30 de Marzo de 2020

Boricuas en EE.UU. confiesan incertidumbre y temor tras elección de Trump

Por el 11 de Noviembre de 2016

El ambiente que prevalece entre las minorías en los Estados Unidos –especialmente la de los hispanos- luego de la victoria de Donald Trump como el nuevo presidente electo de la nación, es de angustia e incertidumbre. Así lo indicaron ayer varios puertorriqueños residentes en diferentes estados del país norteamericano que fueron entrevistados por Caribbean Business.

La demagogia utilizada por Trump durante su campaña, que apelaba a la expulsión de los inmigrantes hispanos fuera del país, entre otras posturas de ultra derecha, ha desatado un caos entre esta minoría en los Estados Unidos, quienes ven amenazada su seguridad frente al fanatismo que los seguidores del presidente electo han demostrado a través de toda su campaña y luego de su elección.

Reportes de varios medios estadounidenses mantienen un recuento de eventualidades que continúan ocurriendo a lo largo y ancho del país anglo. Grafitis que muestran esvásticas y que leen “Make America White Again” (Hagamos a América blanca otra vez) o alusiones al régimen del Tercer Reich en la Alemania de la Segunda Guerra Mundial, ataques racistas en varias universidades, estadounidenses blancos cuestionando a latinos sobre cuándo se irán del país, vandalismo en propiedad privada con alusiones racistas, son solo algunos de los eventos que han marcado la elección del candidato republicano a la presidencia.

WASHINGTON, DC - NOVEMBER 10: U.S. President Barack Obama speaks while meeting with President-elect Donald Trump (L) following a meeting in the Oval Office November 10, 2016 in Washington, DC. Trump is scheduled to meet with members of the Republican leadership in Congress later today on Capitol Hill. (Photo by Win McNamee/Getty Images)

“Pienso que una parte del país no estuvo lista para los cambios radicales que hemos experimentado en los últimos años”, opinó Ana Franco, una universitaria que vive en Massachusetts hace 10 años. (Win McNamee/Getty Images)

Para Elisa Guzmán Hosta, residente en Boston, Massachusetts desde 2012 y sicóloga escolar en la ciudad de Lynn, existe gran desasosiego entre la población latina de su zona.

“Hay mucha incertidumbre y miedo, sobre todo luego de una campaña republicana que se caracterizó por excluir a las minorías y hablar abiertamente de ciertos grupos étnicos asociando a éstos con terrorismo, drogas, y conducta desviada. Este tipo de retórica racista y separatista ha despertado un miedo genuino, tanto en los latinos como en otras minorías, donde el temor de presentarse tal como son, por ejemplo, hablar español abiertamente, o llevar un hijab, en el caso de la mujer musulmana, puede despertar el odio e inclusive peligro a su integridad física”, indicó la doctora en sicología clínica, natural de San Juan.

Me preocupa que haya un incremento en la retórica racista y separatista hacía las minorías y las consecuencias que a corto y largo plazo eso pueda traer a nivel sociocultural.  El racismo y el descontento hacía ciertos grupos étnicos siempre ha existido, a mayor o menor grado, pero muchos entendían que no era socialmente aceptado expresarlo abiertamente y se mantenía, hasta cierto punto, bajo control.  No obstante, el que un líder hablara abiertamente de estos grupos étnicos utilizando comentarios racistas, excluyentes, y separatistas ha despertado a un gigante dormido que será muy difícil de erradicar”, opinó Guzmán Hosta.

Por su parte, Eric Jovet, contable con residencia en la ciudad de Orlando, Florida desde 1998, aseguró que, a pesar de ser una ciudad atestada de hispanos, existe mucha preocupación entre los habitantes latinos.

“Hay preocupación, no todos los latinos aquí son de Puerto Rico, y la mayoría tienen sus papeles en orden pero aun así se siente la presión, y todavía hay anglos que no entienden que los de Puerto Rico somos ciudadanos [Americanos]”, indicó el ponceño.

  • Estación del tren en la 6ta Avenida, Nueva York. El artista Matthew Chávez, también conocido como “Levee”, creó el proyecto artístico “Subway Therapy” para que las personas coloquen notas con expresiones emotivas tras las elecciones presidenciales. (Drew Angerer/Getty Images)

Asimismo, otro varón, quien apenas se relocalizó en la ciudad de Salt Lake City, Utah, con su familia, confirmó que en su ciudad existe gran preocupación por la elección de Trump y la materialización de su discurso racista.

“Hay mucha preocupación, especialmente cuando el estado, en general, es dominado por una población blanca. Me preocupa su temperamento y su visión torcida del mundo. No lo creo capaz de mantener buenas relaciones con otros países y me asusta su pensar sobre las políticas de inmigración actuales en los Estados Unidos”, indicó el puertorriqueño, quien labora como técnico de piso en una estación de televisión local.

Otero reconoció, sin embargo, que Trump supo llevar una campaña que tocó la consciencia de millones de personas, aunque desató nuevamente el monstruo del racismo, luego de la lucha por los derechos civiles en la década de 1960.

“Creo que la razón principal porque ganó es que la gente veía en Clinton a una candidata débil y, más que eso, la consideraban un elemento más del ‘establishment’ que Trump atacó y prometió derrocar”, opinó el joven padre, natural de Arecibo.

Por otro lado, José Román, técnico de software residente en la ciudad de Smyrna, Tennessee desde el verano de 2012, aclaró que Clinton fue la candidata que ganó el voto popular, pero fue Trump quien resultó vencedor en el sistema de votos electorales. Sin embargo, auguró un tranque en la lucha por los derechos de las minorías.

“Con su elección por parte del Colegio Electoral, Trump y la Legislatura republicana van a echar al traste cualquier iniciativa de avanzada que beneficie a cualquier demográfica que no sea blanca, cristiana, masculina y heterosexual. Sin contar con que el nominará a posiblemente a tres candidatos al Tribunal Supremo estadounidense y sin contar el daño que le causaría a la economía y al ambiente.  Estoy bien preocupado porque básicamente Estados Unidos – y Puerto Rico, por su condición colonial – están en serios problemas por los próximos cuatro años”, opinó el profesional, natural del pueblo de Carolina.

De otra parte, José “Pepe” Delgado, un humacaeño retirado de cátedra universitaria y quien reside en la ciudad de Columbia, en Carolina del Sur hace 22 años, explicó que entre los latinos provenientes de México y Centroamérica, que mayormente residen en esa ciudad, existe también gran preocupación por el saldo que pueda traer la elección de Trump.

“Entre los latinos de esta región percibo gran aprehensión. Los puertorriqueños no tienen mucho de qué preocuparse en términos de su estatus ciudadano y muchos de los boricuas que están radicados en Carolina del Sur tienden a votar con los republicanos sin darse cuenta de que los partidarios de esos movimientos en general repudian a los latinos. Sin embargo, los demás latinos que no vienen de territorios continentales o de Puerto Rico temen por condición migratoria y por sus familiares y conocidos que aspiran a emigrar a Estados Unidos. Los pocos que conozco que están aquí ilegalmente están temblando”, sostuvo el también escritor quien mostró preocupación sobre la administración Trump.

Me preocupa su falta de experiencia, su disposición jactanciosa y sin prudencia, su narcisismo y sus tendencias egocéntricas, su ignorancia sobre las relaciones internacionales y su inexistente fibra moral”, insistió.

Del mismo modo, Humberto Jiménez, instructor de radiodifusión en un colegio técnico en la ciudad de Miami, Florida, dijo estar preocupado no solo por la elección de Trump, sino porque cuenta con el respaldo de una mayoría republicana en el Congreso, que, a su vez, podría instituir la validación de un sector racista y las posibles consecuencias de esto. Jiménez adjudicó el desfase a una guerra cultural en los Estados Unidos.

Hay una guerra cultural y generacional en estos momentos. La población norteamericana está cambiando de conciencia. Donald Trump es una respuesta contracultural a ocho años de Obama, un presidente negro”, indicó.

Con esta visión coincidió la estudiante de química a nivel graduado, Ana Franco, quien vive en Massachusetts hace 10 años. Franco compartió que ya ha visto un incremento en la violencia contra personas que pertenecen a las minorías en Estados Unidos y expresó una preocupación profunda ante las posibles consecuencias que tendría la implantación de las promesas de campaña del presidente electo.

“Pienso que una parte del país no estuvo lista para los cambios radicales que hemos experimentado en los últimos años, tales como el matrimonio gay, el acceso a salud reproductiva para las mujeres, la entrada de los refugiados… Un voto republicano es una forma de expresar sus visiones sociales para la nación. Así es que, realmente, creo que fue una combinación de eventos: sexismo engendrado, ‘backlash’ contra los movimientos sociales, e insatisfacción con el lento crecimiento de la economía”, esbozó la mujer natural de Gurabo.

image_print

You must be logged in to post a comment Login