23 de Julio de 2017

Trump elogia a Putin por no tomar represalias contra EE.UU.

Por el 30 de diciembre de 2016

Por Josh Lederman y Nataliya Vasilyeva

MOSCÚ — El presidente electo estadounidense Donald Trump elogió al mandatario ruso Vladimir Putin por no tomar represalias ante las nuevas sanciones impuestas por el gobierno de Barack Obama por su presunta injerencia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

A través de su cuenta de Twitter, Trump aplaudió la “gran medida de postergar” posibles represalias de parte de Putin.

“¡Siempre supe que era muy inteligente!”, añadió el magnate.

Hoy, Putin fustigó una nueva ronda de sanciones estadounidenses contra Moscú, pero dijo que el Kremlin no expulsaría a diplomáticos estadounidenses.

Trump se ha abstenido de criticar a Putin y en su lugar ha cuestionado a las agencias de inteligencia estadounidenses que vinculan a Rusia con una campaña de hackeo en las pasadas elecciones estadounidenses.

En un comunicado emitido ayer, Trump había señalado que era “hora de que nuestro país pase a cosas más grandes y mejores”. Sin embargo, ante la nueva evidencia pública, el magnate dio indicios de que no estaba desestimando más las acusaciones contra Rusia.

“Me reuniré la semana entrante con los líderes de los servicios de espionaje a fin de que se me actualice sobre los hechos de esta situación”, declaró Trump.

También ayer, Estados Unidos impuso una serie de sanciones graves y otras medidas punitivas contra funcionarios y servicios de inteligencia rusos, en medio de acusaciones de que Rusia interfirió en las elecciones presidenciales estadounidenses al hackear sitios y cuentas de correo electrónico de políticos norteamericanos.

Lee también: Obama impone represalias contra Rusia por hackeo

Como resultado del anuncio del presidente estadounidense, Barack Obama, 35 diplomáticos rusos recibieron la orden ayer de abandonar los Estados Unidos en 72 horas y clausuró un par de inmuebles de propiedad rusa.

En una declaración difundida el viernes por el sitio web del Kremlin, Putin calificó las nuevas sanciones como una “provocación dirigida a socavar aún más las relaciones ruso-estadounidenses”, pero aseguró que Rusia no expulsará a los diplomáticos estadounidenses en represalia, como lo indicó previamente el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

El gobierno ruso continuó negando las acusaciones de que robó mensajes electrónicos para tratar de ayudar al entonces candidato republicano Donald Trump a ganar las elecciones presidenciales.

Poco más de un mes después de los comicios presidenciales, Obama sancionó al GRU y al FSB, las principales agencias de espionaje rusas, por su presunta implicación en el hackeo. En una respuesta coordinada de al menos cinco agencias federales, el gobierno de Obama también intentó exponer las tácticas cibernéticas de Rusia con un detallado informe técnico e insinuó que podría lanzar un contraataque encubierto.

“Todos los estadounidenses debemos de estar alarmados por las acciones de Rusia”, dijo Obama. “Esos actos tienen consecuencias”.

El anuncio de Obama significó heredarle las presiones al presidente electo Trump para que lidie con Moscú una vez asuma el cargo. Trump, quien podría revocar esas sanciones con facilidad, ha insistido en que Obama y los demócratas simplemente intentan deslegitimar su victoria en las urnas.

Entretanto, en un mensaje en Twitter hoy, el primer ministro ruso Dimitry Medvedev dijo que Washington ha quedado inmerso “en estertores anti rusos”. Medvedev, que cuando fue presidente del 2008 al 2012 se concentró en mejorar las relaciones con Estados Unidos, dijo que la nueva disputa diplomática es “triste”.

Como parte de las sanciones, Estados Unidos expulsó a 35 diplomáticos rusos a los que Estados Unidos señaló como agentes de inteligencia y clausuró un par de inmuebles de propiedad rusa en Nueva York y Maryland.

Estados Unidos dijo que esas medidas eran en respuesta al acoso de Rusia hacia diplomáticos estadounidenses y lo describió como parte de un proceder habitual de agresión que incluyó los ataques cibernéticos contra el Comité Nacional Demócrata y el presidente de campaña de Hillary Clinton.

Lee también: EE.UU. revela detalles de hackeo ruso contra sus elecciones

Se trata de las sanciones más enérgicas adoptadas a la fecha por el gobierno de Obama en represalia por un ataque cibernético, y son mayores que las impuestas el año pasado a Corea del Norte después de que ésta efectuara un acto de piratería cibernética contra Sony Pictures Entertainment.

Las nuevas sanciones se suman a las ya impuestas por Estados Unidos por las acciones de Rusia en Ucrania, las cuales han tenido efectos adversos en la economía rusa pero que han tenido consecuencias limitadas en el proceder del presidente Vladimir Putin.

Es improbable que las nuevas sanciones, aunque simbólicamente significativas, tengan un impacto grande en las operaciones de espionaje rusas. Las sanciones congelan cualquier activo de los afectados en Estados Unidos y prohíbe a los estadounidenses hacer negocios con ellos, pero las leyes rusas prohíben a las agencias de espionaje tener activos en Estados Unidos, y cualquier actividad que emprendan sería muy probablemente encubierta y difícil de detectar.

image_print

You must be logged in to post a comment Login