15 de Noviembre de 2019

Cierran dispensario de cannabis medicinal por incongruencia con permisos

Por el 10 de Marzo de 2017

El Municipio de Bayamón ordenó hoy el cierre inmediato del dispensario de cannabis medicinal The Family Dispensary, Inc. debido a que el permiso que se le otorgó desde el ayuntamiento era para la venta de “artículos de primera necesidad” y no para el despacho de la marihuana y sus derivados para usos curativos.

El hallazgo ocurrió durante una vista ocular de la Comisión cameral de lo Jurídico y la Resolución de la Cámara 65, que investiga la legalidad de los procesos seguidos por el Departamento de Salud (DS) para promulgar el reglamento 8686, conocido como “Reglamento 155 para el uso, posesión, cultivo, manufactura, producción, fabricación, dispensación, distribución e investigación del cannabis medicinal”.

Tras la realización de la vista ocular dirigida por la presidenta de la Comisión de lo Jurídico, María Milagros Charbonier (al centro), el Municipio de Bayamón ordenó el cierre de The Family Dispensary por no contar con los permisos de uso adecuados. (Suministrada)

Tras la realización de la vista ocular dirigida por la presidenta de la Comisión de lo Jurídico, María Milagros Charbonier (al centro), el Municipio de Bayamón ordenó el cierre de The Family Dispensary por no contar con los permisos de uso adecuados. (Suministrada)

Lee también: Celebran primera Feria de Salud sobre Cannabis Medicinal

Según explicó a Caribbean Business la presidenta de la Comisión de lo Jurídico de la Cámara, María Milagros Charbonier, cuando llegaron al dispensario hubo oposición de los empleados a que los legisladores y representantes del DS entraran al lugar, pese a que se trataba de oficiales del gobierno autorizados por ley para realizar una inspección.

“Al entrar, me sorprendió ver que lo primero que encuentras es una tienda de cannabis, incluyendo las moñas [flores] del cannabis en potes. No hay un lugar para atender a los pacientes que llegan. Era la cosa más informal del mundo”, declaró Charbonier, quien quedó “altamente preocupada” con la posible falta de controles en la naciente industria del cannabis medicinal. Esta industria es regulada actualmente por un reglamento del DS y una orden ejecutiva, no por legislación.

Cuando evaluaron los permisos, aunque el dispensario poseía el visto bueno del DS, se fijaron que la autorización es para vender artículos de primera necesidad. “Eso es una obvia violación a la reglamentación de permisos de uso del Municipio de Bayamón… Alguien le mintió al municipio sobre la operación”, dijo la legisladora, que alega que en los permisos municipales sí hay un espacio para definir la operación de los negocios a establecerse, pese a que una empleada del dispensario dijo que no lo había.

Lee también: Senado y Cámara evaluarán en conjunto proyecto del cannabis medicinal

Ante esta situación, un representante del municipio acudió al lugar y ordenó el cierre inmediato del negocio, razón por la cual los funcionarios del DS debieron permanecer en el dispensario para incautar el cannabis medicinal que allí se almacenaba.

Por esto, la Comisión cameral de lo Jurídico no pudo realizar vistas oculares en otros dispensarios, pertenecientes a otras cinco compañías autorizadas para la venta del cannabis medicinal en seis municipios: Toa Baja, Carolina, Caguas, Humacao, Ponce y Barceloneta.

Charbonier informó que tanto los asesores de la Comisión de lo Jurídico de la Cámara como el DS deberán rendir informes separados de la vista ocular de hoy y la intervención en The Family Dispensary.

Lo que vi allí no me gustó. Es como si el cannabis en Puerto Rico estuviera despenalizado y se pudiera vender así como cualquier cosa… No pretendo estar cerrando negocios a nadie. Mi pretensión tampoco es que no haya un proyecto del cannabis medicinal para fines investigativos y terapéuticos, como lo vamos a tener. Sí pretendo que esta industria esté debidamente regulada, que los pacientes estén protegidos en su dispensación”, sostuvo la representante, que también dirigirá las vistas públicas del proyecto de cannabis medicinal presentado por el Ejecutivo.

Lee también: Ley medicinal fiscalizará recaudos del cannabis en Puerto Rico

La legisladora también se mostró preocupada por el hecho de que los médicos solo recomiendan el uso de cannabis medicinal, pero no recetan una cantidad exacta, por lo que es en el dispensario que el paciente determina cuánta consumirá, de acuerdo a las recomendaciones de los empleados del negocio. También levantó banderas sobre la posibilidad de que la flor del cannabis sea fumada, cuando se supone que tenga fines medicinales.

Agregó que no quiere que se cree “un mercado negro” alrededor de esta industria ante la falta de controles, lo que incluso podría llevar a un “problema de salud pública”. Los precios son otro asunto que estarán en la discusión de la comisión, afirmó.

Además, la legisladora expresó inquietud con el hecho de que en esta industria todo el dinero que fluctúa es en efectivo, y ante la negativa de los bancos de almacenar ese capital, son solo dos las cooperativas que abrieron cuentas a los dispensarios actuales.

image_print

You must be logged in to post a comment Login