8 de Diciembre de 2019

California ordena desalojar a miles de personas por daños en una represa

Por el 13 de Febrero de 2017

Por Olga R. Rodríguez y Don Thompson

EE.UU. — Casi 200,000 personas siguen afectadas por una orden de evacuación el lunes mientras las autoridades de California intentan arreglar los problemas en un aliviadero de emergencia en la represa más alta del país para evitar que ceda y provoque una corriente que inundaría localidades de las zonas más bajas.

El elevado nivel del agua del Lago Oroville, ubicado a unas 150 millas al norte de San Francisco y uno de los lagos artificiales más grandes de la región, obligó a utilizar el desagüe por primera vez el sábado en casi 50 años.

La evacuación se ordenó el domingo por la tarde después de que los ingenieros detectaron un agujero en el borde de concreto del aliviadero secundario de la presa de Oroville, la más alta del país con cerca de 770 pies, y dijeron a las autoridades que podría fallar en el plazo de una hora.

Esta imagen del viernes 10 de febrero de 2017, tomada de un video facilitado por la oficina del asambleísta Brian Dahle, muestra el agua que corre por un aliviadero de emergencia de la presa de Oroville, en Oroville, California. La imagen fue grabada desde un helicóptero de la jefatura de policía del condado Butte. La presa de Oriville es la más alta del país, con 234 metros (770 pies), y el lago Oroville, el embalse al que dio forma esa infraestructura, es uno de los lagos más grandes creados por el hombre en California. (Josh F.W. Cook/Oficina del asambleísta Brian Dahle vía AP)

La presa de Oroville es la más alta del país, con 770 pies, y el lago Oroville, el embalse al que dio forma esa infraestructura, es uno de los lagos más grandes creados por el hombre en California. (Josh F.W. Cook/Oficina del asambleísta Brian Dahle/AP)

“Estoy impactado”, señaló Greg Levias, que huía de la zona afectada con su esposa Kaysi, sus dos hijos y su perro. Lo que no pudieron meter en el maletero de su coche quedó apilado lo más alto posible en su apartamento, ubicado en una planta baja, en Yuba City, antes de unirse a la fila de vehículos que intentaban dejar una ciudad a la que se mudaron hace apenas tres semanas.

Cientos de autos con ciudadanos aterrorizados y enfadados a bordo estuvieron parados en una vía atascada horas después de la orden de evacuación.

Raj Gill gestiona una gasolinera Shell donde los ansiosos viajeros repostaban y compraban tentempiés mientras esperaban la mejoría del tránsito. Su jefe le dijo que cerrase el negocio y se pusiera a salvo, pero lo mantuvo abierto para alimentar a una fila constante de clientes.

“Ni siquiera puedes moverte “, dijo. “Yo también estoy intentando salir de aquí. Estoy preocupado por las inundaciones. He visto las imágenes, hay mucha agua”.

Más de 500 personas estaban en un centro de evacuación en Chino, California, explicó un portavoz de la Cruz Roja. El refugio se quedó sin mantas y catres, y un remolque con 1,000 camas más estaba atrapado en el atasco de quienes huían de las posibles crecidas, expresó la responsable del albergue de la Cruz Roja, Pam Deditch.

La patrulla de carreteras de California dijo a través de un portavoz que el lunes movilizará dos aviones para controlar el tráfico y ayudar en las operaciones de búsqueda y rescate. Las órdenes de evacuación afectaron a las ciudades de Oroville, Gridley, Live Oak, Marysville, Wheat land, Yuba City, Plumas Lake y Olivehurst.

Al menos 250 agentes de policía de todo el estado están en la zona o de camino para ayudar en la evacuación, explicó Kim Zagaris, responsable del departamento de bomberos y rescate, en una conferencia de prensa el domingo. La orden entró en vigor alrededor de las 16:00 horas, hora después de que ingenieros detectasen un agujero hacia la parte superior del desagüe.

Lee también: Se agrava pugna por construcción de oleoducto en EE.UU.

La erosión en la cabeza del desagüe de emergencia de la presa amenaza con socavar la estructura de concreto y verter una gran e incontrolada cantidad de agua del Lago Oroville, explicó el Departamento de Recursos Hidráulicos de California. Esas posibles crecidas podrían desbordar el rio Feather y otras vías fluviales, canales y diques.

Las autoridades dijeron que los niveles del lago disminuyeron el domingo por la noche al dejar salir el agua por su dañado aliviadero principal, pero destacaron que el agua seguía saliendo por encima de la presa.

El jefe de la policía del condado de Butte, Kory Honea, señaló que los ingenieros del Departamento de Recursos Hidráulicos le dijeron poco después de las 18:00 horas que la erosión en el aliviadero de la presa no avanzaba tan rápido como pensaban. Según Honea, hay un plan para taponar el agujero usando helicópteros que depositarían piedras en la grieta.

El agua comenzó a fluir el sábado por el desagüe de emergencia en la Presa Oroville, en el norte de California, por primera vez en los casi 50 años de existencia de esa megaobra, tras torrenciales lluvias. Horas antes, las autoridades habían dicho que la presa tenía solidez estructural y que no había amenaza para los habitantes de la región.

Los residentes de Oroville, una localidad de 16,000 personas, deben dirigirse al norte hacia Chico, y otras ciudades deben seguir las órdenes de las policiales locales, de acuerdo con la jefatura de policía del condado Butte.

La Oficina de Servicios de Emergencia del condado Yuba solicitó a los habitantes de localidades bajas, entre ellas Marysville, de 12,000 personas, que abandonen sus casas y se dirijan hacia el este, el sur o el oeste y eviten dirigirse al norte hacia Oroville.

El Departamento de Recursos Hidráulicos de California afirmó que descarga de 100,000 pies cúbicos por segundo por el principal aliviadero, que está muy dañado, en un intento para drenar el lago.

Kevin Dossey, del departamento, dijo al periódico Sacramento Bee que el aliviadero de emergencia tiene capacidad para descargar 250,000 pies cúbicos por segundo, pero comenzó a mostrar debilidad en un pequeño tramo.

La corriente que pasa por el aliviadero alcanzó su máximo volumen de 12,600 pies cúbicos por segundo a la 1 de la mañana del domingo y bajó a 8,000 pies cúbicos por segundo para el mediodía.

Durante la erosión imprevista que tuvo lugar durante la semana en el principal aliviadero, se desprendieron enormes fragmentos de concreto. Esta situación causó una enorme zanja de 200 pies de largo y 30 pies de ancho que continúa aumentando de tamaño.

Los ingenieros no saben a qué se debió la erosión, pero Chris Orrock, otro portavoz del Departamento de Recursos Hidráulicos de California, dijo que al parecer el principal aliviadero de la presa dejó de derrumbarse aunque se le utiliza para descargar agua.

El lago es parte central de la red de suministro de agua que administra el gobierno de California. Mediante la red se abastece a actividades agrícolas en el Valle Central y a los habitantes y empresas en el sur del estado.

image_print

You must be logged in to post a comment Login