22 de Julio de 2017

Rosselló ofrece primer mensaje oficial como gobernador de Puerto Rico

Por el 2 de enero de 2017

No perdió tiempo. Desde las 12:01 de la madrugada cuando juró como el duodécimo gobernador de Puerto Rico —en una ceremonia cerrada—Ricardo Rosselló Nevares inició sus labores presentando órdenes ejecutivas y enviando proyectos de ley a la Asamblea Legislativa, que comenzó trabajos y tomó juramento cerca de las 9:00 de la mañana.

Se prepara para lo que será probablemente uno de los cuatrienios más difíciles de la historia de Puerto Rico. Por más que insista en que “un nuevo Puerto Rico es posible”, el país se encuentra en una de sus peores crisis económicas, bajo la tutela de una junta de control fiscal impuesta por la ley federal Promesa y con la posibilidad de enfrentar en los primeros meses del año el pago de sobre $1,300 millones por concepto de deuda, detenidos por la Ley de Moratoria que expira a finales de enero.

De igual forma, el principal sistema de retiro de los empleados públicos del país anticipa quedarse sin dinero en verano de este año para pagar beneficios, y Rosselló Nevares enfrenta el reto de lograr la certificación de un plan fiscal por parte de la junta en o antes del 31 de enero.

“Durante los primeros 100 días [de gobierno] pondremos en marcha planes específicos encaminados a recobrar la confianza de los mercados financieros y el gobierno federal. Vamos a actuar inmediatamente para asegurar que el pago de pensiones a los más vulnerables no se interrumpa. No los dejaré solos”, expresó Rosselló Nevares en su primer mensaje oficial como gobernador de Puerto Rico tras la ceremonia juramentación en el ala norte del Capitolio.

La ceremonia estuvo a cargo de la jueza presidenta del Tribunal Supremo, Maite Oronoz, con el secretario de Estado, Luis Rivera Marín, como presentador y ante un nutrido público que levantaba banderas estadounidenses y vitoreaba de vez en cuando en medio del inmenso sol: “Se acabó el abuso”, “Queremos la estadidad” y “Arriba la Palma”


La estabilización del gobierno, la reducción de impuestos, convertir a Puerto Rico en un destino confiable para realizar negocios e inversiones, pagar las pensiones públicas y recuperar al país de la crisis económica en la que se encuentra fueron las principales promesas del gobernador para su administración. Y todo será posible, afirmó, trabajando de la mano de la junta de control fiscal e impulsando la admisión de Puerto Rico como el estado 51 de Estados Unidos.

Lee también: Ricardo Rosselló ya juró como gobernador

“Los Estados Unidos no pueden pretender ser un modelo de democracia ante el mundo mientras discrimina contra 3.5 millones de sus ciudadanos en Puerto Rico, privándolos del derecho a la igualdad política, social y económica bajo la bandera americana… No existe forma de superar la crisis actual que afecta a Puerto Rico manteniendo la condición colonial”, insistió Rosselló Nevares.

Para lograr la anexión, el gobernador reiteró que, primero, acompañará a la comisionada residente, Jenniffer González, a su juramentación en el Congreso de Estados Unidos, donde, mañana mismo, presentarán un proyecto de admisión de Puerto Rico como estado 51. Posteriormente, dijo, enviará dos senadores y cinco congresistas a la capital federal a representar al “estado de Puerto Rico” en la petición de anexión, lo que se conoce como Plan Tennessee.

Su mensaje no estuvo exento de críticas a la pasada administración, la que catalogó de irresponsable por usar fondos del sistema de pensiones para las operaciones del gobierno, así como por mantener un “desorden administrativo” que provocó la imposición de la junta federal.

Estas críticas reflejaban el sentir de los presentes, que abuchearon tanto al gobernador saliente Alejandro García Padilla, como a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, cuando fueron presentados.

Por otro lado, Rosselló Nevares manifestó que entre las órdenes ejecutivas que firmó en la madrugada se encontraba una para ordenar la reducción de 10% del presupuesto actual, 20% de la nómina de confianza y 10% en contratos. Otra buscaba crear el Centro de Oportunidades Federales y una tercera orden ejecutiva declaraba un “estado de emergencia” en la isla en el área de infraestructura para establecer un proceso expedito de permisos en ese sector.

También, adelantó que solicitó que se realicen presupuestos base cero, que se mejore la salud, la seguridad y la educación, y que se establezca, cuando inicie labores la Asamblea Legislativa, el proyecto de empleador único, una medida para dar más fondos a las entidades sin fines de lucro para realizar trabajos del gobierno y una legislación para mejorar la promoción del turismo.

El día de Rosselló Nevares, tras la juramentación en la madrugada, inició con una misa en la Parroquia Santa Bernardita, en Country Club, donde recibió la bendición y desayunó con sus familiares cercanos y el padre Willy.

Lee también: 10 medidas que impulsará Rosselló al iniciar su mandato

Llegó a eso de las 10:20 de la mañana al Capitolio, poco después de la juramentación de la nueva Asamblea Legislativa, y al asomarse por uno de los ventanales del tercer piso de la Casa de las Leyes, hacia el ala norte, donde sería su Toma de Posesión, los presentes gritaron emocionados: “Baja, Ricky, baja”, y el presentador anunció: “Hoy es un día de historia y de alegría para Puerto Rico”.

Posteriormente, participó de la cancelación del sello pictórico conmemorativo.

A la Toma de Posesión de Rosselló Nevares, el segundo gobernador más joven de Puerto Rico después de Rafael Hernández Colón, asistieron los exmandatarios Carlos Romero Barceló, Luis Fortuño y Pedro Rosselló, padre del nuevo primer ejecutivo.

También estuvieron presentes los alcaldes de Arecibo, Carlos Molina; de Ponce, María “Mayita” Meléndez; de Canóvanas, Lorna Soto; y de Bayamón, Ramón Luis Rivera, hijo. El exalcalde de San Juan Jorge Santini participó del evento, y generó gritos entre los presentes al saludar efusivamente.

La jefa de Fiscalía Federal en Puerto Rico, Rosa Emilia Rodríguez, los recién juramentados legisladores de distintos partidos, los excandidatos independientes a la gobernación Manuel Cidre y Alexandra Lúgaro, así como los miembros del gabinete de Rosselló Nevares dijeron presente a la Toma de Posesión.

“¡Arriba la Palma!”, gritaron algunos seguidores del Partido Nuevo Progresista (PNP) bajo un intenso sol caribeño mientras esperaban por el inicio de la ceremonia.

Lee también: [FOTOS] Senadores electos celebran juramentación sin familiares

La Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, dirigida por Maximiliano Valdés, y el Coro de Niños de San Juan animaron el evento.

Al concluir la ceremonia, el gobernador caminó junto con los presentes hacia La Fortaleza, a donde llega 24 años después de que su padre tomara posesión por primera ocasión.

  • Ricardo Rosselló saluda desde el Capitolio. (Juan J. Rodríguez/CB)

image_print

You must be logged in to post a comment Login