24 de Septiembre de 2017

Senado y Cámara avalan proyecto de tragamonedas

Por el 10 de agosto de 2017

Con 23 votos a favor y 7 en contra, el Proyecto de la Cámara 1142 pasó el cedazo del Senado luego de que ambos cuerpos concurrieran en el Comité de Conferencia y lograran un acuerdo referente a las enmiendas propuestas.

El proyecto busca enmendar la Sección 3050.02 de la Ley 1 de 2011, conocida como “Código de Rentas Internas para un Nuevo Puerto Rico”, a los fines de establecer el pago por derechos de licencia para máquinas operadas con monedas a partir del 1 de julio de 2017. Las enmiendas aumentarían el pago anual de las licencias de estas máquinas de $100 a $300.

Además, la medida impone un pago de $3,000 por cada pantalla de máquinas de juegos electrónicos manipulados con monedas o fichas cuando las habilidades o destrezas del jugador afectan significativamente el resultado final de la partida. Con esta medida el Gobierno espera recaudar $69 millones como parte de los ingresos nuevos del presupuesto vigente de $9,562 millones.

La medida propone un aumento en los aranceles de las máquinas de entretenimiento para adultos de $100 a $3,000. (Juan Rodríguez/CB)

El proyecto fue enviado a la Cámara de Representantes donde también fue aprobado con 27 votos a favor y 12 en contra.

No obstante, el senador del Partido Popular Democrático (PPD), José Luis Dalmau Santiago, alzó su voz de alerta sobre lo que catalogó como un golpe nefasto para los pequeños comerciantes en la isla.

Presidente del Senado se allana a versión de la Cámara sobre las tragamonedas

“Este tipo de proyectos vienen a establecer una política pública que no guarda relación con la realidad de los negocios que tienen este tipo de máquinas en el país. He sido objeto de acusaciones, de críticas en cuatrienios anteriores por defender el derecho del pequeño comerciante a ganarse el sustento de su familia. Este tipo de máquinas tiene su reglamentación, paga sus patentes en [el Departamento de] Hacienda pero aun así son criticadas por los sectores que compiten contra ellas y por sectores que quieren que se eliminen todas para traer máquinas del exterior. La llamada videolotería que viene desde Las Vegas”, indicó el senador durante su turno inicial en el hemiciclo.

“Hay un caso en el tribunal de Puerto Rico, que no se ha resuelto, para determinar si el Departamento de Hacienda actuó correcta o incorrectamente en torno a la reglamentación para impulsar este tipo de juego. Entonces, nos topamos con este proyecto de la Cámara que dice que ahora las máquinas van a pagar una patente de $3,000, mientras que hoy en día solo pagan $100. Este aumento es totalmente irrazonable para el pequeño comerciante, pagar una patente como esa”, añadió.

Dalmau Santiago aseguró que grupos en representación de los pequeños comerciantes locales acudieron en varias ocasiones tanto a Cámara como al Senado para indicar que están dispuestos a asumir un aumento en sus contribuciones por concepto de estas máquinas, pero no uno tan alto ya que aseguraron esto pondría en riesgo la integridad de sus negocios.

Asimismo, cuestionó los cálculos del Departamento de Hacienda en cuanto al total de recaudos que se espera con esta medida,

“Nadie en el Gobierno sabe cómo operan esas máquinas. Si le preguntan a Hacienda cuántas maquinas tienen registradas, no saben. Y pagan patentes y tienen que tener un registro de todas esas patentes. Hay quien dice que son 20,000, otros que dicen que son 30,000. Hay quien dice que hay más ilegales que legales”, indicó.

“¿Quién en el Gobierno le pone el cascabel al gato y dice cuántas maquinas son las que hay? Entonces, ¿cómo se trae este proyecto y se dice que va a recaudar $69 millones? ¿De dónde sale la información si el propio Departamento de Hacienda no sabe cuántas máquinas hay registradas”, cuestionó el senador.

Este criticó además que no se haya realizado el debido proceso de vistas públicas para obtener todos los datos y el insumo de los comerciantes. Dalmau Santiago aseguró que la medida trabaja en contra de los comerciantes y no a favor de ellos.

“Vemos un intento de este proyecto para beneficiar a los que vienen de afuera, a los que quieren poner sus máquinas aquí en Puerto Rico con unas promesas de cantidades millonarias que no cumplen con la realidad de lo que se establece aquí. Estemos a favor o en contra del juego, la realidad es que el proyecto debió haber contenido una información para uno juiciosamente aprobarla”, criticó.

En el limbo proyecto de las tragamonedas

El senador recordó que en 2011 se aprobó la Ley 77, que pretendía establecer una patente de $2,500 a este tipo de máquinas. No obstante, por propia admisión del Departamento de Hacienda, no pudo levantar los recaudos esperados al estas no ser consideradas como máquinas de entretenimiento de adultos y sí como máquinas de videojuegos.

El proyecto, de aprobarse como ley, aumentaría también los aranceles para velloneras, mesas de billar y otros, con aumentos que no guardan proporción, según dijo, con la cantidad de dinero que estas producen.

“¿Cuál fue el análisis científico y matemático que se utilizó para decir que este aumento va a recaudar el dinero que se espera? Estamos hablando de defender al de aquí, al pequeño comerciante. Son muchos de ellos que están dispuestos a aportar pero no a que les cierren sus negocios”, aseguró.

El proyecto pasará ahora a la firma del gobernador.

image_print

You must be logged in to post a comment Login