9 de Diciembre de 2019

Aquí viene el juez

Por el 16 de Septiembre de 2016

“Si tu abogado está durmiendo, más vale que lo despiertes! Todo el mundo atento, porque aquí viene el juez. ¡Aquí viene el juez!”

editorial-philipe-schoene

Así se traduciría la famosa advertencia del comediante Sammy Davis Jr., quien la inmortalizó en el paso de comedia donde intervenía un juez en Laugh-In, el popular programa de parodias en la televisión durante la década del 1960.

La célebre frase habría sido perfecta para presentar a Richard “Dick” Ravitch mientras se dirigía a una mesa redonda celebrada en La Fortaleza a principios de esta semana. El otrora vicegobernador de Nueva York está siendo aclamado por el gobernador Alejandro García Padilla como la voz de la razón en medio de tanta turbulencia. Ravitch ha aceptado la difícil tarea de representar al actual gobernador como miembro ex-oficio de la junta de control federal creada por la Ley para la Supervisión, Gerencia y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés).

Es hora de despertar; aunque Ravitch representará al gobernador por unos pocos meses, él estará en una posición que le permitirá ejercer influencia sobre los miembros de la junta con quienes interactúa.

La primera vez que Ravitch atendió a la prensa en Puerto Rico hace varios meses, se presentó como un asesor de alto nivel para Puerto Rico que quiso compartir su experiencia al llevar la ciudad de Nueva York de la crisis financiera en la década de 1970 al camino hacia la prosperidad. Durante esa primera reunión, compartió que él quería ayudar a Puerto Rico. Sin embargo, no mencionó que estaba la junta de Build America Mutual (BAM), una aseguradora de bonos que podría beneficiarse en gran medida, si su influencia se ejercía de manera que impacte a otras aseguradoras que cubren unos $16,000 millones de deuda de Puerto Rico.

Algunas de las aseguradoras que velan el involucramiento de Ravitch con mucha consternación son Assured Guaranty, MBIA’s National Public Finance Guarantee, Ambac Assurance y Syncora Guarantee. Ravitch renunció a su puesto en el consejo BAM la semana pasada para disipar la preocupación por el posible conflicto de intereses. No vendas guayaba.

Tras participar en otra mesa redonda con la prensa de Puerto Rico la semana pasada, muchas preguntas continúan sin respuesta. Aunque su reunión con nuestros reporteros el lunes pasado arrojó luz sobre algunos elementos importantes que se avecinan —por ejemplo, él advirtió que el plan fiscal de la administración de García Padilla será infernal— Ravitch sigue vendiéndose a sí mismo como el sabio que puede arreglar la maltrecha economía de Puerto Rico. Aun así, es probable que no permanezca en su puesto después de que el nuevo gobernador sea juramentado el 3 de enero de 2017.

Más que nada, su designación “pro bono” sugiere que Puerto Rico ha perdido tanta credibilidad que necesitamos delegados que hablen por nosotros. En su más reciente alocución, Ravitch afirmó que los miembros de la junta deberían tener una tabula rasa. Él no quiere hacer algún comentario que emita juicio con respecto al miembro de la junta de control Carlos García, cuya designación está siendo ampliamente cuestionada ya que fue uno de los responsables de incrementar la deuda de Puerto Rico al promover una cultura de endeudamiento.

¿Acaso Ravitch cambiaría su opinión sobre Carlos García si supiera que hubo peticiones de los miembros del GOP para que García fuera eliminado de la lista? Hubo una creciente preocupación entre el personal de la oficina del presidente de la Cámara, Paul Ryan, en cuanto al rol de García en el crecimiento de la deuda de Puerto Rico mientras fungía como el presidente del Banco Gubernamental de Fomento en el 2011. Se alega que él intervino en la creación de ofertas de bonos a corto plazo valoradas en al menos $2,500 millones que vencen ahora.

image_print

You must be logged in to post a comment Login