23 de Julio de 2019

Camino a La Fortaleza la reforma laboral

Por el 23 de Enero de 2017

La Cámara de Representantes concurrió hoy en una votación partidista (32-16) con las enmiendas que el Senado incluyó a la reforma laboral (Proyecto de la Cámara 453) del gobernador Ricardo Rosselló, por lo que la medida podría ser convertida en ley en cualquier momento.

Con el favor de la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) y la oposición de los Partidos Independentista Puertorriqueño (PIP) y Popular Democrático (PPD), la Cámara dio paso a los cambios en las leyes laborales que permitirán que, de forma prospectiva, los empleados que se contraten en el sector privado tengan menos días de vacaciones y de enfermedad, así como menos dinero en el Bono de Navidad. Esto, alega el PNP, dará paso a la creación de nuevos empleos.

“Analizamos bien los informes de Cámara y Senado y está clara la intención legislativa, tanto de preservar lo que es el peso de la prueba que caiga sobre el patrono y, de igual manera, lo que es la voluntariedad del ‘flexitime’ (semana laboral flexible). Pudimos concurrir porque lo otro son salvaguardas adicionales, días adicionales de enfermedad [12 en lugar de seis, como propuso el ejecutivo] que no íbamos a tener ningún tipo de problemas”, explicó en un aparte con los periodistas el presidente de la Comisión de Asuntos Laborales de la Cámara, Ángel Peña.

Los representantes del PPD Manuel Natal y Jesús Santa mostraron oposición a la reforma laboral, la que llamaron "deforma laboral", por entender que empobrece a la clase trabajadora del país. (Cindy Burgos/CB)

Los representantes del PPD ,Manuel Natal y Jesús Santa, mostraron oposición a la reforma laboral, la que llamaron “deforma laboral”, por entender que empobrece a la clase trabajadora del país. (Cindy Burgos/CB)

Lee también: Sindicato insta a patronos a no implementar reforma laboral

Peña explicó que entre los cambios a la medida se encuentra la permanencia de la Ley de Cierre los días Viernes Santo y Domingo de Pascua. También se permitió que el periodo probatorio fuera de nueve meses para empleados y 12 meses para ejecutivos, como propuso el Senado.

Sin embargo, la ley podría enfrentar litigios en el futuro debido a las ambigüedades que tiene la medida y a que se separarán los empleados en dos grupos con distintos beneficios laborales, anticipó el representante del PIP, Denis Márquez, que considera que la reforma laboral es “malísima”.

“El hecho de tener dos categorías diferentes en ámbitos del empleo, en ámbitos de reclamaciones, creo que es cuestionable constitucionalmente bajo criterios de igual protección a las leyes, de igual paga por igual trabajo”, declaró Márquez, que también mostró preocupación por los cambios en la definición de “justa causa” para un despido, ya que podría dar paso a destituciones por incluso “mirar mal al jefe”.

Por su parte, el representante del PPD Manuel Natal, quien catalogó la medida como “deforma laboral”, manifestó que la legislación es “nefasta para la clase trabajadora” porque reduce el poder adquisitivo de los empleados privados.

Lee también: Cámara concurrirá con las enmiendas que el Senado introdujo a la reforma laboral

Asimismo, sostuvo que esta medida no puede verse separada de otros proyectos, como la ampliación de poderes de la Ley de Alianzas Público Privadas o el proyecto del empleador único, medidas que “entregan el gobierno a unos intereses particulares”. El legislador, sin embargo, fue excusado de la votación final.

image_print

You must be logged in to post a comment Login