16 de Diciembre de 2017

Senado federal aprueba reforma contributiva que afectaría la economía de Puerto Rico

Por el 2 de diciembre de 2017

Los republicanos en el Senado de Estados Unidos aprobaron el sábado en la madrugada en votación partidista (51 a 49) su versión de la reforma contributiva sin incluir enmiendas para atender los efectos negativos que dicha legislación podría tener en la economía de Puerto Rico.

La votación se consideró una importante victoria para el presidente Donald Trump, quien hasta momento no había logrado aprobar ninguna legislación sustantiva de las prometidas durante su campaña.

El único senador republicano en votarle en contra a la medida fue el republicano Bob Corker, de Tenesí, quien se opuso por entender que la propuesta aumentaba el déficit de Estados Unidos en $1.4 trillones por los próximos 10 años mientras le reduce reduce los impuestos a los negocios y corporaciones.

De acuerdo con The Washington Post, Puerto Rico hizo esfuerzos para que se incluyeran enmiendas para declarar a la isla un “free trade zone”, propuesta que es impulsada por la comisionada residente Jenniffer González, pero no tuvo éxito en que se atendieran.

Temprano el viernes, el líder de  mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo que había podido conseguir los votos necesarios tras salir de una reunión del caucus en donde los senadores republicanos afinaron los detalles de la legislación, según reportó el portal de noticias Político.

Los senadores Ron Johnson de Wisconsin y Steve Daines de Montana, los dos votos que faltaban de la delegación para tener la mayoría necesaria para aprobar la medida, declararon hoy que apoyarán el proyecto propuesto por el presidente Donald Trump.

Johnson dijo que los colegas republicanos aceptaron sus demandas para aumentar la deducción a las empresas de traspaso o “pass-through business”, que son aquellas cuyos propietarios pagan impuestos sobre los ingresos derivados de ese negocio en sus planillas de contribución sobre ingresos personales.

Ese aumento en la deducción de 20 a 23% sería financiado con un aumento al impuesto único sobre las ganancias de las empresas multinacionales en el extranjero.

Los republicanos del Senado aceptaron además adoptar una propuesta de la Cámara de Representantes para cobrar el 14% de esos activos líquidos de esas empresas y el 7% a los líquidos, como las instalaciones, frente al 10% y el 5% que habían estado considerando.

Johnson y Daines se habían quejado de que las empresas de traspaso estarían en desventaja competitiva con otras corporaciones bajo la reforma.

Tanto en la versión senatorial de la reforma como la versión cameral aprobada recientemente, Puerto Rico es considerado una jurisdicción foránea para propósitos contributivos.

Esto quiere decir que las compañías locales pagarían un impuesto de 12.5% en su propiedad intelectual según la versión senatorial. En la versión cameral pagarían un 20% sobre las exportaciones que realicen empresas norteamericanas desde Puerto Rico a Estados Unidos y un 10% sobre sus ingresos.

El Gobierno de Puerto Rico y la comisionada residente Jenniffer González buscan que la isla sea considerada como doméstica, como ocurre ahora, para efectos de las leyes de aduana.

Si Puerto Rico fuera considerado como doméstico para efectos del Código de Rentas Internas federal tendría el efecto de que los individuos y corporaciones locales también tendrían que pagar impuestos federales.

Según la comisionada residente, el compromiso del liderato republicano en el Congreso es que las enmiendas sobre Puerto Rico se incluyan durante la discusión en el comité de conferencia, lo que debe ocurrir a partir del lunes.

image_print