19 de Noviembre de 2017

Se cuatriplica la demanda por agua embotellada tras el huracán María

Por el 20 de Octubre de 2017

Los abastos disponibles localmente tienen que dividirse entre los comercios y las ayudas que se entregan a los damnificados. (Jaime Rivera/CB)

Don Manuel se levantó temprano en la mañana. Usualmente lo hacía para comenzar las gestiones típicas de su día, ir a una cita médica, visitar a su hija o simplemente tomarse un café con los viejos amigos en la panadería.

Hoy su misión era otra, conseguir agua embotellada para su casa, y si es posible, llevarle una cajita a su hija para que sus nietos tengan qué tomar. En otro momento eso no sería problema pero en estos días post-María conseguir agua embotellada es toda una aventura.

“Fui a Costco y después de hacer una fila de una hora, anunciaron que se acabó”, nos contó resignado como muchos en que no hay que darse por vencidos porque en algún lado, algo encontrará. Esta situación se repite en la mayoría de comercios y supermercados de la isla desde, que hace un mes, el huracán María trastocara la cotidianidad boricua.

Para Isamarie Castrodad, portavoz de Supermercados Pueblo, no es que haya escasez del producto es que la demanda es tan extraordinaria que tan pronto colocan la mercancía en las góndolas los clientes se las llevan como telegrama.

Negocios en el área de Ciudadela se las ingenian para seguir operando

“En este momento es el producto más buscado”, asegura Castrodad puntualizando que la empresa ha aumentado la compra de agua embotellada en un 376% en comparación con la cantidad que vendieron en las primeras semanas de octubre el año pasado.

Las razones para esa demanda son varias, según explica.

“Primero hay mucha gente que antes no compraba el producto y ahora por la situación lo están buscando pero además ante la percepción de escasez algunos acaparan los abastos existentes y eso crea una escasez artificial. Es lo mismo que paso con la gasolina hace unas semanas”, apuntó.

Además, los abastos disponibles localmente tienen que dividirse entre los comercios y las ayudas que se entregan a los damnificados. Por ello, muchos comercios han optado por importar el agua embotellada. La alternativa sin embargo, tiene sus problemas también.

Ataponado el puerto de Jacksonville

“En Jacksonville se ha trastocado la logística también. Los carreros han subido las tarifas para llevar la mercancía hasta el muelle y las líneas marítimas no dan abasto porque tienen que dar prioridad a las ayudas además de hacer espacio para la carga ordinaria de los supermercados”, comentó por su parte Eduardo Marxuach, presidente de Supermercados Econo.

“En estos momentos la gente no está comprando agua para beber sino para otros usos que lleva a que aumente la demanda cuatro veces más de lo usual”, agregó.

Mayreg Rodríguez, portavoz de Supermercados Selectos explicó que hay que tomar en consideración que los abastos se habían afectado primero tras el paso del huracán Irma y luego con María, las empresas de abastecimientos locales sufrieron daños en su infraestructura que provocó que se atrasara el suplido a los comercios.

La carga desde Jacksonville está más lenta porque están usando los mismos contenedores y barcos que antes se usaban para la carga local pero no es que haya escasez, es que los productos se tardan un poco más en llegar”, dijo Rodríguez. No obstante afirmó que están trabajando para que al consumidor no le falta nada de lo que necesita.

Producción local no da a bastos

Mientras, el presidente de Club Caribe Distillers (CCD) –productores de agua embotellada Dasani y Nikini-, Alberto de La Cruz, explicó que su planta continúa operando las 24 horas al día utilizando generación de electricidad a base de plantas de diésel.

Durante una visita a la planta de CCD en Cidra, CB en Español pudo constatar que las instalaciones de la planta están en buen estado y se mantienen operacionales a pesar de los retos que continúan enfrentando a diario.

Al ser la única planta de este tipo funcionando en estos momentos en Puerto Rico gracias a su capacidad de producir su propio dióxido de carbono (CO2), CCD asumió la responsabilidad de suplir de agua a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

FEMA otorga contrato a empresa boricua para preparar alimentos tras María

“Hicimos un contrato con FEMA donde nosotros les suplimos, ellos vienen y la recogen acá. Se suplen alrededor de 17 vagones al día”, explicó el empresario a la vez que explicó cómo fue el proceso de selección de la agencia federal para utilizarlos como suplidores en sus trabajos de impacto a las comunidades afectadas por el huracán.

“Estamos dando abasto para las necesidades normales, pero se nos está haciendo difícil suplir con una emergencia como esta. Hemos visto que la gente está utilizando el agua embotellada para todo, y por esa razón crece la demanda y se reduce la disponibilidad. Antiguamente la gente iba a los oasis, pero ahora no los están utilizando”, denunció De La Cruz.

El empresario aseguró que la venta de agua embotellada para su empresa constituye un 20% de sus ventas en una situación normal. Sin embargo, la emergencia ha incrementado este número a un 60%. No obstante, esta alza ha probado ser un reto para la empresa, que trabaja a todo vapor para suplir la gran demanda de agua en el país.

Buscan ayuda gubernamental

Marxuach indicó que esta última semana han logrado que se cree un grupo de representantes de la industria, navieros  y el Gobierno para  buscar alternativas a los escollos que enfrentan. Sostuvo que esta experiencia debe llevar a las organizaciones y al Gobierno a repasar los problemas que han surgido para evitar que se repita en caso de una nueva emergencia.

“Usualmente aquí siempre hay suficiente inventario pero como existe un impuesto por el inventario existente, la mayoría de los comercios mantienen sus abastos en el mínimo posible. En casos como este, eso ha probado ser un problema para mantener la cadena de suministros saludable”, destacó.

De igual forma, dijo que se debe comenzar en las formas de mantener unos inventarios mayores a los normales, sobre todo de productos que se conocen son de primera necesidad, de manera que cuando surgan emergencias como esta, no se dependa de que abran los puertos o lleguen los aviones para poder proveer suministros esenciales a la gente.

El periodista Agustín Criollo Oquero contribuyó con esta historia.

image_print

You must be logged in to post a comment Login