Rivera Schatz volverá a citar a Carrión para que defienda la reforma laboral

Por el 30 de Abril de 2018

La polémica sobre la reforma laboral de la junta de control fiscal continuó hoy cuando el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, informó que enviará una misiva al presidente del ente rector, José Carrión, para que el empresario informe una fecha en la que podrá comparecer ante el Senado.

“Si hay una persona que quiere recetarle a Puerto Rico una reforma laboral que entiende que es buena, pues sería moralmente correcto que venga y lo explique, que nos dé detalles de lo que él [Carrión] entiende debe contener esa legislación”, planteó Rivera Schatz.

En una conversación con la presidenta de la Comisión de Hacienda, Migdalia Padilla, el líder senatorial exhortó a Carrión a escoger el día y la hora que más se ajuste a su agenda, y recordó que la Asamblea Legislativa tiene hasta el próximo 30 de junio para aprobar o rechazar proyectos de ley.

Además, reiteró que citará a otros sectores para evaluar en vistas públicas la “Ley de Reforma Laboral de 2018”, como a varios jefes de agencia, economistas y los presidentes de los partidos Popular Democrático (PPD) e Independentista Puertorriqueño (PIP).

PIP radica medidas para convertir en política pública repudio a exigencias de la junta fiscal

Mediante una carta cursada el pasado viernes, Carrión declinó la invitación inicial de Rivera Schatz para asistir a una vista pública el Día Internacional de los Trabajadores, evento que coincide con la manifestación del 1 de mayo en la que amplios sectores se expresarán contra las políticas del gobierno y la junta.

El proyecto de reforma laboral al sector privado que impulsa la junta de control fiscal propone reducir a la mitad las licencias de enfermedad y vacaciones, que el bono de Navidad sea opcional, eliminar la ley que penaliza el despido injustificado, y condicionar un aumento de 25 centavos en el salario mínimo para personas mayores de 25 años a que la tasa de participación laboral aumente a 55%.

Sobre el presupuesto que debe entrar en vigor el 1 de julio, Rivera Schatz sostuvo que, de no llegar a un acuerdo, la Legislatura mantendrá vigente el presupuesto actual “que ellos mismos [la junta] aceptaron”, y agregó que “la única pena para ellos es que el presupuesto no le aumenta en $20 millones”, en referencia a una solicitud del ente rector de que se le aumente su presupuesto operacional de $60 millones a $80 millones.

El portavoz de la delegación popular en el Senado, Eduardo Bhatia, se cuestionó si el gobernador Ricardo Rosselló Nevares someterá su versión del presupuesto ante la Asamblea Legislativa, información que aún se desconoce a dos meses de que culmine la sesión ordinaria corriente.

“Este tema [el presupuesto] va a ocupar mucho tiempo de nosotros en los próximos meses, y el tiempo corre”, indicó Bhatia al resaltar que es deber de la Legislatura decidir si acoge o no los recortes que el organismo impuesto bajo la ley federal Promesa incluyó en el plan fiscal recién aprobado para el gobierno.

Representantes de todos los partidos cierran filas contra reforma laboral de la junta

Defenderá poderes de la Legislatura

Por otra parte, Rivera Schatz afirmó que no dará paso a las disposiciones de la reforma contributiva de La Fortaleza que buscan adjudicar poderes que recaen sobre la rama legislativa al secretario de Hacienda, como la capacidad de alterar créditos e incentivos tributarios a conveniencia del Estado.

“[La reforma contributiva] la vamos a trabajar con bastante calma, porque la Asamblea Legislativa no le va a ceder al secretario de Hacienda poderes que le corresponden a la Asamblea Legislativa. Nadie va a decidir por la Asamblea Legislativa lo que le toca a la Asamblea Legislativa. Nadie”, concluyó.

image_print