23 de Julio de 2017

Trump elige a duro crítico de China como asesor comercial

Por el 22 de diciembre de 2016

Por Paul Wiseman

WASHINGTON — En otra señal de que intenta sacudir las relaciones con China, el presidente electo Donald Trump nombró al economista Peter Navarro para encabezar el recién creado consejo de comercio de la Casa Blanca.

El profesor de la Universidad de California-Irvine y uno de los asesores de Trump durante la campaña ha criticado duramente las políticas económicas y militares de China en libros y videos. Además de encabezar el nuevo Consejo Nacional de Comercio de la Casa Blanca, Navarro será director de una política comercial e industrial.

En un comunicado, el equipo de transición informó ayer en la noche que la creación del consejo “demuestra la determinación del presidente electo para devolver la grandeza a la manufactura estadounidense”.

Trump dice que las prácticas comerciales desleales de Beijing están acabando con los empleos en las fábricas de Estados Unidos. El sector ha eliminado 5 millones de trabajos desde el año 2000. Trump ha amenazado con gravar las importaciones chinas y ha dicho que China es un “manipulador de moneda” por supuestamente abaratar el yuan para dar ventaja a los exportadores chinos.

Navarro, autor de “Death By China” (Muerte por China), también es partidario de una línea dura hacia Beijing, y ha desestimado advertencias de que imponer sanciones al país asiático podría causar una guerra comercial destructiva si China hace lo mismo con las importaciones estadounidense. Él y Wilbur Ross —un banquero de inversiones que está señalado como el secretario de Comercio de Trump— han argumentado que China y otros socios comerciales de Estados Unidos tienen más que perder en un conflicto comercial por todo lo que dependen del mercado estadounidense.

Lee también: Trump insinúa endurecimiento con China

Trump ya ha sacudido las relaciones Estados Unidos-China. A comienzos del mes rompió el protocolo al recibir un llamado telefónico de la presidenta de Taiwán. Beijing ve a Taiwán como una provincia rebelde y considera como un grave insulto cualquier reconocimiento a su cabeza de estado. Trump también dijo que no se siente obligado a cumplir la vieja política de “una sola China”. Bajo esa política Washington reconoce a Beijing como el gobierno central de China y reconoce su reclamo territorial sobre Taiwán, pero considera irresuelto el estatus de la isla.

image_print

You must be logged in to post a comment Login