17 de Agosto de 2019

A las urnas otra vez para definir el estatus

Por el 11 de Junio de 2017

Por quinta ocasión desde que Puerto Rico pasó a ser territorio de Estados Unidos, los puertorriqueños tendrán hoy la oportunidad de ir a las urnas para expresarse sobre el estatus político que desean para la isla. Esta vez, la consulta ocurre en un ambiente sazonado por la crisis fiscal y la junta de control impuesta por Estados Unidos para tomar decisiones fiscales en la isla sobre el gobierno electo, la apatía del Congreso y el Ejecutivo estadounidense en atender el tema político de Puerto Rico y un boicot por parte de los principales partidos.

De hecho, los intentos del gobierno puertorriqueño, encabezados por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares, para lograr que el Departamento de Justicia de Estados Unidos valide las fórmulas de estatus que aparecerán en la papeleta no han resultado exitosos.

Rosselló Nevares, con el aval de sus legisladores del Partido Nuevo Progresistas (PNP), aprobaron a comienzos de este año la llamada Ley para la Descolonización Inmediata de Puerto Rico con la que buscaban que los puertorriqueños eligieran entre la estadidad o la independencia/libre asociación. La ley disponía una fecha límite para que Justicia federal contestara si validaba las definiciones incluidas en la papeleta para así poder utilizar unos $2.5 millones aprobados por el Congreso para la consulta.

Sin embargo, Justicia federal contestó advirtiéndoles que la consulta incumplía “con la política pública del gobierno federal” pues las definiciones inducían a error al elector. Ante ese desarrollo, el gobernador y su Legislatura tuvieron que enmendar el plebiscito para añadir entre las alternativas el estatus actual definido como territorial y colonial. La ley fue devuelta a Justicia para su aprobación pero todavía no se ha producido respuesta.

Entusiasmado el PNP

“La mejor encuesta es cuando caminas y visitas casa por casa por toda la isla y en este proceso he podido confirmar un entusiasmo de la gente para votar este domingo en el plebiscito a favor de la estadidad. El pueblo de Puerto Rico ya rechazó el estatus actual colonial en la consulta del 2012  de forma abrumadora y en el PNP estamos convencidos que la estadidad va a tener una victoria cómoda”, expresó Rafael “June” Rivera Ortega, secretario general del PNP y representante de distrito.

Según datos de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), un total de 1,878,969 puertorriqueños participaron en el plebiscito del 2012. El 53% de los electores votó en la primera pregunta que no favorecería el estatus actual territorial del Estado Libre Asociado (ELA), mientras en la segunda pregunta sobre las alternativas de estatus, la estadidad registró un 61% de los votos, el Estado Libre Asociado soberano obtuvo el 33% y la independencia sacó un 5%.

En este plebiscito, el quinto que se celebra en la isla desde 23 de julio de 1967, el Partido Popular Democrático (PPD) y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) decidieron boicotear el evento por entender que el mismo es un ejercicio fútil pues carece del aval del Congreso de los Estados Unidos.

Ambos partidos de oposición sostienen que este plebiscito se trata de un ejercicio orquestado por el PNP para lograr una victoria “ficticia” de la estadidad.

Gobernador tendrá “media tour” en EE.UU. tras el plebiscito

“El boicot es una acción militante y consciente de repudiar el proceso por haber incluido la colonia como una opción habiendo esta sido ya rechazada por el 54% de los puertorriqueños en el 2012. Desde esa perspectiva, participar de este plebiscito sería un retroceso”, indicó Juan Dalmau, senador del PIP. Dalmau también es uno de los portavoces principales del llamado Junte Soberanista que aglutinó a simpatizantes del Movimiento de Unión Soberanista (MUS), el Partido Puertorriqueño Trabajador (PPT), a candidatos independientes como Alexandra Lúgaro y al representante del PPD, Manuel Natal Albelo, entre otros.

Esperan 500,000 electores

El PNP espera que hoy al menos 500,000 novoprogresistas acudan a las urnas para dar su voto en favor de la estadidad, según dijo el secretario general de la colectividad.

“El boicot tuvo su efecto en la calle días después de que se anunció pero ya eso se disipó. La oposición lo que busca es una excusa para no participar y justificar así su derrota. No hay duda que la estadidad va a ganar”, reiteró Rivera Ortega.

La victoria de la estadidad que vaticina el PNP, a juicio del presidente del PPD, Héctor Ferrer, es una ficticia que caerá en oídos sordos en el Congreso de los Estados Unidos y en la Casa Blanca.

“Esto es un plebiscito que su resultado no es vinculante y no obliga al gobierno federal a atender los resultados. Es un proceso que ha sido excluyente y en donde el PNP pretende decirle a todo el mundo cómo y dónde es que tiene que votar. Aquí no se permitió la participación verdadera de todos los sectores y de la manera en que se legisló y se estructuró el plebiscito es para que el resultado sea uno ficticio a favor de la estadidad. La ley que crea el plebiscito pretende legalizar la trampa y el fraude y el PPD no se va a prestar para eso”, puntualizó Ferrer.

El líder del PPD rechazó rotundamente el planteamiento de los estadistas que aseguran que los populares lo que anhelan es mantener el status quo y dejar sin definir ni cambiar la relación actual política de Puerto Rico con los Estados Unidos. “La abstención creada por el boicot va a ser abrumadora. El boicot le va a ganar a la estadidad”, vaticinó Ferrer.

Delegación de observadores visitará Puerto Rico durante el plebiscito

No obstante, a juicio del exgobernador del PPD, Aníbal Acevedo Vilá, el llamado boicot al plebiscito ha fallado al carecer de una campaña de orientación al electorado sobre cómo proceder este domingo cuando se abrirán 4,257 colegios de votación alrededor de la isla.

“Tenemos millones de dólares de los puertorriqueños gastados en la campaña por la CEE, tenemos millones de dólares gastados por el PNP y las fuerzas estadistas y vamos a ser honestos: no hay campaña de boicot. No hay un racional claro de por qué la gente debe boicotear este proceso”, dijo Acevedo Vilá en un análisis en su programa radial la semana pasada.

Según Acevedo Vilá, nadie le ha dicho a los que quieren darle un mensaje claro al mundo de que no quieren la estadidad, qué es lo que tienen que hacer este domingo 11 de junio ni cómo se expresan y se manifiestan. “No hay una campaña contra la estadidad por nadie”, advirtió el exgobernador popular.

Contra la colonia

Ante el boicot del PPD y del PIP al plebiscito, dos nuevos movimientos nacieron y se registraron en la CEE a favor de la opción del círculo en la papeleta que representa la Libre Asociación/Independencia.

Michael González, del movimiento independentista denominado Marchemos y quien fue parte del movimiento descolonizador junto a Rosselló Nevares llamado Boricua Ahora Es, expresó que difiere del boicot porque no se puede renunciar al derecho que tienen los puertorriqueños al sufragio.

“Fundamos Marchemos para educar sobre la independencia, defenderla a pesar de que estamos en la peor coyuntura con la imposición de la junta de control. Hay una fuerza independentista que va más allá de los partidos y queremos demostrar que los independentistas somos más que los que defienden el colonialismo”, dijo González.

El líder de Marchemos hizo un llamado al electorado para que reconsidere la abstención.

“Nuestra meta es derrotar el estatus colonial. Todavía tenemos posibilidades de vencerlo”, agregó González.

Por su parte, Iván Rivera, del movimiento MAS y quien favorece la libre asociación, explicó a CB en Español que la libre asociación no es una variable de la independencia, mientras resaltó que el boicot solo ha provocado que la discusión pública la ocupen solo los estadistas.

“Los libreasociacionistas queremos evitar que los estadistas tengan una súper mayoría porque nos corremos el riesgo de que Estados Unidos nos haga un territorio incorporado, que es una promesa de estadidad sin hacerte estado y sin términos de cuándo te harán estado, y conllevaría todas las cargas contributivas federales sin los beneficios que los estadistas alegan que nos darían”, dijo Rivera.

Plebiscito aún no cuenta con aval del gobierno de Estados Unidos

En Washington

Y mientras en Puerto Rico se discute del plebiscito, varias fuentes consultadas que residen en Washington afirmaron que existe total indiferencia en el Congreso con relación a este plebiscito.

“El tema no se está discutiendo entre los grupos cívicos ni en el Congreso. Hubo algo de ruido cuando el gobernador, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, y la comisionada residente, Jenniffer González Colón, hicieron conferencia de prensa acá pero ya nadie habla de eso”, dijo una fuente con conocimiento directo sobre los asuntos de Puerto Rico en el Congreso. CB en Español solicitó a la comisionada residente una expresión sobre el ambiente en Washington en torno al plebiscito pero al cierre de esta edición no había sido posible su reacción.

El plebiscito, según fue legislado, se proyectó que costaría $7.7 millones. La presidenta de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Liza García, precisó que el costo del evento al final del día será de $7 millones aproximados.

“Ha sido cuesta arriba trabajar con el tema presupuestario porque los suplidores tienen una preocupación genuina si les van a pagar o no con lo de la crisis fiscal y el Título III de quiebra”, reconoció García.

image_print

You must be logged in to post a comment Login