17 de Septiembre de 2019

[ANÁLISIS] Empinado el camino para definir el ELA en el PPD

Por el 3 de Agosto de 2017

¿Cuál es el estatus político que debería respaldar el Partido Popular Democrático (PPD) en momentos en que han quedado señaladas las limitaciones del Estado Libre Asociado (ELA) en relación con la falta de poderes soberanos para Puerto Rico?

Esta pregunta podría tener finalmente una respuesta el año entrante, cuando se celebre la Asamblea General del PPD en la que la colectividad discutirá el desarrollo del ELA. Sin embargo, los 10 puntos que planteó el presidente del PPD, Héctor Ferrer, durante la conmemoración del 67 aniversario de la Constitución de Puerto Rico para  dirigir esa discusión podrían quedarse cortos ante los cuestionamientos legales que estos representan.

Para el presidente del PPD, el ELA debe desarrollarse con un “nuevo Pacto Autonomista” manteniendo la relación bilateral con Estados Unidos, garantizando la ciudadanía estadounidense, protegiendo la identidad cultural, idioma e historia de la isla, conservando la autonomía fiscal y política, y manteniendo un comité olímpico.

También debe buscar la eliminación de la legislación federal que limite el desarrollo económico de la isla, como lo son las leyes de cabotaje, la ampliación de la participación de Puerto Rico en foros internacionales, así como su participación comercial internacional.

El liderato del PPD lleva años tratando de establecer una fórmula para el desarrollo del ELA que permita mantener bajo la misma insignia a quienes desean una relación estrecha con Estados Unidos que incluya la ciudadanía americana por nacimiento pero con cierta autonomía para atender asuntos domésticos y fiscales, y quienes buscan que Puerto Rico como soberano establezca un pacto de asociación con Estados Unidos, también con ciudadanía americana y autonomía sobre los asuntos que se determinen mediante acuerdo de las partes.(Archivo/CB)

El último punto que propone Ferrer es que se reconozca que el ELA puede desarrollarse dentro de una cuarta opción política que no es la estadidad, la independencia o la libre asociación, sino dentro de los parámetros que dispone la Resolución 2625 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de 1970.

¿Ese desarrollo del ELA es fuera de la cláusula territorial?, cuestionó CB en Español al presidente del PPD, pues eso no quedó claro durante su mensaje.

“Claro, y es una discusión que se tiene que dar y se va a dar, pero según lo establece el partido”, respondió Ferrer, quien fue enfático en la necesidad de que la “agenda de trabajo” se establezca desde el PPD.

El líder de la Pava afirmó que esto no representa una forma de echar a un lado al ala soberanista del PPD, pues entiende que la soberanía puede desarrollarse dentro del ELA y que los soberanistas no necesariamente respaldan la libre asociación.

Sobre el particular, el representante Luis Vega Ramos, identificado con el ala soberanista del PPD, indicó que el desarrollo del ELA tiene que darse bajo dos premisas fundamentales: que esté fuera de la cláusula territorial y que la soberanía que presente esté en manos de Puerto Rico y no de Estados Unidos. Si no fuera de esta forma, la opción “es inaceptable” a su entender.

“Si las contestaciones a esas dos preguntas son que la soberanía está en manos de Puerto Rico y que el estatus está totalmente fuera de la cláusula territorial, le pueden poner el nombre que quieran, le pueden poner tiramisú de limón”, afirmó el legislador.

Presidente del PPD propone desarrollar el ELA autonomista, no soberanista 

Sin embargo, para el abogado José Alfredo Hernández Mayoral, integrante de la Junta de Gobierno del PPD y quien se identifica con el ala más conservadora, la importancia del debate recaerá en que se aclaren ciertos elementos, como el hecho de que la ciudadanía estadounidense solo es posible para quienes nacen en territorio de Estados Unidos. Por ende, si el ELA está fuera de la cláusula territorial o se establece una relación mediante un pacto con Estados Unidos, será difícil mantener la ciudadanía americana por nacimiento en la isla.

“Los soberanistas lo que dicen es que ellos la negociarán [la ciudadanía estadounidense] y lo que nosotros lo que decimos es que: ‘ese será tu deseo, pero no lo puedes lograr porque no tiene ningún sentido’”, apuntó Hernández Mayoral.

La posición que asuma la mayoría de la Asamblea General del PPD sobre esos temas marcará la línea que seguirá el partido para unir las dos facciones o “demostrar que no son unibles”, agregó. En esa discusión, la facción que no resulte beneficiada deberá acatar lo que decide la mayoría o se creará una fisura que podría provocar el desarrollo de una nueva entidad política que agrupe a los seguidores de la fórmula que no resulte favorecida, especuló Hernández Mayoral.

El liderato del PPD lleva años tratando de establecer una fórmula para el desarrollo del ELA que permita mantener bajo la misma insignia a quienes desean una relación estrecha con Estados Unidos que incluya la ciudadanía americana por nacimiento pero con cierta autonomía para atender asuntos domésticos y fiscales, y quienes buscan que Puerto Rico como soberano establezca un pacto de asociación con Estados Unidos, también con ciudadanía americana y autonomía sobre los asuntos que se determinen mediante acuerdo de las partes.

Hasta ahora, las definiciones trabajadas en el seno del PPD habían permitido la convivencia de ambos sectores bajo la Pava, pero la determinación del Tribunal Supremo de Estados Unidos en el caso Sánchez Valle y las declaraciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos han revelado que no parece haber disposición política en la metrópoli para establecer un acuerdo novel con Puerto Rico en los términos que el PPD persigue.

Por un lado, en el caso Sánchez Valle se establece que, a pesar de que en el 1952 se le concedió a la isla cierto grado de soberanía sobre asuntos domésticos, el poder último lo mantiene el Congreso debido a que Puerto Rico se encuentra bajo la cláusula territorial.

Tan reciente como en abril pasado, el subsecretario de Justicia adjunto, Dana J. Boente, consignó en una carta enviada al gobernador Ricardo Rosselló que la propuesta de ELA mejorado que ha presentado el PPD en las últimas consultas fue rechazada por el Task Force sobre estatus que creó la Casa Blanca y por el propio Departamento de Justicia por ser inconsistentes con la Constitución de Estados Unidos.

Estas declaraciones del gobierno estadounidense establecen un parámetro mucho más claro para el PPD de lo que Estados Unidos no está dispuesto a ofrecer a la isla en términos de estatus, haciendo así más difícil el lenguaje ambiguo que hasta ahora habían utilizado para mantener contentos a soberanistas y conservadores.

Al mismo tiempo, esta discusión ocurre en momentos en que Ferrer, quien no ha descartado aspirar a la gobernación por ese partido en el 2020, se enfrenta a su virtual retadora, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz. La alcaldesa representa la visión más radical del soberanismo dentro de la colectividad.

image_print

One Comment

  1. sigosinentender

    4 de Agosto de 2017 at 6:25 am

    Me perdí.

You must be logged in to post a comment Login