28 de Junio de 2017

[SERIE ESPECIAL] Cayey, la reingeniería de un municipio

Por el 16 de Junio de 2017

Nota de la editora: Tercero de una serie de cinco reportajes sobre las iniciativas que están impulsando los alcaldes para atender la crisis fiscal y los recortes que se anticipan.

Con una sólida reputación como administrador casi infalible, el alcalde de Cayey, Rolando Ortiz Velázquez, aseguró que ese municipio lleva sobre 15 años preparándose para la debacle económica que hoy experimenta Puerto Rico. De hecho, el primer ejecutivo municipal fue una de las primeras voces públicas en alertar sobre la agudización de la crisis fiscal, que se afianzaría antes de que el país pudiera ver alguna mejoría.

Para el también presidente de la Asociación del Alcaldes de Puerto Rico (AAPR), los ayuntamientos deben administrarse desde el punto de vista empresarial para lograr una operación eficiente y costo efectiva, por ello, a Ortiz Velázquez no le ha temblado la mano para implementar estrategias de administración que han probado ser exitosas en la empresa privada como lo son la optimización de servicios, la destrucción creativa, la espiral ascendente y la teoría del cambio, entre otras.

Y al parecer, las medidas de contingencia que el alcalde ha establecido en Cayey están rindiendo frutos al este municipio anunciar que no se perfilan ni despidos, ni reducción de jornada para su plantilla de empleados durante el año fiscal 2017-2018, que comienza el primero de julio.

El alcalde de Cayey, Rolando Ortiz Velázquez. (Felipe Torres/CB)

“Nosotros anticipamos la crisis y no nos quedamos de brazos cruzados cuando el gobierno dijo que la crisis se iba a resolver en 2011. Llevamos casi 15 años trabajando con estrategias gerenciales que han sido exitosas en la empresa privada y empezamos a mirar el municipio como una empresa desde el día uno que empezamos como alcalde”, explicó el primer ejecutivo municipal desde su modesta oficina en el primer piso del edificio que alberga el ayuntamiento.

Ortiz Velázquez recordó que una de las primeras gestiones realizadas por su administración tan pronto asumió la poltrona municipal en 1997, fue crear una base de datos para clasificar las peticiones de los ciudadanos, que hoy día se encuentra totalmente digitalizada y que, según explicó, ha sido el motor para implementar otras medidas y lograr mayores economías en los gastos municipales.

El alcalde indicó que luego de estudiar la naturaleza de los servicios a los constituyentes, descubrió que estos tenían que ser reingenierizados, cambiar el proceso de servicios para optimizarlo y lograr mayores economías.

“Una vez el alcalde se sienta aquí la gente viene para pedirte algo. Piden, por ejemplo, que los ayudes porque el agua se le está metiendo a la casa. Pero cuando tú interpretas eso, es que hace falta hacer una obra de infraestructura menor. Entonces nosotros le dimos nombre a cada reclamo ciudadano y según ese nombre le asignamos un responsable”, explicó.

“Cada servicio que se solicita lo sometimos a un cambio de reingeniería de procesos, que es una estrategia gerencial de la empresa privada. Identificamos 117 servicios  y empezamos a estudiar cada uno de esos servicios y descubrimos que un servicio no es otra cosa que un proceso que empieza en un punto y termina en otro”, añadió en referencia a la implementación de principios métricos que estableció en su municipio.

[SERIE ESPECIAL] Cataño se agarra del turismo

Esta estrategia, aseguró, ha logrado que Cayey reflejara $6 millones en ahorros del presupuesto ascendente a $24 millones del presente año fiscal que concluye en junio, pero aseguró que no ha bajado la guardia frente a la posibilidad de mayores recortes de presupuesto proveniente del gobierno central. Ortiz Velázquez indicó que el presupuesto asignado para el próximo año fiscal solo fue reducido por $2 millones.

Uno de los ahorros más visibles obtenidos a raíz de la implementación de estas estrategias fue en los servicios que ofrece el ayuntamiento para proveerle a sus constituyentes con maquinaria pesada para realizar mejoras en sus hogares y otros trabajos relacionados. Asimismo, sustituir las plantas de los costados de las vías públicas municipales, por vegetación de crecimiento controlado, ha probado producir ahorros sustanciales.

“Nos fuimos a los caminos y empezamos a buscar las plantas que tenían crecimiento no controlado, o sea que crecen sin límites. Tú la cortas y al otro día en la mañana ya está creciendo de nuevo. Empezamos a identificar una serie de plantas que las descubrimos acá que son resistentes a las peores condiciones climáticas pero no crecen desmedidamente. Entonces empezamos a reforestar los caminos y eso tuvo un efecto interesante en la economía. Esos caminos llevamos cinco años sin necesidad de atenderlos en lo que se refiere a ornato”, aseguró.

Del mismo modo, el alcalde, desafió toda regla de ingeniería establecida al reducir su gasto anual de $5 millones anuales en asfalto, sustituyéndolo por concreto, a pesar de las indicaciones de los contratistas de que no realizara el cambio.

“Otro servicio que la gente pedía mucho era asfaltar los caminos en las comunidades. Decidimos aplicar otro principio gerencial que se llama ‘destrucción creativa’, que es cuando la gerencia tiene un problema que enfrentar, debes romper todo y empezar de nuevo, incluso con la estrategia más absurda. Entonces decidimos hacer los caminos en hormigón. Ahí empezamos a producir economía y te puedo asegurar que sale mucho más económico que el asfalto”, añadió.

[SERIE ESPECIAL] Yabucoa busca alternativas a su crisis

El alcalde lamentó que muchas empresas contratistas relacionadas a la venta de asfalto en la Isla usualmente inflen sus facturas a los municipios con servicios que muchas veces no son necesarios, afectando la economía de los ayuntamientos. Y, aunque aún faltan varias comunidades para reemplazarles el asfalto por concreto, el monitoreo de este experimento ha indicado que logró su cometido.

No obstante, el ahorro en el gasto de recursos para el mantenimiento de carreteras no concluye ahí. Cualquier ciudadano interesado en reparar las calles de su comunidad, puede acercarse al municipio y este le proveerá con todo el equipo y el concreto necesario para realizar la tarea, con la única condición de que sea la propia comunidad la que se organice y realice la labor. Ello crea economía en el uso de empleados de obras públicas para dichas tareas.

Y es que, según indicó Ortiz Velázquez, es en el detalle que se esconden los mayores gastos misceláneos que pueden llevar a la hecatombe económica a cualquier municipio.

Medidas como eliminar el servicio gratuito de fotocopias al público en general, disminuyó la cantidad de copias anuales de 150,000 a solo 40,000. Asimismo, la dispensación de gasolina a vehículos oficiales solamente una vez por semana ha probado ser efectiva al lograr un ahorro anual de $300,000.

“Cuando hicimos eso, nos dimos cuenta, por darte un ejemplo, que había un empleado que tenía tres carros, otro tenía una unidad del municipio para llevar a sus hijos a la escuela. Usando recursos de la alcaldía para asuntos personales. Ahora tú vas allí y ves que la mitad de la flota esta estacionada, porque se estaba utilizando para cosas fuera del municipio. Había otra persona que tenía que viajar a San Juan para llevar un informe semanalmente. Averiguamos si se podía realizar el trámite por internet, y efectivamente, el informe podía enviarse digitalmente. Ahora se organizan todos los viajes para el área metro”, explicó.

Sin embargo, el alcalde admitió que muchos de estos cambios han sido antipáticos para la ciudadanía y en especial para los servidores públicos, pero aseguró que utilizando la teoría del cambio, las personas han logrado entender la precariedad de la situación.

“Aplicamos la teoría del cambio: se toma decisión, se llega a la crisis y luego se estabiliza. La clave está en el cambio de actitud que debe siempre empezar por el líder. A eso se le añade la capacitación. Si tú no capacitas tus recursos no vas a tener éxito. Tienes que ver al municipio como una empresa”, insistió.

“La crisis se va a multiplicar”

A pesar del minucioso proceso de preparación de Cayey por los últimos 15 años, el alcalde no fue muy optimista con respecto a la crisis fiscal que atraviesa el país, y auguró una agudización de la misma para los próximos años.

[SERIE ESPECIAL] Bayamón: modelo de una ciudad inteligente

Ortiz Velázquez criticó la postura del gobierno central y de la junta se control fiscal de minimizar la importancia de los servicios que ofrecen los municipios, denunciando la supuesta carga que representan estos para la operación del Estado. Para el alcalde, el caso más bien es todo lo contrario. Las agencias gubernamentales que desfalcaron el Banco Gubernamental de Fomento (BGF), son la principal carga para el gobierno central.

“Si tú tienes un gobierno que tiene un problema y está planteando eliminar municipios, que son las únicas instituciones que no hubo que legislar para que nacieran, la crisis se va a agudizar. Los municipios son la expresión natural y primera en la historia de la humanidad de lo que es un gobierno. Es lo más natural, lo más orgánico. Tu enfoque entonces tiene que ser fortalecer esta institución, no desmantelarla”, señaló el también abogado.

Para el alcalde, el discurso del gobierno sobre los municipios podría agudizar la crisis aún más al mostrar que el  gobierno central aparenta tener un desconocimiento total de la función del municipio.

“Cuando naces en las grandes ciudades, pierdes de contexto la función municipal, porque en esas ciudades no hay una interacción tan directa con la institución municipal como la hay en municipios pequeños.  Hay cosas que pasan en las ciudades pequeñas, que no pasan en las grandes, y al no atenderse hay mucha desigualdad social e injustica”, aseguró Ortiz Velázquez.

“En la medida en que el enfoque del gobierno central no sea fortalecer los municipios, se va a acrecentar la crisis. En la medida en que el gobierno central reenfoque su paradigma institucional hacia utilizar el municipio como un vehículo para enfrentar la crisis, va a ser más fácil salir de esta”, añadió.

El alcalde aseguró categóricamente que fortaleciendo las instituciones municipales se verían mejores resultados en los servicios a la ciudadanía y catalogó como el camino incorrecto el estrangular con recortes presupuestarios a los ayuntamientos del país.

image_print
  • pepino152

    Y PORQUE NO LO COMPARTIO CON SUS PARES?