18 de Enero de 2022

[ANÁLISIS] La junta y el Gobierno: de la colaboración a la confrontación

Por el 29 de Junio de 2017

Cuando Ricardo Rosselló juró como gobernador, aseguró que su misión era colaborar con la junta de control fiscal. Pero a medida que ha pasado el tiempo y que ha tomado confianza con el organismo, la relación se ha transformado y se encuentra en uno de sus puntos más álgidos: un choque por la posible reducción de la jornada laboral en septiembre.

Aunque en estos seis meses de administración, Rosselló ha estado dispuesto a hacer los cambios que la junta requirió para certificar los planes fiscales y el presupuesto, con la reducción de la jornada laboral ha sido distinto.

Y luego de que Carrión dijera que la junta es “antidemocrática” e “impuesta”, Rosselló le respondió que resultaba “lamentable que un puertorriqueño acepte dirigir una junta que, a conciencia, considere que sea antidemocrática”. (Juan J. Rodríguez/CB)

Ante la insistencia del presidente de la junta, José Carrión, de que es necesario “preparar” a la ciudadanía para implementar una reducción en la jornada, aunque sea una “tragedia”, Rosselló acotó que provocaría un impacto negativo en la economía, alteraría los supuestos económicos en los que se estableció el plan fiscal y afectaría a miles de familias puertorriqueñas.

Y luego de que Carrión dijera que la junta es “antidemocrática” e “impuesta”, Rosselló le respondió que resultaba “lamentable que un puertorriqueño acepte dirigir una junta que, a conciencia, considere que sea antidemocrática”.

La falta de transparencia y de certeza en lo que son los “servicios esenciales”, las críticas por reducir los gastos en ambos bandos, así como los desacuerdos en las áreas en que se deben hacer recortes también forman parte de las diferencias entre la junta y el Gobierno.

Para el exsecretario de Estado, Kenneth McClintock (2009-12), es la junta de control fiscal la que ha experimentado cambios de postura tras las visitas de Carrión a la capital federal.

Cero acuerdo entre la junta fiscal y la Legislatura

“Después de que Carrión hizo las visitas al Congreso [tras la certificación del plan fiscal], ha habido un cambio en la atmósfera. La impresión que me da es que el cambio se da por factores exógenos, o sea de fuera de Puerto Rico, que le están exigiendo a la junta un mayor nivel de activismo”, opinó el exlegislador del Partido Nuevo Progresista (PNP).

Con esto se refiere específicamente al Congreso, desde donde también han surgido críticas contra la junta porque entienden que ha sido ineficiente. Pero es culpa del propio Congreso por crear “unas expectativas” de que la junta tomaría acciones rápidas para solucionar la crisis de Puerto Rico, cuando la isla lleva una década en recesión, afirmó el expresidente del Senado (2005-08).

Cuando tienes una operación gubernamental y tienes un ‘oversight’ (junta de supervisión), vas a tener momentos que están alineados, momentos en que están encontrados, que están de acuerdo o en desacuerdo. Eso siempre va a ocurrir. Pero una animosidad no la hay porque, por lo menos de parte del Gobierno, lo que hay es el mejor interés de cumplir”, expresó, por su parte, el representante del Gobierno ante la junta, Elías Sánchez.

Aunque rechazó criticar a la junta, Sánchez indicó que, ante los señalamientos que ocurran, el Gobierno buscará hacer entender su postura. “Como todo en la vida, no hay un ente perfecto. Todo el mundo tiene su perspectiva”, sostuvo.

Con Sánchez coincidió el exrepresentante del PNP, Ángel Cintrón, quien considera que este tipo de disputas entre ambos bandos son parte de los “choques naturales del proceso” que no tienen que ver con asuntos personales.

Gobernador atenderá preocupaciones de la junta sobre el presupuesto

“No es por personalidades, sino porque cada uno tiene que cumplir su realidad. La junta tiene que llegar a unas métricas, recoger el gasto público, en un periodo por lo menos de entre cinco a 10 años. Y el Gobierno tiene una obligación de mantener el mínimo de operaciones funcionando para el servicio a la ciudadanía y evitar que lo más neurálgico sufra en este proceso”, destacó Cintrón.

Mientras uno “aprieta”, el otro debe “hacer ciertos señalamientos” cuando “se aprieta más de la cuenta”, pero a la larga, “la junta hay que mirarla como la oportunidad dolorosa para finalmente comenzar a cambiar esa estructura, mentalidad y modelo de que el Gobierno lo provee todo”, agregó.

Sin embargo, para el presidente del Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer, la disputa entre la junta y el Gobierno no es más que un “espectáculo público”, en el que Rosselló “se esconde detrás de la junta para no tener que asumir su responsabilidad con el pueblo”. Por esto, le solicitó al primer ejecutivo que, si en efecto se opone a las medidas que quiere imponer la junta, “que acuda al tribunal”.

Con la posibilidad de que sea un “gran show” coincidió el portavoz del PPD en el Senado, Eduardo Bhatia, quien indicó que la relación entre ambos es tan “misteriosa” que no se sabe “exactamente por qué están teniendo las diferencias”. Aunque se conoce “la medicina”, que es reducir la jornada, Bhatia considera que no se ha explicado “la enfermedad”, es decir, las razones para implementarla.

“La única razón para hacer eso [reducir jornada] es porque el presupuesto no cuadra, no hay dinero para pagarles a los empleados públicos. Pero no han sido claros en qué no han podido cuadrar en el presupuesto… En ese sentido, el hermetismo y la secretividad de la junta son tan malos como la secretividad de La Fortaleza y el gobernador, y esos secretos le hacen daño a Puerto Rico y su credibilidad”, acotó.

image_print

You must be logged in to post a comment Login