7 de Abril de 2020

Calidez y perseverancia en Jungle’s Café & Restaurant

Por el 23 de Abril de 2017

Dos avenas preparadas con leche de almendra, ambas con chía, una lleva almendras y la otra, nueces; a esto, le añade “sus tostadistas y un huevito hervido”. Así detalló Brenda Torres, propietaria de Jungle’s Café & Restaurant, la orden de dos visitantes asiduos con tan solo mirar a su mesa.

Son numerosos los establecimientos en Puerto Rico que aseguran haber encontrado el secreto de su éxito a través del servicio que brindan a sus clientes, pero no todos logran avivar un sentimiento de bienvenida desde el momento en que se abandona la calidez del sol para adentrarse al local.

Tal no es el caso de este restaurante ubicado a minutos del borde fronterizo entre San Juan y Trujillo Alto, y que reabrió sus puertas en una nueva localidad hace cerca de seis meses luego de afrontar diversos contratiempos en su primer intento por impulsar su idea. Dos años y medio marcados por sacrificios transcurrieron antes de encontrar el lugar idóneo para dar vida a su meta.

El equipo de Jungle's Café & Restaurant. (Juan J. Rodríguez)

El equipo de Jungle’s Café & Restaurant. (Juan J. Rodríguez)

“Esto se convierte en una familia. Tú vienes y créeme que vas a volver, vas a volver y vas a volver”, resaltó Brenda al asegurar que su negocio se mantiene de pie gracias al apoyo de su fiel y creciente clientela, que muchas veces visita el café diariamente e incluso en varias ocasiones cada día.

Cada entrada de un cliente venía acompañada de un saludo, unas gracias por el servicio, un alago a un plato peculiar o una pregunta sobre el postre del día anterior. “Yo me aprendo lo que le gusta al cliente, busco el gusto de la persona”, resaltó Brenda.

“Son bien buena gente”, señaló una clienta mientras esperaba su orden. “Aquí se respira paz”, se escuchó otra en una mesa alejada mientras conversaba con la madre de la propietaria, quien labora en el negocio familiar junto a su hija y sus tres nietas.

El Horno de Pane: la panadería con sabor europeo

Al servicio cordial se le suma su diseño, enriquecido por el talento artístico de Brenda e inspirado en su pasión por los animales. Cada elemento, desde las mesas adornadas por su pincel, hasta las paredes repletas de animales como un gorila y la cotorra puertorriqueña, dan vida a su nombre.

“Me encantan los animales y de ahí fui comprando y guardando, haciendo mis mesas y guardando poquito a poco”, relató la propietaria graduada de “pastry chef” sobre el inicio de su sueño, que pasó a ser realidad luego de pasar más de un año en preparación para abrir su propio negocio.

Con el deseo de continuar su línea distintiva, Jungle’s Café ofrece un menú diverso y saludable, que va desde waffles preparados con una receta de la casa a la hora de almuerzo en su opción de “breakfast all day”, hasta un wrap de bacalao, la especialidad del establecimiento.

Vaca Negra apuesta al desarrollo económico de Puerto Rico

Además de su menú de desayuno y almuerzo, varios postres como bizcocho de pistacho, pan de maíz, bizcocho de limón, tartas de guayaba, flan de queso, cupcakes de calabaza, bizcocho de Snickers y sus exclusivas tierritas de zanahorias, reciben a los clientes en el área de ordenar.

Brenda se levanta cada día con nuevos bríos para continuar ofreciendo un servicio de calidad a cada cliente que la visita. Jungle’s Café, como tantos negocios locales, se ha visto afectado por los desafíos económicos que arropan a la Isla. Sin embargo, esto no detiene su marcha.

“Han bajado las ventas, pero me mantengo, me da para pagar y para estar en un nivel estable. Estamos batallándonos como todos los negocios locales, como todo Puerto Rico. Estamos tratando de sacar un negocio familiar adelante y no me quito. Te digo la verdad, no me quito”, aseguró.

image_print

You must be logged in to post a comment Login