23 de Julio de 2017

Plan fiscal de Rosselló se queda corto por casi $700 millones

Por el 28 de Febrero de 2017

El plan que presentará hoy la administración de Ricardo Rosselló a la junta de control fiscal se quedará corto por casi $700 millones para lograr los $4,500 millones en ajustes fiscales que permitan cerrar la brecha presupuestaria para el año fiscal 2019, según requirió el ente creado por la ley federal Promesa.

El déficit remanente de sobre $700 millones tendría su base, principalmente, en que la administración Rosselló no contempla la reducción total de $1,000 millones en el gasto de servicios de salud como propone la junta fiscal.

(Felipe Torres/CB)

El mandatario enfatizó que su plan no toma en consideración la disponibilidad de fondos federales para que sustituyan los recursos allegados bajo Obamacare, como tampoco otras posibles medidas de política pública del gobierno federal. (Felipe Torres/CB)

No obstante, para cerrar ese déficit y así cumplir con lo requerido, el gobierno de Puerto Rico buscará convencer a la junta de que la proyección de contracción económica de 17% -que utilizan como base de su modelo- es una sumamente agresiva. Para Rosselló, si se atempera la proyección de contracción al comportamiento de la economía durante los últimos años, el gobierno contaría -teóricamente- con unos $800 millones adicionales, que le permitiría balancear el presupuesto del país en dos años, como quiere la junta.

“El ‘baseline’ del modelo tiene una contracción económica de 17%. [Una reducción de esa magnitud] rara vez ha pasado en el mundo; es un colapso severo de la economía”, explicó Rosselló, quien añadió que existen una serie de indicadores que, aunque no reflejan un crecimiento económico, sí permiten establecer una proyección más favorable.

Lee aquí el primer Mensaje sobre la Situación del Estado

El mandatario enfatizó que su plan no toma en consideración la disponibilidad de fondos federales para que sustituyan los recursos allegados bajo Obamacare, como tampoco otras posibles medidas de política pública del gobierno federal que puedan resultar en desarrollo económico para Puerto Rico.

Aumentos en recaudos

Como parte de los ajustes para atajar la brecha fiscal, la junta recomendó un aumento de $1,500 millones en los recaudos del gobierno. En su plan, el gobernador propone recaudar unos $1,470 millones producto, en su mayoría, de la recién firmada extensión por 10 años del arbitrio de 4% a las foráneas bajo la Ley 154. Esta extensión produciría, según el mandatario, más de $1,000 millones al fisco, una cantidad menor a los casi $2,000 millones que recauda actualmente, según datos de la pasada administración.  

Mientras, el monto restante llegaría mediante la implementación de nuevos sistemas que ayuden a mejorar el recaudo de impuestos por parte del gobierno, incluyendo el impuesto sobre ventas y uso (IVU). La administración Rosselló espera generar unos $370 millones adicionales con esas iniciativas. También se aumentarán otras partidas, tales como multas y sellos, aunque su impacto sería menor, según La Fortaleza.

Reducción en gasto gubernamental

El plan de la administración para lograr las reducciones en el gasto gubernamental de sobre $1,500 millones, según requirió la junta -sin incluir la Universidad de Puerto Rico (UPR), salud y pensiones- contemplan una serie de medidas que pudieran sobrepasar lo solicitado por el ente rector creado por Promesa.

En primer lugar, el “nuevo gobierno” -nombre por el que se conocerá la iniciativa de reformar la gestión pública- redundará en unos $460 millones durante los primeros años. Esta medida incluye la Ley del Empleador Único, la externalización de servicios, consolidación de agencias y presupuesto base cero.

Rosselló también incluye en su plan ahorros por casi $400 millones cada año mediante la eliminación de subsidios a los municipios, así como ahorros de hasta $100 millones anuales mediante la eliminación de incentivos industriales que, según el gobernador, ya no redundan en beneficio para Puerto Rico.

Por otro lado, se reducirá de 30 a 15 los días de vacaciones a los que tendrán derecho los empleados públicos, lo cual significa un ahorro de hasta $200 millones.

Mientras, se contempla una reducción de 4% en la plantilla de empleados públicos mediante lo que se conoce en inglés como “attrition”, o el retiro natural de empleados sin que el gobierno llene la plaza que deja vacante. También se reducirán significativamente los beneficios marginales de empleados de corporaciones públicas, con miras a equipararlos a lo que reciben los empleados del gobierno central. Estas últimas dos iniciativas significarían unos $400 millones adicionales.

Un nuevo modelo de salud

Rosselló insistió en que una reducción de $1,000 millones en los gastos relacionados a la salud pública – como propuso la junta fiscal – ante la posibilidad de que el gobierno federal no asigne los fondos adicionales para este concepto, afectaría no solo la economía sino los sectores más vulnerables.

En su lugar, Rosselló identificó unos $300 millones en ahorros, con una reducción en el porcentaje que retienen las aseguradoras, mayor detección de fraude, mejor manejo en los costos de medicamentos reducidos y una serie de controles en los servicios disponibles a los beneficiarios del plan.

Mientras, aunque dijo que aún no forma parte aún del plan fiscal que estará presentando a la junta, el gobernador adelantó la implementación de un nuevo modelo de salud pública en Puerto Rico, donde existiría una sola región y el beneficiario tendría la opción de escoger su aseguradora o proveedor de servicios. Esta propuesta generaría $250 millones adicionales en ahorros una vez se incluya debidamente en el plan fiscal.

Pensiones y UPR

Reiterando su mensaje de que no afectará a los sectores más vulnerables, Rosselló propone no afectar aquellos pensionados que reciben menos de $2,000 mensuales en beneficios. No obstante, habrá cambios para aquellas pensiones más altas, las cuales tendrán que pagar una contribución, indicó el mandatario. Esto ayudaría a cumplir con los $200 millones en recortes que identificó la junta para esta partida.

En el caso de la UPR, el gobernador indicó que mantiene la reducción sugerida por la junta de $300 millones, aunque enfatizó que no solo se debe hablar de recortes, sino de cómo aumentar sus ingresos. El mandatario recordó que la universidad ya ha identificado unos $200 millones y que, junto a los $50 millones adicionales que podrían ingresar producto de la orden ejecutiva que firmó recientemente, la institución estaría camino a cumplir con los parámetros establecidos por la junta.

  • El gobernador Ricardo Rosselló ofreció su primer Mensaje sobre la Situación del Estado en el hemiciclo de la Cámara de Representantes. (Felipe Torres/CB)

image_print

You must be logged in to post a comment Login