá de los perros de compañía.

“Ahí fue que identifiqué la oportunidad y comencé el proyecto aquí. Desde el principio, ha sido algo que ha crecido y crecido. Y lo que me dice es que hay una comunidad de personas que están buscando esto”, destacó Bedrosian, quien se encarga del proyecto a nivel local además de ser relacionista público desde la ciudad de Nueva York.

(iStock)

(iStock)

El enfoque de la organización sin fines de lucro, desde su inicio ha sido crear una cultura “pet friendly”. Para ello, han establecido un programa de educación sobre la responsabilidad que conlleva tener una mascota, a través de charlas en escuelas, universidades y restaurantes.

Para complementar el lado educativo, la organización vende un llamativo “sticker” con su logo, que venden a quienes desean apoyar el movimiento pero que han establecido como requisito para certificar las áreas amigables para mascotas.

“Todo centavo que entra lo uso para hacer más ‘stickers’, para donar [a organizaciones y refugios], a veces pago esterilizaciones. A mí no me importa que no saque un peso, yo lo que quiero es que la gente lo pase bien, que se eduque, que nos demos a conocer”, expresó. “Esto es una causa, esto no es un negocio”.

Desde su lanzamiento en marzo del año pasado, más de 500 negocios se han unido al movimiento. Mientras hay quienes han aprovechado la iniciativa para convertir a sus negocios en áreas amigables para mascotas, otros están reacios a la posibilidad de aceptar animales. Sin embargo, cada día son más los lugares que reciben a las mascotas de sus visitantes como un cliente más.

Para registrar un establecimiento como “pet friendly”, Bedrosian explicó que pueden visitar la página petfriendlypr.com para completar el formulario. El proceso no tiene costo adicional a la compra del sello con el logo de la organización por $5.00 para identificar el negocio.

“Yo la evalúo [la solicitud de registro]. En el caso de restaurantes voy [al lugar], busco, pregunto, llamo al gerente. Veo que efectivamente tengan una terraza o un área aparte [para atender a las mascotas]”, explicó Bedrosian al destacar que cuando se trata de negocios más simples como librerías, el proceso es más expedito.

De una manera muy enérgica, la presidenta de la organización detalló varios de sus planes futuros, entre los que destacó su compromiso con implementar un plan de rehabilitación dirigido a mujeres maltratadas y confinados; “y que Puerto Rico se convierta en un destino pet friendly; que la gente sepa en Estados Unidos y donde sea que quieran viajar con sus mascotas, tienen opciones”.

 

image_print

You must be logged in to post a comment Login