24 de Febrero de 2018

Recomiendan a junta fiscal condicionar pago de deuda pública a recuperación económica de Puerto Rico

Por el 16 de enero de 2018

Un investigador asociado de la Columbia University Business School le recomendó a la junta de control fiscal que, cuando reescriba el plan fiscal de Puerto Rico, virtualmente cancele casi toda la deuda pública y condicione a la recuperación económica de la isla los pagos futuros a bonistas.

Martín Guzmán, quien también es profesor de Economía en la Universidad de Buenos Aires, aseguró que esa es la receta para asegurar la sostenibilidad económica de Puerto Rico.

El economista aceptó que aunque todavía no es posible determinar el impacto real del paso del huracán María en septiembre ya que su análisis fue previo a ese desastre natural, si antes del huracán era necesaria la cancelación de los intereses y reducciones de hasta un 80% en el valor principal de la deuda para que Puerto Rico pudiera pagar su deuda, ahora esos ajustes en la deuda son aun más necesarios.

La única manera de poder pagar a los acreedores, aunque sea una cantidad pequeña en un futuro cercano, sería contingente a una recuperación económica”, explicó Guzmán hoy tras presentar su estudio Análisis de Sostenibilidad de la Deuda realizado en el contexto de un acuerdo con Espacios Abiertos y el Centro para una Nueva Economía de Puerto Rico.

El estudio, que se inició hace un año, se realizó en conjunto con el Nobel de Economía, Joseph Stiglitz y profesor de economía de la Universidad de la Plata e investigador de CEDLAS y CONICET, Pablo Guzmán.

En el aire proceso de reestructuración del BGF

Guzmán presentará el estudio de 65 páginas al público general en un foro en la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR), se envió por escrito a la junta de control fiscal y también se presentará al Tribunal de Distrito de Puerto Rico que está evaluando el caso de quiebra de la isla, como parte de una moción de amigos de la corte.

Guzmán dijo que luego de analizar el plan fiscal, previo al huracán María, encontró que los estimados hechos por la junta son sumamente optimistas.

Si se retienen la premisas del plan fiscal, “llegamos al resultado de que la reducción de la deuda de Puerto Rico que se necesita para restaurar la sostenibilidad tendría que incluir la cancelación completa de los pagos de intereses que en el plan fiscal están programados para no pagarse, además de una reducción del valor nominal que debería situarse entre aproximadamente el 45 y el 65 por ciento de la actual deuda de $51,900 millones que están en el plan fiscal”, aseveró Guzmán. Esto sería una reducción de entre $36,000 millones a $46,000 millones.

Junta fiscal extiende hasta el 24 de enero entrega de planes fiscales

Si el universo pertinente de obligaciones de la deuda del sector público fuese de unos $72,200 millones, entonces el resultado de que la reducción necesaria incluye la cancelación completa de los intereses no pagados más una reducción de entre 60 y el 73 por ciento de la deuda pública o un recorte de hasta $65,000 millones.

Guzmán explicó que la reestructuración de la deuda debe tener en cuenta su relación con la políticas fiscales. Por un lado, sin políticas macroeconómicas que expandan la demanda agregada, Puerto Rico no se recuperará y, si la economía no se recupera, Puerto Rico no podrá pagar a sus acreedores sin imponer daños graves a sus casi 3.5 millones de residentes. Del otro lado, una mayor reducción de la deuda implicaría que Puerto Rico contaría con más recursos para políticas macroeconómicas expansivas y haría la recuperación más viable.

El economista objetó la presunción de que el reducir o no pagar la deuda le haría daño a la reputación de la isla.

Guzmán uso el ejemplo de un taxista al que se le dice que entregue su taxi para demostrar que tiene voluntad de pagar, ganar reputación y obtener crédito. “Ahora no tiene el elemento de trabajo y su capacidad de generar ingresos disminuye. Cuando va al banco a solicitar préstamo y se le pide colateral y él dice que no lo tiene pero que tiene reputación, no se lo van a dar  (el préstamo). Por supuesto que ese argumento no tiene mérito”, sostuvo.

Acreedores piden al tribunal acceso a material que usa el Gobierno en planes fiscales

El estudio examinó las implicaciones macroeconómicas del plan fiscal para los años fiscales 2017-18 hasta el 2026-27. Luego se hizo un análisis de sostenibilidad de la deuda. El análisis encontró que la diferencia entre las proyecciones de los economistas y las del ente rector es muy grande. De otra parte, dicho ejercicio estableció que el plan fiscal no toma en consideración el impacto que las reformas estructurales tendrán sobre el producto nacional bruto (PNB) ni sobre los recaudos del Gobierno.

El plan fiscal también “se queda corto” en su presentación de un análisis de reestructuración y sostenibilidad de la deuda. “Sencillamente especifica la cantidad que debe pagarse a los acreedores durante la próxima década, sin detallar explícitamente las obligaciones que la isla tendrá que afrontar a más largo plazo”, mencionó Guzmán.

Nuevo informe revela varios escenarios del futuro económico de Puerto Rico tras María

A juicio de los economistas, a Puerto Rico no le queda otra alternativa que reestructurar su deuda. El Análisis de Sostenibilidad de la Deuda dice que bajo la premisa de que se respetará el plan fiscal y sin una reestructuración que reduzca la actual deuda pública pendiente, Puerto Rico tendrá que mantener de forma permanente superávits fiscales primarios de entre el 3.5 y el 7.4 por ciento del PNB a partir de 2027.

“Esa meta es económica y políticamente inviable”, concluyó Guzmán.

image_print
  • Juan Carlos Latorraca

    Recuperación económica, es igual a más para el capital y otra vez menos para el pueblo, mientras los responsables de la deuda y creadores mediocres de planes fiscales siguen fracasando sin recibir ningún señalamiemto.