16 de Septiembre de 2019

A oscuras la comunidad médica

Por el 1 de Abril de 2017

Ni los médicos pediatras que atienden a niños con trastornos neurológicos o malformaciones congénitas producto del virus del Zika, ni los investigadores de la epidemia saben cuántos niños han nacido en Puerto Rico con dichas condiciones desde que se decretó la epidemia de Zika en la isla el año pasado.

“No sabemos porque el Departamento de Salud no ha ofrecido esos datos al día. Los casos confirmados de infección con Zika, sí… Yo mismo no sé”, señaló el doctor José Cordero, director del Departamento de Epidemiología y Bioestadísticas de la Universidad de Georgia, durante el evento “Canvas para el Futuro: conferencia para reducir el Zika”.

En la conferencia el epidemiólogo y exsecretario de Salud, Johnny Rullán informó que el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), no está reportando datos de vigilancia de Zika congénito en Puerto Rico, porque el Departamento de Salud (DS) no les está informando los mismos.

Cordero señaló que Puerto Rico es la única jurisdicción de Estados Unidos para la cual el CDC no informa el número de casos de microcefalia y otras malformaciones congénitas asociadas al Zika pues DS no usa el mismo criterio de inclusión para estas condiciones congénitas.

Durante la semana pasada se ofrecieron a través de distintos medios de comunicación cifras distintas sobre el número de casos en la isla. En un artículo publicado en un periódico de San Juan se adjudica a “varias investigadoras del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico” haber identificado “preliminarmente” desde mayo de 2016, 44 nacimientos de infantes con complicaciones de salud asociadas a la infección del virus del Zika. En este mismo artículo se señala que han nacido 120 bebés de madres infectadas con Zika durante sus periodos de embarazo.

mapazicadic-001

Casos de Zika, según establece el CDC. (Suministrada/USGS, CDC)

Por otro lado, en un reportaje televisivo ese mismo día se señala que se han registrado nueve casos de bebés nacidos con microcefalia, cuyas madres dieron positivo al virus del Zika.

Hasta la fecha, el DS, entidad responsable por divulgar las cifras oficiales, no ha divulgado en Puerto Rico, o publicado en algún lugar de su sitio web, los datos estadísticos sobre el número de casos de malformaciones congénitas asociadas al Zika.

No obstante, en el informe correspondiente al 10 de marzo de 2017, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), publicó que “en las pasadas cuatros semanas” varios de los países de América Latina, incluido Puerto Rico, “actualizaron el número de casos del síndrome congénito asociado a la infección del virus del Zika”. La información sobre Puerto Rico es ofrecida por el propio DS.

Más aun, desde esa fecha hasta el pasado 23 de marzo, la OPS ha publicado otras dos actualizaciones de sus estadísticas, mientras que en Puerto Rico no se publica nada.

En el más reciente informe de la OPS se señala que en Puerto Rico se han reportado 12 casos de bebés con malformaciones congénitas hasta el 23 de marzo de 2017. Este dato estadístico contrasta con los ofrecidos por los medios de comunicación que han reseñado las consecuencias de la epidemia de Zika.

Datos incongruentes

Además, la información parece contradecir los señalamientos y supuestas proyecciones sobre un exorbitante aumento en el número de casos de malformaciones, incluida la microcefalia, en la isla.

Hasta el 23 de marzo pasado se habían reportado en Estados Unidos, 61 casos del síndrome congénito, esto es cinco veces más casos que en Puerto Rico, a pesar de que el número de casos confirmados de mujeres infectadas con el Zika aquí es 177 veces mayor que en Estados Unidos.

De hecho, naciones caribeñas más pequeñas que Puerto Rico como es el caso de Martinica (22), la Guyana Francesa (17) y Guadalupe (14), registran un número mayor de casos de malformaciones congénitas. En el caso de la República Dominicana se han reportado 54 casos de malformaciones asociadas al Zika, en un universo de 345 personas infectadas.

Colombia es el país latinoamericano con mayor número de incidencias del síndrome congénito con 132, mientras el número de infectados con Zika asciende a 9,802 confirmados de virus de Zika, o casi 30 mil casos menos que en Puerto Rico.

Cordero declinó comentar sobre si el número de casos niños nacidos con microcefalia reportados por los medios de comunicación pueden considerarse como alarmante o no, pero reiteró que “lo verdaderamente alarmante” es que el Salud no esté divulgando cuántos casos se han registrado hasta la fecha. Recalcó que no debe sólo considerarse el número de casos de microcefalia, porque esta condición es sólo un “elemento secundario”. El galeno dijo de lo que se debe estar hablando es del daño provocado por el Zika en el cerebro del bebé.

microcephaly-comparison

(Suministrada/CDC)

De acuerdo con el experto, el Zika puede haber ocasionado un daño terrible en el cerebro de un infante pero no ser evidente a simple vista. Sostuvo que estudios en Brasil y Colombia han evidenciado que aproximadamente el 30% de los niños de madres que ha padecido Zika durante algún momento del periodo de gestación, sufren de daño neurológico o malformaciones congénitas. Bajo este parámetro, entonces en Colombia debían haberse registrado unos 2,940 casos de malformaciones o una tercera parte de los 9,802 casos confirmados.

“Los problemas neurológicos que se observan son los efectos funcionales de un virus que está matando las células del cerebro… por eso es que el 30% de estos bebés tienen convulsiones severas, problemas de tragar, y problemas de audición como un 6%”, señaló Cordero.

Estimó que “la tardanza” en la divulgación del número de casos de malformaciones en Puerto Rico puede deberse al hecho de que los diagnósticos estén pendientes de confirmación debido a que varias de las malformaciones asociadas al Zika, también pueden ser provocadas por otras condiciones de salud. No obstante, eso no explica la falta absoluta de estadísticas sobre la condición.

Por su parte, la epidemióloga del Estado, la doctora Carmen Deseda, señaló durante una entrevista televisiva que “hay otros virus que pueden causar microcefalia, como el herpes, toxoplasmosis y el virus del sarampión alemán”, entre otros.

Sobre las posibles razones para la sobreestimación del número de casos de microcefalia, Deseda señaló que en otros países pudo deberse a diagnósticos equivocados de microcefalia. La epidemióloga no se aventuró a señalar posibles razones para la sobreestimación en Puerto Rico.

No reportar tiene consecuencias

Cordero, por su parte, recordó que la isla tiene un programa de vigilancia y prevención de defectos congénitos, financiado por el CDC en donde deben reportarse los casos de nacimientos con labio leporino, paladar hendido, Síndrome Down y espina bífida, entre otros. Los tipo de daño neurológico o malformaciones congénitas causados por el virus del Zika deben reportarse de la misma forma.

De hecho, de acuerdo con informes del CDC, en Puerto Rico uno de cada 33 bebés nacidos tienen un “defecto de nacimiento severo”. Este programa debe dar seguimiento a 44 defectos de nacimiento, que no se especifican en el informe, y que ponen en mayor riesgo de morir antes de un año, a los bebés que los padecen, cuando se comparan con bebés que no los tienen.

Cordero recalcó la importancia de la divulgación de estos datos para que pueda establecerse una política pública que pueda efectivamente atender el problema de salud. El doctor citó otro estudio del CDC, en el que se estima que el costo de atender a los niños con daños neurológicos a consecuencia del Zika puede ascender a $1 millón por la vida de cada niño. Este costo es similar al que tienen los pacientes que necesitan cuidados y tratamientos para la condición de espina bífida.

Paradores aseguran estar listos ante amenaza del zika

image_print

You must be logged in to post a comment Login